¿Qué ha­ce­mos con las pen­sio­nes?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Las ri­que­zas que ge­ne­ra Chi­le son ad­mi­nis­tra­das por unos po­cos en de­tri­men­to del res­to de la po­bla­ción y mien­tras ese pa­ra­dig­ma no cam­bie, ni el me­jor sis­te­ma de pen­sio­nes que se pue­da in­ven­tar, cam­bia­rá el fu­tu­ro de mi­llo­nes de ju­bi­la­dos.

Si hay un te­ma que se to­mó la agen­da pú­bli­ca a ni­vel na­cio­nal es la ad­mi­nis­tra­ción de los fon­dos de pen­sio­nes. Mien­tras al­gu­nos creen que el sis­te­ma es per­fec­ti­ble, otros acu­san que es ne­ce­sa­rio cam­biar­lo com­ple­ta­men­te por otro.

El te­ma es que es­te mo­de­lo chi­leno, ex­por­ta­do a gran par­te del ex­tran­je­ro, ac­tual­men­te es­tá di­se­ña­do ori­gi­nal­men­te pa­ra una vi­da la­bo­ral ex­ten­sa, de 30 o 35 años y pa­ra que ello ocu­rra de­ben exis­tir va­rios fac­to­res, los cua­les hoy de­bi­do a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos son di­fí­ci­les de lo­grar. En pri­mer lu­gar, la edad de ju­bi­la­ción a los 65 años, es­tá muy cues­tio­na­da, no por­que una per­so­na no pue­da rea­li­zar la­bo­res a esa edad, si no de­bi­do a que exis­ten muy po­cas ex­pec­ta­ti­vas de en­con­trar tra­ba­jo si que­da ce­san­te a los 55. La in­dus­tria es­tá bus­can­do mano de obra ca­li­fi­ca­da y jo­ven pa­ra desem­pe­ñar las ta­reas. Los mayores es­tán sien­do desecha­dos y esa es una realidad.

En se­gun­do lu­gar, el suel­do pro­me­dio de los tra­ba­ja­do­res se ale­ja de­ma­sia­do de la realidad del PIB de 23 mil dó­la­res per cá­pi­ta, pues­to que los chi­le­nos ganan se­gún las ci­fras po­co más de 440 mil pe­sos, lo que ha­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que se aho­rren re­cur­sos im­por­tan­tes, si las fa­mi­lias ba­jo es­te pa­rá­me­tro se de­di­can ne­ta­men­te a la sub­sis­ten­cia.

Ha­ce unos días co­men­tá­ba­mos en es­tas mis­mas lí­neas, lo que ocu­rre en ma­te­ria de suel­do con paí­ses si­mi­la­res al de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y PIB de Chi­le, don­de el suel­do mí­ni­mo y las con­di­cio­nes su­pe­ran con cre­ces al nues­tro. Las ri­que­zas que ge­ne­ra Chi­le son ad­mi­nis­tra­das por unos po­cos en de­tri­men­to del res­to de la po­bla­ción y mien­tras ese pa­ra­dig­ma no cam­bie, ni el me­jor sis­te­ma de pen­sio­nes que se pue­da in­ven­tar, cam­bia­rá el fu­tu­ro de mi­llo­nes de ju­bi­la­dos.

Hoy po­lí­ti­cos y eco­no­mis­tas se en­cuen­tran tra­ba­jan­do en un cam­bio al sis­te­ma pa­ra po­der op­ti­mi­zar el aho­rro. Pa­re­ce que el he­cho de ha­ber man­te­ni­do a las personas des­in­for­ma­das y sin edu­ca­ción res­pec­to a la for­ma en que se ad­mi­nis­tra­ban sus di­ne­ros, to­có fon­do y sin ex­pli­ca­cio­nes ni tras­pa­so de la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria a la po­bla­ción pa­ra que se preo­cu­pe de es­te te­ma, tam­po­co se crea­rá con­cien­cia de rea­li­zar es­te aho­rro y evi­tar las la­gu­nas.

Se­rá muy di­fí­cil que ca­da chi­leno lle­gue al fi­nal de su vi­da con un “Mer­ce­des Benz”, pe­ro sea cual sea el mo­de­lo, cla­ra­men­te de­be en­tre­gar dig­ni­dad al ser hu­mano, eso es lo pri­mor­dial y a los es­fuer­zos po­lí­ti­cos y em­pre­sa­ria­les –que se de­ben ha­cer sí o sí pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma– tam­bién la co­mu­ni­dad de­be edu­car­se y en­ten­der que na­die aho­rra­rá por ellos y que 1 o 10 o 15 años no sir­ven pa­ra pen­sio­nar­se dig­na­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.