Cin­co ejer­ci­cios pa­ra to­ni­fi­car el cue­llo y re­du­cir la pa­pa­da en po­co tiem­po

Los ejer­ci­cios pa­ra to­ni­fi­car la zo­na de la pa­pa­da son sen­ci­llos y los po­de­mos rea­li­zar a cual­quier ho­ra. Pon­los en prác­ti­ca a dia­rio pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos in­me­dia­tos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

La pa­pa­da es una acu­mu­la­ción de gra­sa en la zo­na del cue­llo, ba­jo la bar­bi­lla, o bien esa piel suel­ta y flá­ci­da que se for­ma en es­ta zo­na co­mo con­se­cuen­cia de las cons­tan­tes subidas y ba­ja­das de pe­so.

Aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos se tra­ta de un pro­ble­ma es­té­ti­co que pue­de afec­tar la au­to­es­ti­ma de la per­so­na, tam­bién me­re­ce que le pres­te­mos más aten­ción por ser un po­si­ble fac­tor de ries­go car­dio­me­ta­bó­li­co.

Lle­var un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio, te­ner so­bre­pe­so y con­su­mir ali­men­tos po­co sa­lu­da­bles son la cau­sa prin­ci­pal de la apa­ri­ción de la pa­pa­da y la fla­ci­dez del cue­llo. Por es­to, es muy im­por­tan­te mo­di­fi­car los há­bi­tos de vi­da y tra­tar de con­tro­lar el pe­so pa­ra pre­ve­nir y com­ba­tir es­te pro­ble­ma.

Por la ra­zón que sea, la pa­pa­da pue­de pre­ve­nir­se y re­du­cir su pre­sen­cia me­dian­te la pér­di­da de pe­so si exis­tie­ra un so­bre­pe­so cor­po­ral, o a tra­vés de sim­ples ejer­ci­cios que to­ni­fi­quen los múscu­los del cue­llo y la ca­ra, al mis­mo tiem­po que fa­vo­re­cen la elas­ti­ci­dad de la piel. Por eso, te ofre­ce­mos unos sen­ci­llos ejer­ci­cios que pue­des rea­li­zar pa­ra re­du­cir la pa­pa­da.

Tra­za con la len­gua, so­bre el pa­la­dar su­pe­rior, círcu­los en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj mien­tras la es­pal­da se man­tie­ne rec­ta y la bo­ca ce­rra­da. Só­lo es su­fi­cien­te con ha­cer 10 re­pe­ti­cio­nes, tres ve­ces por día.

Pro­nun­cia de ma­ne­ra mar­ca­da, abrien­do mu­cho la bo­ca, las cin­co vo­ca­les, y re­pí­te­las 10 ve­ces.

Con la es­pal­da rec­ta y cru­za­da de bra­zos, es­ti­ra el cue­llo ha­cia ade­lan­te y gi­ra len­ta­men­te la ca­be­za a la de­re­cha. Man­tén la po­si­ción por dos se­gun­dos y re­gre­sa a la po­si­ción ini­cial pa­ra des­pués gi­rar el cue­llo ha­cia la iz­quier­da. Apar­te de ejer­ci­tar los múscu­los del cue­llo, pue­des ali­viar do­lo­res mus­cu­la­res y cer­vi­ca­les con es­te ejer­ci­cio. Só­lo es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo unas 10 ve­ces de ca­da la­do.

Ha­cer una son­ri­sa in­ver­ti­da in­ten­tan­do ten­sar al má­xi­mo los múscu­los del cue­llo, y re­pe­tir­lo unas 10 ve­ces, es otro buen ejer­ci­cio pa­ra re­du­cir la pa­pa­da.

Por su­pues­to, si tie­nes ex­ce­so de pe­so, lo ideal es co­men­zar por so­lu­cio­nar­lo, pe­ro siem­pre de­bes re­cor­dar que to­do nues­tro cuer­po es­tá for­ma­do por múscu­los y, por en­de, ne­ce­si­tan ejer­ci­ta­ción pa­ra que, co­mo en es­te ca­so, no só­lo ten­ga­mos be­ne­fi­cios es­té­ti­cos, sino tam­bién so­bre la sa­lud.

