Ta­reas es­co­la­res, ha­ble­mos en se­rio

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

“De­jé­mo­nos de le­se­ras”, es­cri­bió ha­ce al­gu­nas se­ma­nas el co­lum­nis­ta de un dia­rio de cir­cu­la­ción na­cio­nal al ser aco­gi­da por al­gu­nos par­la­men­ta­rios la pro­pues­ta de los pa­dres que pi­den su­pri­mir las ta­reas es­co­la­res, ori­gi­nan­do un pro­yec­to de ley pa­ra erra­di­car­las del cu­rrícu­lo es­co­lar.

Quie­nes es­tán por su­pri­mir­las ar­gu­men­tan el ago­bio que su­fren los es­tu­dian­tes al tras­la­dar al ho­gar las ta­reas que de­be­rían ser re­suel­tas en el au­la ya que res­tan tiem­po al des­can­so y re­crea­ción de los me­no­res, así co­mo a la con­vi­ven­cia fa­mi­liar. Plan­tea­do así, las ta­reas es­ta­rían in­tro­du­cien­do en el ho­gar una va­ria­ble que se­ría la res­pon­sa­ble del es­trés que afec­ta a los es­co­la­res y que ha­ría po­co me­nos que in­via­ble com­par­tir la vi­da en fa­mi­lia.

Sin em­bar­go, nun­ca ha si­do la in­ten­ción al­te­rar con las ta­reas la vi­da del ho­gar, por el con­tra­rio, lo que se pre­ten­de es ha­cer par­tí­ci­pe –y res­pon­sa­ble­sa los pa­dres del pro­ce­so edu­ca­ti­vo que im­par­te la ins­ti­tu­ción es­co­lar y que se ha­ce por en­car­go de los pro­pios pro­ge­ni­to­res, con­tri­bu­yen­do a re­for­zar los há­bi­tos de es­tu­dio de sus hi­jos.

De­di­car un lap­so de tiem­po a las ta­reas es­co­la­res es ale­jar un tan­to a los hi­jos de la in­fluen­cia de la te­le­vi­sión que hip­no­ti­za por ho­ras a ni­ños y jó­ve­nes y que, más que edu­car, desedu­ca; de la telefonía ce­lu­lar, de las ab­sor­ben­tes co­ne­xio­nes a tra­vés del ci­be­res­pa­cio, que aís­la a ni­ños y jó­ve­nes de quie­nes les ro­dean, aje­nos a cuan­to ocu­rre en su en­torno; de los videojuegos (su­me la ob­se­sión y el tiem­po que de­man­da­rá la ca­za de po­ke­mo­nes) que los dis­tan­cian de la lec­tu­ra que cul­tu­ri­za e in­for­ma y de la ad­qui­si­ción de una es­cri­tu­ra que per­mi­ta co­mu­ni­car­se de ma­ne­ra le­gi­ble, que si bien re­sul­tan más fá­ci­les y atra­yen­tes que las vi­li­pen­dia­das ta­reas es­co­la­res, di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que és­tos son los mayores cau­san­tes de la in­co­mu­ni­ca­ción y dis­gre­ga­ción fa­mi­liar.

Las ta­reas es­co­la­res son un re­cur­so pe­da­gó­gi­co que los profesores de­ben usar cuan­do sea ne­ce­sa­rio, co­mo una for­ma de afian­zar apren­di­za­jes y de ca­pa­ci­tar pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y la au­to­edu­ca­ción -im­pres­cin­di­ble en la edu­ca­ción su­pe­rior- ele­van­do la ca­li­dad de la edu­ca­ción que nues­tra sociedad as­pi­ra pa­ra te­ner ciu­da­da­nos bien edu­ca­dos y com­pe­ten­tes.

Po r otra par­te, los ni­ños y jó­ve­nes de hoy de­ben apren­der que la vi­da no es fá­cil, que el éxi­to no es gra­tui­to, que lo­grar un lu­gar en una sociedad tan com­pe­ti­ti­va y dis­cri­mi­na­do­ra co­mo la nues­tra re­quie­re de es­fuer­zo, de­di­ca­ción y cons­tan­cia. Si a los es­co­la­res se les li­be­ra de en­fren­tar y re­sol­ver las ta­reas del pre­sen­te ten­drán me­nos ago­bio, pe­ro su­fri­rán las con­se­cuen­cias de no es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar las ta­reas que les de­man­da­rá el fu­tu­ro y so­bre­vi­vir.

La ex­pe­rien­cia nos de­mues­tra que las ta­reas no son tan es­tre­san­tes pa­ra los hi­jos, sí re­sul­tan ser­lo pa­ra al­gu­nos pa­dres.

Por eso, en es­ta ma­te­ria, de­be­mos ser se­rios.

Las ta­reas es­co­la­res son un re­cur­so pe­da­gó­gi­co que los profesores de­ben usar cuan­do sea ne­ce­sa­rio, co­mo una for­ma de afian­zar apren­di­za­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.