Des­ca­li­fi­car: la ac­ti­tud fa­ci­lis­ta de al­gu­nos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Si a ese efec­to ne­ga­ti­vo que ha ge­ne­ra­do la po­lí­ti­ca por su mal com­por­ta­mien­to se le su­ma la pa­la­bra de baja mon­ta, la cri­sis se agu­di­za.

El in­sul­to y las ofen­sas abun­dan en quie­nes no tie­nen ar­gu­men­tos o sim­ple­men­te no son ca­pa­ces de en­fren­tar un em­pla­za­mien­to. De­nos­tar por de­nos­tar se ha con­ver­ti­do, so­bre to­do en­tre po­lí­ti­cos, en una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra com­pe­tir o dis­mi­nuir al con­ten­dor. Dis­tin­to es te­ner acu­sa­cio­nes fun­da­men­ta­das por erro­res, irre­gu­la­ri­da­des o co­rrup­ción, si­tua­ción que hoy ya ni asom­bra a los ciu­da­da­nos, quie­nes han to­ma­do es­te ac­to co­mo un com­por­ta­mien­to nor­mal de los lí­de­res.

Pe­ro si a ese efec­to ne­ga­ti­vo que ha ge­ne­ra­do la po­lí­ti­ca por su mal com­por­ta­mien­to se le su­ma la pa­la­bra de baja mon­ta, la cri­sis se agu­di­za. Dis­tin­ta es una opi­nión co­lo­quial don­de uno pue­de de­cir lo que quie­ra, a un es­pa­cio pú­bli­co co­mo es una reunión o una en­tre­vis­ta de pren­sa, don­de las pa­la­bras que se ex­pre­san tie­nen pro­fun­da pu­bli­ci­dad, de­bi­do a su im­pac­to. Hoy es­tá ocu­rrien­do es­te mis­mo fe­nó­meno por las re­des so­cia­les. Por eso es que el día de ayer, las de­cla­ra­cio­nes del vi­ce­pre­si­den­te de RN en con­tra del se­na­dor Har­boe caen en un error, ya que no es lo mis­mo cri­ti­car el rol po­lí­ti­co de una au­to­ri­dad o de un as­pi­ran­te a car­go pú­bli­co, que fus­ti­gar con ele­men­tos ofen­si­vos al en­torno pri­va­do de al­guien.

Se en­tien­de que los pe­rio­dos de ten­sión pro­duc­to de las elec­cio­nes que se acer­can ge­ne­ran di­vi­sio­nes, si no, es co­sa de ver al Par­ti­do So­cia­lis­ta, di­vi­do con el PPD, a las con­ce­ja­las Stark y Que­za­da de la Nue­va Ma­yo­ría, di­vi­di­das con el al­cal­de Krau­se, a los al­cal­des de Negrete o de Na­ci­mien­to con res­que­mo­res con­tra el go­ber­na­dor por su po­si­ble apo­yo a otros can­di­da­tos, a los ro­sa­lis­tas con los pe­rez­va­re­lis­tas por las di­fe­ren­cias que co­men­za­ron tras la muer­te de Juan Lo­bos. Es­to pa­sa. Pe­ro de ahí a tras­pa­sar la ve­re­da de la per­so­na pú­bli­ca, a en­tro­me­ter­se sin fun­da­men­tos en la vi­da pri­va­da, exis­te un abu­so que no su­ma na­da po­si­ti­vo. Dis­tin­to es des­cu­brir que al­gún fa­mi­liar se in­vo­lu­cró más de la cuen­ta en te­mas pú­bli­cos, co­mo los hi­jos del se­na­dor Pi­za­rro, pe­ro cuan­do no hay ar­gu­men­tos de pe­so que acre­di­ten los he­chos, sim­ple­men­te se cae en la des­ca­li­fi­ca­ción.

Hoy la ciu­da­da­nía es­tá ago­ta­da, can­sa­da de es­tas si­tua­cio­nes, a tal pun­to que ni si­quie­ra le in­tere­sa se­guir en­tro­me­tién­do­se en es­te am­bien­te, no quie­ren vo­tar ni par­ti­ci­par en los pro­ce­sos.

Si los lí­de­res so­cia­les y po­lí­ti­cos, so­bre to­dos los más jó­ve­nes, no son ca­pa­ces de cam­biar­le el sen­ti­do a la po­lí­ti­ca, ter­mi­na­re­mos co­mo otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca o Eu­ro­pa, don­de ya ni si­quie­ra la pa­la­bra “po­lí­ti­ca” es apli­ca­ble en tan hos­ti­les es­ce­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.