Tec­no­lo­gía en arrien­do, el cam­bio de un pa­ra­dig­ma

Las nue­vas ten­den­cias, im­pul­sa­das por el uso efi­cien­te de los re­cur­sos, ya que nos ayu­dan a que no ten­ga­mos que pa­gar por aque­llo que no usa­mos, nos lle­van a con­ver­tir­nos en arren­da­ta­rios de los ser­vi­cios, de­jan­do de ser pro­pie­ta­rios.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - In­ge­nie­ro ci­vil in­dus­trial de la U. de Chi­le. Ge­ren­te de Sis­te­mas y Pro­ce­sos. Con­sul­tor en tec­no­lo­gía.

Ha­ce al­gu­nos días, la úl­ti­ma em­pre­sa en el mun­do que fa­bri­ca­ba re­pro­duc­to­res de VHS ( Vi­deo Ho­me Sys­tem) anun­ció que de­ja­ría de pro­du­cir esos apa­ra­tos que per­mi­tían ver vi­deos y que tu­vie­ron su apo­geo en los 90.

Jun­to a los ca­se­tes, CD, DVD y Blu­ray, los VHS fue­ron par­te de una épo­ca en que las per­so­nas man­te­nían su pro­pia bi­blio­te­ca de mú­si­ca y vi­deos, la que se com­par­tía con ami­gos y fa­mi­lia­res. Mu­chos po­dían lle­gar a te­ner una co­lec­ción de cul­to y se po­día con­ver­tir en un ver­da­de­ro te­so­ro per­so­nal.

An­tes, cuan­do a uno le gus­ta­ba el úl­ti­mo éxi­to del gru­po mu­si­cal de mo­da, iba a la dis­que­ría y com­pra­ba un CD que in­cluía otras 12 can­cio­nes, de­bien­do acep­tar que tam­bién te­nía­mos que es­cu­char­las a pe­sar de que no fue­ran tan ma­ra­vi­llo­sas.

Con la lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías co­mo Spo­tify pa­ra re­pro­du­cir mú­si­ca o Net­flix pa­ra ver pe­lí­cu­las o vi­deos, la prác­ti­ca de po­seer una co­lec­ción pro­pia que­dó en el ol­vi­do. Bas­ta con bus­car la can­ción o pe­lí­cu­la que nos gus­ta y re­pro­du­cir­la las ve­ces que que­ra­mos. Pe­ro, al con­tra­rio de lo que ha­cía­mos an­tes, es­te ser­vi­cio ya no es una com­pra. Aho­ra se tra­ta de un arrien­do.

Y es que las nue­vas ten­den­cias, im­pul­sa­das por el uso efi­cien­te de los re­cur­sos, ya que nos ayu­dan a que no ten­ga­mos que pa­gar por aque­llo que no usa­mos, nos lle­van a con­ver­tir­nos en arren­da­ta­rios de los ser­vi­cios, de­jan­do de ser pro­pie­ta­rios.

Es­ta fi­gu­ra, que pue­de des­per­tar nos­tal­gias en al­gu­nos, hoy pue­de ser de mu­cha uti­li­dad pa­ra las em­pre­sas que, al igual que la mú­si­ca de Spo­tify se arrien­da pa­ra las per­so­nas, pue­den arren­dar lo que an­tes im­pli­ca­ba una in­ver­sión que di­fi­cul­ta­ba un em­pren­di­mien­to u obli­ga­ba a re­tar­dar la in­no­va­ción.

An­tes, pa­ra con­tar con tec­no­lo­gía, las em­pre­sas re­que­rían un ca­pi­tal pa­ra in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra (ser­vi­do­res, compu­tado­res, cen­tra­les te­le­fó­ni­cas) y tam­bién de­bían con­tar con un equi­po de desa­rro­lla­do­res que pro­gra­ma­ran los sis­te­mas que el ne­go­cio ne­ce­si­ta­ba pa­ra la ope­ra­ción.

Hoy es po­si­ble ini­ciar un pro­yec­to con tec­no­lo­gía de pun­ta prác­ti­ca­men­te sin in­ver­sión: ser­vi­do­res y compu­tado­res cen­tra­les “en la nu­be” ta­les co­mo Azu­re de Mi­cro­soft o AWS de Ama­zon, sis­te­mas de ad­mi­nis­tra­ción co­mo SAP, De­fon­ta­na o Dy­na­mics, que fun­cio­nan 100% en in­ter­net, y Sky­pe o Vozy pa­ra te­le­fo­nía cor­po­ra­ti­va sin con­tra­tos fi­jos.

Es­te mo­de­lo no es el fin de la in­ver­sión en ac­ti­vos por par­te de las em­pre­sas. Por el con­tra­rio, es­te mo­de­lo per­mi­te a las em­pre­sas in­ver­tir en aque­llos bie­nes que real­men­te ge­ne­ran va­lor y di­fe­ren­cia­ción en el ne­go­cio, ter­ce­ri­zan­do los te­mas tec­no­ló­gi­cos con agen­tes es­pe­cia­li­za­dos.

La tec­no­lo­gía ya no es una ba­rre­ra de en­tra­da pa­ra un em­pren­di­mien­to. Hoy bas­ta con de­fi­nir cla­ra­men­te lo que se ne­ce­si­ta, bus­car en la red to­da la in­no­va­ción ne­ce­sa­ria y lle­var ade­lan­te cual­quier ini­cia­ti­va, arren­dan­do los me­jo­res re­cur­sos dis­po­ni­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.