BUE­NA POS­TU­RA

Al ca­mi­nar, man­tén tu ca­be­za en po­si­ción neu­tral, ni ade­lan­te ni ha­cia atrás, ni muy aba­jo ni muy arri­ba. Mien­tras tra­ba­jas, de­bes adop­tar una co­rrec­ta pos­tu­ra fren­te a la compu­tado­ra, con la nu­ca rec­ta y los ojos a la al­tu­ra de la pan­ta­lla.

DUER­ME CON ALMOHADA DEL­GA­DA

Uno de los tips pa­ra re­du­cir la pa­pa­da es evi­tar las al­moha­das al­tas. En pri­mer lu­gar, te ha­cen ron­car y, en se­gun­do, van es­ti­ran­do tu piel de tal ma­ne­ra que pue­den ge­ne­rar la pa­pa­da.

HI­DRA­TA­CIÓN

Así co­mo la piel del ros­tro re­quie­re hi­dra­ta­ción, tam­bién lo ne­ce­si­ta la del cue­llo, por eso es ne­ce­sa­rio que le apli­ques un po­co de la lo­ción o cre­ma hi­dra­tan­te.

EJER­CI­TA los MÚSCU­LOS

La pro­nun­cia­ción abier­ta de las vo­ca­les es ideal pa­ra re­afir­mar la piel del ros­tro, so­bre to­do pa­ra en­du­re­cer la zo­na de la pa­pa­da. Rea­li­za es­te ejer­ci­cio fren­te al es­pe­jo y exa­ge­ra el ges­to pa­ra ten­sar los múscu­los; no­ta­rás el tra­ba­jo en el ros­tro y el cue­llo.

MAS­TI­CAR Chi­cle

Es­te es uno de los me­jo­res tips pa­ra re­du­cir la pa­pa­da. La go­ma de mas­car te ayu­da­rá a re­afir­mar los múscu­los del ros­tro y cue­llo. El tru­co es uti­li­zar una bue­na can­ti­dad y ha­cer­lo en for­ma exa­ge­ra­da.

Re­cuer­da, lo más im­por­tan­te es evi­tar las subidas y ba­ja­das de pe­so cons­tan­tes, por lo que adop­tar sa­nos há­bi­tos de ali­men­ta­ción y ejer­ci­cio es fun­da­men­tal pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción de la pa­pa­da y otros ma­les­ta­res.

CON­SE­JOS PA­RA ÓP­TI­MOS RE­SUL­TA­DOS

Pa­ra com­ple­men­tar los ejer­ci­cios an­te­rio­res, hay al­gu­nos tips sen­ci­llos que te pue­den ayu­dar a me­jo­rar y ace­le­rar los re­sul­ta­dos que deseas ob­te­ner.

Man­tén una bue­na pos­tu­ra. Pa­re­ce no te­ner na­da que ver, pe­ro la bue­na pos­tu­ra pue­de ayu­dar a es­con­der la pa­pa­da y man­te­ner la piel de es­ta área del ros­tro fir­me.

li­mi­ta el CON­SU­MO De SAL

El ex­ce­so de so­dio que in­ge­ri­mos a tra­vés de la ali­men­ta­ción tam­bién es una cau­sa prin­ci­pal de la apa­ri­ción de la pa­pa­da.

La sal pro­vo­ca re­ten­ción de lí­qui­dos y es­to, a su vez, au­men­ta el ta­ma­ño de la pa­pa­da.

Uti­li­za PRO­TEC­TOR SO­LAR TO­DOS los DÍAS

Por úl­ti­mo, y no me­nos im­por­tan­te, te re­co­men­da­mos uti­li­zar to­dos los días un buen pro­tec­tor so­lar pa­ra evi­tar que la piel en­ve­jez­ca, pier­da elas­ti­ci­dad y se acen­túe la pa­pa­da. Aplí­ca­te el pro­duc­to de arri­ba ha­cia aba­jo, evi­tan­do des­pla­zar la piel.

al pro­nun­ciar una Vo­cal, en me­dio de tus ejer­ci­cios, exa­ge­ra la pro­nun­cia­ción, y ve­rás có­mo tra­ba­jan los múscu­los de la ca­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.