Vio­len­cia obs­té­tri­ca con­tra la mujer

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Su­san Se­púl­ve­da Cha­ca­ma Jue­za del Juz­ga­do de Fa­mi­lia de Los Án­ge­les

¿ Ha es­ta­do us­ted in­ter­na­da en la clí­ni­ca u hos­pi­tal, con con­trac­cio­nes de tra­ba­jo de par­to?

Si ese fue­ra el ca­so: ¿ El per­so­nal de Sa­lud ha­cía co­men­ta­rios iró­ni­cos, des­ca­li­fi­ca­do­res o en tono de chis­te acer­ca de su com­por­ta­mien­to?; ¿ La tra­ta­ron con so­bre­nom­bres ( gor­da) o di­mi­nu­ti­vos ( gor­di­ta-ma­mi­ta-hi­ji­ta) co­mo si fue­ra una ni­ña in­ca­paz de com­pren­der los pro­ce­sos por los cua­les es­ta­ba atra­ve­san­do?; ¿ Fue cri­ti­ca­da por llo­rar o gri­tar de do­lor, emo­ción, ale­gría, du­ran­te el tra­ba­jo de par­to y/o el par­to?; ¿ Le fue di­fí­cil o im­po­si­ble pre­gun­tar o ma­ni­fes­tar sus mie­dos o in­quie­tu­des por­que no le res­pon­dían o lo ha­cían de ma­la ma­ne­ra?

¿ Se le im­pi­dió es­tar acom­pa­ña­da por al­guien de su con­fian­za?; ¿ Se le im­pi­dió el con­tac­to in­me­dia­to con su hi­ja/o re­cién na­ci­do an­tes de que se lo lle­va­ra el neo­na­tó­lo­go pa­ra con­trol?

Se ha de­fi­ni­do la Vio­len­cia Obs­té­tri­ca co­mo “toda con­duc­ta, ac­ción u omi­sión, rea­li­za­da por per­so­nal de la sa­lud, que de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta, tan­to en el ám­bi­to pú­bli­co co­mo pri­va­do, afec­te el cuer­po y los pro­ce­sos re­pro­duc­ti­vos de las mu­je­res, ex­pre­sa­da en un tra­to des­hu­ma­ni­za­do, un abu­so de me­di­ca­li­za­ción y pa­to­lo­gi­za­ción de pro­ce­sos na­tu­ra­les, tra­yen­do con­si­go pér­di­da de au­to­no­mía y ca­pa­ci­dad de de­ci­dir li­bre­men­te so­bre sus cuer­pos y se­xua­li­dad”.

En Chi­le no exis­te una ley que se pro­nun­cie en for­ma di­rec­ta so­bre la Vio­len­cia Obs­té­tri­ca, ni tam­po­co exis­ten san­cio­nes pe­na­les o ci­vi­les pa­ra quie­nes co­me­tan ta­les ac­tos abu­si­vos, só­lo exis­te la Ley 20.584 que re­gu­la los de­re­chos de los pa­cien­tes, sin pro­nun­ciar­se a los de­re­chos de las mu­je­res du­ran­te las aten­cio­nes obs­té­tri­cas.

La Vio­len­cia Obs­té­tri­ca cons­ti­tu­ye una gra­ve vul­ne­ra­ción a los De­re­chos Hu­ma­nos, es­pe­cí­fi­ca­men­te al De­re­cho a la Dig­ni­dad per­so­nal.

Pa­ra exi­gir el res­pe­to de es­tos de­re­chos, el ce­se de los ac­tos abu­si­vos o la re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca de da­ños que se hu­bie­ren pro­du­ci­do, só­lo exis­ten ac­cio­nes ge­ne­ra­les co­mo el re­cur­so de pro­tec­ción, de­man­das de in­dem­ni­za­ción de per­jui­cios o que­re­llas cri­mi­na­les, si co­mo con­se­cuen­cia del he­cho abu­si­vo se hu­bie­re co­me­ti­do al­gún de­li­to o cua­si­de­li­to ( le­sio­nes u ho­mi­ci­dio), di­fi­cul­tán­do­se la acre­di­ta­ción de los mis­mos por pro­du­cir­se en un es­pa­cio ín­ti­mo y, ade­más, por la nor­ma­li­za­ción o acep­ta­ción so­cial que se tie­ne res­pec­to a los pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos sin mayores cues­tio­na­mien­tos so­bre los de­re­chos que tie­nen las mu­je­res y la obli­ga­ción que tie­nen los par­ti­cu­la­res y, en especial, el Es­ta­do de res­pe­tar­los a tra­vés de sus or­ga­nis­mos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Sur­ge en­ton­ces la ne­ce­si­dad de vi­si­bi­li­zar la Vio­len­cia Obs­té­tri­ca co­mo vio­len­cia de gé­ne­ro y gra­ve vul­ne­ra­ción de los de­re­chos fun­da­men­ta­les y, de es­ta for­ma, lo­grar que las personas evi­ten ser víc­ti­mas y exi­jan la exis­ten­cia de un par­to res­pe­ta­do, co­mo tam­bién la au­to­no­mía y li­ber­tad so­bre sus cuer­pos y se­xua­li­dad.

¿Se le im­pi­dió es­tar acom­pa­ña­da por al­guien de su con­fian­za?; ¿Se le im­pi­dió el con­tac­to in­me­dia­to con su hi­ja re­cién na­ci­da an­tes de que se lo lle­va­ra el neo­na­tó­lo­go pa­ra con­trol?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.