El re­torno de Jo­sé Pi­ñe­ra

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Jo­sé Na­va­rre­te Oyar­ce Ma­gís­ter en Tri­bu­ta­ción UNAB

No ca­be du­da que el te­ma de las AFP se ins­ta­ló en la agen­da na­cio­nal. Re­des so­cia­les, mar­cha a ni­vel na­cio­nal, en­tre tan­tas otras ma­ni­fes­ta­cio­nes. En ese es­ce­na­rio ge­ne­ra­li­za­do de des­con­ten­to, apa­re­ce Jo­sé Pi­ñe­ra E., crea­dor in­te­lec­tual del sis­te­ma, quien vi­ve ac­tual­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, tra­tan­do de de­fen­der un mo­de­lo que, en opi­nión de la gran ma­yo­ría de chi­le­nos, ya no es via­ble.

An­tes de las AFP ha­bía en Chi­le al­re­de­dor de 35 ca­jas de pre­vi­sión, las cua­les ma­ne­ja­ban ca­si 150 mo­de­los dis­tin­tos, va­le de­cir, un sis­te­ma com­ple­jo y de­sigual. Tam­bién es ne­ce­sa­rio de­cir que el mo­de­lo de AFP na­cio­nal ha si­do “ex­por­ta­do” a más de 20 paí­ses al­re­de­dor del mun­do. No obs­tan­te, a pe­sar de las mi­ra­das po­si­ti­vas que uno pu­die­se dar­le al sis­te­ma, al­go no fun­cio­na bien. Se­gún da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de AFP, la pen­sión pro­me­dio en Chi­le es de me­nos del suel­do mí­ni­mo, y eso cla­ra­men­te es un pro­ble­ma. No ol­vi­de­mos que la pa­la­bra ju­bi­la­ción pro­vie­ne de “ju­bi­leo”, que sig­ni­fi­ca, fies­ta, y con una pen­sión así, la ju­bi­la­ción dis­ta mu­cho de ser­lo.

Jo­sé Pi­ñe­ra dio a co­no­cer cin­co me­di­das de me­jo­ras al sis­te­ma, al­gu­nas más pro­fun­das que otras, co­mo au­men­tar el por­cen­ta­je de aho­rro, ha­cer cam­bios pa­ra­mé­tri­cos, au­men­tar el pi­lar solidario, co­mi­sión de car­go del em­plea­dor y crea­ción de AFP es­ta­tal.

Res­pec­to a la pri­me­ra, creo que es bas­tan­te ob­vio el aná­li­sis. Pa­ra te­ner más, hay que aho­rrar más, so­bre to­do con­si­de­ran­do que pa­ra al­gu­nos ex­per­tos nues­tro sis­te­ma de AFP es, en el fon­do, un sis­te­ma de aho­rro for­za­do y no real­men­te un sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial.

Aho­ra bien, en ese sen­ti­do, la dis­cu­sión de­be pa­sar por el he­cho de si ese aho­rro adi- cio­nal se­rá a car­go del tra­ba­ja­dor, del em­plea­dor o del Es­ta­do. El cam­bio de pa­rá­me­tros es tam­bién una me­jo­ra evi­den­te; la es­pe­ran­za de vi­da ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te en los úl­ti­mos 40 años, pa­ra un sis­te­ma que se pen­só pa­ra la reali­dad de los años 80.

El au­men­to del pi­lar solidario es tam­bién cohe­ren­te, pe­ro no hay que des­co­no­cer que ese ma­yor cos­to de­be ser asu­mi­do por al­guien, pro­ba­ble­men­te por to­dos, vía im­pues­tos. Fi­nal­men­te, con res­pec­to a la AFP es­ta­tal, en mi opi­nión no ge­ne­ra­rá ma­yor di­fe­ren­cia, pe­ro des­de el pun­to de vis­ta “po­lí­ti­co”, po­dría ser una bue­na al­ter­na­ti­va, pe­ro no de fon­do real­men­te.

Lo con­cre­to es que el sis­te­ma es­tá ad por­tas de co­lap­sar; la reali­dad del Chi­le del 2016 dis­ta mu­cho del Chi­le de los 80. No obs­tan­te, en mi opi­nión, vol­ver a un sis­te­ma de re­par­to tam­bién se­ría un error. Lo ideal es me­jo­rar el sis­te­ma que ya exis­te, ya sea a tra­vés de al­gu­na de las su­ge­ren­cias de Pi­ñe­ra, de la Co­mi­sión Bravo o de fu­tu­ros gru­pos que se creen al res­pec­to.

Ba­jo la mis­ma ana­lo­gía de Pi­ñe­ra, es­ta­mos via­jan­do en un Mer­ce­des Benz del año 80. No creo que la so­lu­ción se­ría cam­biar­nos de mar­ca, sino que mo­ver­nos aho­ra en un Mer­ce­des del año 2016, acor­de con nues­tra ac­tual reali­dad.

Nues­tro sis­te­ma de AFP es, en el fon­do, un sis­te­ma de aho­rro for­za­do y no real­men­te un sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.