El gri­to si­len­cio­so de los pe­rros vio­len­ta­dos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Pe­ro ade­más hay per­so­nas que aun­que no les agra­dan ni los pe­rros ni los ga­tos, asu­men una ac­ti­tud más po­si­ti­va y co­la­bo­ran de di­fe­ren­tes ma­ne­ras.

El abu­so se­xual mar­ca por siem­pre a una per­so­na que, pe­se a lo trau­má­ti­co de la si­tua­ción, pue­de ac­ce­der a ayu­da. Sin em­bar­go, si una ve­ja­ción de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas ya re­sul­ta te­rri­ble en hu­ma­nos, no cues­ta mu­cho ima­gi­nar­se có­mo se­ría en ani­ma­les, que no lo­gran de­fen­der­se ni al­zar su voz pa­ra de­nun­ciar los per­ver­ti­dos actos de los cua­les son víc­ti­mas.

En los úl­ti­mos me­ses se co­no­ció del ca­so de una pe­rra que fue ha­lla­da en es­ta­do es­que­lé­ti­co y con las ca­de­ras frac­tu­ra­das en la ca­sa de sus due­ños. Pe­ro eso era só­lo la pun­ta del ice­berg. To­do par­tió tras una de­nun­cia anó­ni­ma rea­li­za­da a tra­vés de Fa­ce­book por una per­so­na que de ma­ne­ra anó­ni­ma se co­mu­ni­có con re­pre­sen­tan­tes de la agru­pa­ción ARAI Adop­ta Los Án­ge­les.

Vo­lun­ta­rios res­pon­die­ron al lla­ma­do y con la di­rec­ción don­de pre­su­mi­ble­men­te ha­bía pe­rros abu­sa­dos, se tras­la­da­ron has­ta uno de los pa­sa­jes de la vi­lla Los Pro­fe­so­res de Los Án­ge­les. Ya en el lu­gar, los ve­ci­nos co­men­ta­ban que ha­bía una pe­rra que au­lla­ba mu­cho cuan­do es­ta­ban los due­ños, lo que les pro­vo­ca­ba ex­tra­ñe­za.

En pleno in­vierno, aguar­da­ron va­rias ho­ras. Es­pe­ra­ron a que los due­ños no es­tu­vie­ran en la ca­sa y así se arries­ga­ron a las ac­cio­nes que es­ti­pu­la la ley y con­si­guie­ron ac­ce­der has­ta el pa­tio de la vi­vien­da. En­con­tra­ron a una pe­rra de­bi­li­ta­da sin po­si­bi­li­dad si­quie­ra de mo­ver­se, pe­ro ade­más a una ca­ma­da de pe­rros muer­tos, es­par­ci­dos en me­dio de ba­su­ra y es­com­bros. Ac­tua­ron rá­pi­do y sa­ca­ron a la mas­co­ta so­bre­vi­vien­te, que­dán­do­se a un par de cua­dras, don­de a sim­ple vis­ta se per­ca­ta­ron del pau­pé­rri­mo es­ta­do del ani­mal, al que tras­la­da­ron a una clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria de la ciu­dad. Los ve­te­ri­na­rios com­pro­ba­ron las de­nun­cias y las sos­pe­chas de los ve­ci­nos. Por los sig­nos, la mas­co­ta ha­bía si­do vio­la­da. Vio­lar a un pe­rro es una pa­ra­fi­lia -don­de tam­bién es­tá la pe­dofi­lia- y la des­via­ción se lla­ma bes­tia­lis­mo.

Pe­ro es­te ca­so ex­tre­mo no es el úni­co. Ya se co­no­ce de otros en Los Án­ge­les. El pro­ble­ma ra­di­ca en que es­te ti­po de de­li­tos, tal co­mo ocu­rre en otros he­chos de­lic­tua­les, de­ben ser res­pal­da­dos con fo­to­gra­fías y/o vi­deos, pe­ro ade­más, las per­so­nas op­tan por el ano­ni­ma­to; na­die quie­re ates­ti­guar por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, se­gún ex­pli­ca­ron al­gu­nos de los in­te­gran­tes del re­du­ci­do gru­po de in­te­gran­tes de ARAI Adop­ta Los Án­ge­les, al agre­gar que la gen­te pre­fie­re mar­gi­nar­se del asun­to.

En di­fe­ren­tes sec­to­res de la ciu­dad, lo más co­mún es en­con­trar­se con pe­rros aban­do­na­dos. Al­gu­na vez tu­vie­ron una fa­mi­lia que se hi­zo car­go de sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas, pe­ro por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias los de­ja­ron so­los, ya sea en sus pa­sa­jes o per­di­dos en al­gún lu­gar.

Pe­ro ade­más hay per­so­nas que, aun­que no les agra­dan ni los pe­rros ni los ga­tos, asu­men una ac­ti­tud más po­si­ti­va y co­la­bo­ran de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, ya sea con di­ne­ros a las cam­pa­ñas so­li­da­rias o su­mán­do­se con apor­tes men­sua­les, co­no­cien­do de ma­ne­ra pre­via el tra­ba­jo de las agru­pa­cio­nes, que con sus vo­lun­ta­rios asu­men di­fe­ren­tes cos­tos, des­de la ali­men­ta­ción y hos­pi­ta­li­za­cio­nes has­ta es­te­ri­li­za­ción en el ca­so de las hem­bras pa­ra evi­tar la so­bre­po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.