La ho­ra sa­gra­da de la lac­tan­cia ma­ter­na

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - María Pau­li­na Ba­lles­te­ros Va­len­zue­la Ma­tro­na Uni­dad de Re­cién Na­ci­dos Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víc­tor Ríos Ruiz”

El me­jor lu­gar del mun­do don­de de­be ser co­lo­ca­do un be­bé al na­cer es so­bre su ma­dre.

Ella y su pa­re­ja lle­van 9 me­ses es­pe­ran­do es­te mo­men­to tan im­por­tan­te, es un ins­tan­te sa­gra­do, na­die tie­ne de­re­cho a in­te­rrum­pir­lo (a me­nos que la vi­da de la ma­dre o del be­bé co­rra pe­li­gro).

Piel con piel, nin­gu­na te­la en­tre am­bos, cu­brir con un pa­ño ca­lien­te se­rá su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner el ca­lor.

La pri­me­ra ho­ra de vi­da es sa­gra­da. La Uni­cef y el Mi­nis­te­rio de Sa­lud in­ten­tan di­fun­dir es­ta con­duc­ta en to­das las prin­ci­pa­les ma­ter­ni­da­des. Esos mi­nu­tos ini­cia­les son un pe­río­do sen­si­ble, du­ran­te el cual, el con­tac­to es­tre­cho en­tre ma­dre y re­cién na­ci­do sano tie­ne efec­tos po­si­ti­vos de lar­go pla­zo. Mu­chos es­tu­dios in­di­can que, al co­lo­car al be­bé re­cién na­ci­do so­bre el tor­so de su ma­dre, el con­tac­to ayu­da a es­ta­bi­li­zar la res­pi­ra­ción y oxi­ge­na­ción, man­tie­ne sus ni­ve­les de gli­ce­mia, es­ta­bi­li­za su pre­sión ar­te­rial, re­du­ce las hor­mo­nas del es­trés, dis­mi­nu­ye el llan­to, pro­mue­ve el ini­cio pre­coz de la lac­tan­cia ma­ter­na y evi­ta la hi­po­ter­mia. Lo pri­me­ro que tie­ne un be­bé en su bo­ca crea im­pron­ta (apren­di­za­je), por eso lo pri­me­ro que de­ben te­ner siem­pre es el pe­cho.

Se­gún es­pe­cia­lis­tas en el te­ma, si du­ran­te el par­to no exis­ten com­pli­ca­cio­nes, nin­gún pro­ce­di­mien­to in­va­si­vo es ne­ce­sa­rio en es­te mo­men­to. De­be di­fe­rir­se el pe­sar y me­dir una o dos ho­ras, no se re­quie­re to­mar tem­pe­ra­tu­ra, rea­li­zar pun­cio­nes; y me­nos ba­ñar al ni­ño.

El be­bé pri­me­ro per­ma­ne­ce un ra­to in­mó­vil y, po­co a po­co, va rep­tan­do ha­cia los pe­chos (me­dian­te mo­vi­mien­tos de fle­xión y ex­ten­sión de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res), to­ca el pe­zón, po­ne en mar­cha los re­fle­jos de bús­que­da, se di­ri­ge ha­cia la areo­la, que re­co­no­ce por su co­lor os­cu­ro y por su olor, y, tras va­rios in­ten­tos, co­mien­za a suc­cio­nar­la. Los be­bés que pasaron por es­ta ex­pe­rien­cia tie­nen más po­si­bi­li­da­des de suc­cio­nar co­rrec­ta­men­te des­de el pri­mer in­ten­to lo cual es cla­ve pa­ra una lac­tan­cia exi­to­sa en el fu­tu­ro. Exis­te nu­me­ro­sa evi­den­cia cien­tí­fi­ca que ava­la es­to.

Las con­clu­sio­nes de di­chos in­ves­ti­ga­do­res y en las que to­dos coin­ci­die­ron fue­ron que, to­dos los re­cién na­ci­dos de­be­rían po­der ser co­lo­ca­dos piel con piel al na­cer. Los be­bés que en lu­gar de ello son so­me­ti­dos a di­fe­ren­tes pro­ce­di­mien­tos ru­ti­na­rios in­ne­ce­sa­rios llo­ran mu­cho. Es el gri­to de au­xi­lio de la cría de ma­mí­fe­ro hu­mano se­pa­ra­do de su ma­dre. El llan­to pro­lon­ga­do provoca es­trés y el be­bé es­tre­sa­do cae en la de­ses­pe­ra­ción.

La se­pa­ra­ción tam­bién afec­ta a la ma­dre, pue­de pre­sen­tar más di­fi­cul­ta­des pa­ra alum­brar la pla­cen­ta y te­ner más po­si­bi­li­da­des de su­frir una he­mo­rra­gia. Pues es el con­tac­to con su be­bé y el ini­cio de la lac­tan­cia lo que ha­cen que se pro­duz­ca un in­ten­sa li­be­ra­ción de oxi­to­ci­na que fa­ci­li­ta la sa­li­da de la pla­cen­ta y la con­trac­ción ute­ri­na.

Tam­bién en el post-par­to in­me­dia­to la ma­dre tie­ne en su san­gre las ci­fras más al­tas de oxi­to­ci­na y en­dor­fi­nas (el cóc­tel hor­mo­nal del amor co­mo di­ce Mi­chel Odent). Y su be­bé tam­bién, pues­to que es­tas pa­san a rau­da­les por el cor­dón um­bi­li­cal du­ran­te el par­to. La oxi­tó­ci­ca y las en­dor­fi­nas pro­vo­can un ape­go in­ten­so, una de­pen­den­cia y enamo­ra­mien­to vis­ce­ral mu­tuo de ma­dre e hi­jo.

La Ma­ter­ni­dad del Com­ple­jo Asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz, tie­ne co­mo es­tra­te­gia la per­so­na­li­za­ción del tra­ba­jo de par­to, par­to y puer­pe­rio, en­tre­gan­do una aten­ción cen­tra­da en las ne­ce­si­da­des de la ma­dre y fo­men­tan­do el víncu­lo con su re­cién na­ci­do, pa­ra con­se­guir así una lac­tan­cia pre­coz exi­to­sa. Pa­ra es­to se ha im­ple- men­ta­do man­te­ner luz te­nue, si­len­cio en sa­las de par­to, uti­li­za­ción de mé­to­dos no far­ma­co­ló­gi­cos pa­ra el ma­ne­jo del do­lor (uso de ba­lón ki­né­si­co, ma­sa­jes, etc.). Y es­ta se­ma­na se im­ple­men­tó ex­ten­der el con­tac­to piel a piel por más de 1 ho­ra, cuan­do las con­di­cio­nes de sa­lud del be­bé y la ma­dre así lo per­mi­tan, con el ob­je­ti­vo de fa­vo­re­cer y res­guar­dar es­ta pri­me­ra ho­ra sa­gra­da.

No hay un tiem­po de se­pa­ra­ción se­gu­ro. La se­pa­ra­ción siem­pre da­ña Lo co­rrec­to es no se­pa­rar en ab­so­lu­to. Las madres y sus hi­jos no se han de se­pa­rar al na­cer co­mo no sea por una cla­ra in­di­ca­ción mé­di­ca, aun­que la ma­dre ha­ya de­ci­di­do no ama­man­tar, y aun­que el be­bé ha­ya ve­ni­do al mun­do me­dian­te ce­sá­rea.

Nues­tra ma­ter­ni­dad ha al­can­za­do el pri­mer se­mes­tre del 2016 un 98% de lac­tan­cia ma­ter­na ex­clu­si­va al egre­so, in­di­ca­dor que de­mues­tra el com­pro­mi­so del equi­po de Sa­lud del CCI de la Mujer fren­te a es­ta im­por­tan­te es­tra­te­gia sa­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.