LA VO­CA­CIÓN, LA GRAN TA­REA ADO­LES­CEN­TE

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ja­vie­ra Her­nán­dez H. Psi­có­lo­ga edu­ca­cio­nal Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián Daniel To­rres Gómez

Se­ñor Di­rec­tor: Es­co­ger una pro­fe­sión es una ta­rea com­ple­ja, no tan só­lo por­que se de­fi­ne el queha­cer a lar­go pla­zo, sino por­que pue­de re­sul­tar con­fu­sa pa­ra un ado­les­cen­te. Des­de la teo­ría plan­tea­da del ci­clo vi­tal, los ado­les­cen­tes atra­vie­san por una eta­pa mar­ca­da por la trans­for­ma­ción de la iden­ti­dad, lo cual no fa­ci­li­ta el pro­ce­so, sino to­do lo con­tra­rio. Apa­re­cen du­das, pre­gun­tas, in­cer­ti­dum­bres y des­con­cier­tos con res­pec­to al fu­tu­ro.

Hoy se co­no­cen di­ver­sos fac­to­res que in­ci­den en es­te pro­ce­so de elec­ción pro­fe­sio­nal. Pa­ra efec­tos de ma­yor en­ten­di­mien­to, exis­ten fac­to­res in­ter­nos y ex­ter­nos. Sin em­bar­go, es­tos fac­to­res in­ter­ac­túan di­rec­ta­men­te y man­tie­nen una es­tre­cha re­la­ción. Los fac­to­res in­ter­nos guar­dan re­la­ción con el ni­vel de au­to­co­no­ci­mien­to e in­tere­ses que pue­de te­ner un es­tu­dian­te so­bre al­gu­na agru­pa­ción de co­no­ci­mien­tos en ge­ne­ral. En tan­to, los ex­ter­nos tie­nen que ver con las po­si­bi­li­da­des que ge­ne­re el en­torno, es­to es, las opor­tu­ni­da­des que sean ca­pa­ces de en­tre­gar el con­tex­to es­co­lar, la fa­mi­lia y el apor­te de las in­fluen­cias da­das por ter­ce­ros.

Por tan­to, pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go de que el ado­les­cen­te se des­orien­te en su elec­ción, los ac­to­res edu­ca­ti­vos de­be­mos co­la­bo­rar pa­ra crear es­pa­cios don­de és­te pue­da co­no­cer sus ta­len­tos, ha­bi­li­da­des, des­tre­zas y tam­bién di­fi­cul­ta­des a tra­vés de la ex­pe­rien­cia di­rec­ta. Es­to se con­cre­ta a tra­vés de la mul­ti­pli­ci­dad de in­te­li­gen­cias que se co­no­cen: ló­gi­ca-ma­te­má­ti­ca, lin­güís­ti­ca-ver­bal, cor­po­ral, na­tu­ra­lis­ta, in­ter­per­so­nal, in­tra­per­so­nal, vi­sual-es­pa­cial y mu­si­cal.

En la me­di­da en que el ado­les­cen­te co­noz­ca y ex­pe­ri­men­te los ti­pos de in­te­li­gen­cias, po­drá po­ten­ciar ha­bi­li­da­des y fe­cun­dar otras áreas que no co­no­cía so­bre sí mis­mo. Co­no­ce­rá dis­po­si­cio­nes, ap­ti­tu­des y ca­pa­ci­da­des que sin du­da le ha­rán más fá­cil la ar­dua ta­rea de de­ci­dir el ca­mino a se­guir. El rol del en­torno, en­ton­ces, con­sis­te en apo­yar y per­mi­tir la ex­pan­sión in­te­lec­tual y so­cial del es­tu­dian­te, pre­pa­ra­ti­vos cru­cia­les pa­ra en­fren­tar lo que vie­ne. ten­ción ciu­da­da­na en los co­mi­cios, lo­gran sen­tar­se en la cús­pi­de con una mi­no­ría de apo­yo ciu­da­dano de­trás de ellos.

Es­ta si­tua­ción, trans­ver­sal a los co­lo­res po­lí­ti­cos y te­rri­to­rios, no es sos­te­ni­ble en el tiem­po, y an­te lo cual veo co­mo úni­cas op­cio­nes de sa­li­da que por una par­te re­no­ve­mos las ca­ras e ideas po­lí­ti­cas, so­bre la ba­se de los in­de­pen­dien­tes, lí­de­res so­cia­les y nue­vos par­ti­dos po­lí­ti­cos, más allá de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les; y por otra, que la ciu­da­da­nía no pierda el ejer­ci­cio del su­fra­gio, que re­co­noz­ca el va­lor de la po­lí­ti­ca y la par­ti­ci­pa­ción, co­mo di­cen por ahí “el vo­to es el ac­to más li­bre y re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra cam­biar las co­sas”.

Por úl­ti­mo, in­vi­tar a la ciu­da­da­nía an­ge­li­na a ejer­cer su de­re­cho a su­fra­gio, a ele­gir lo que es­ti­me con­ve­nien­te en for­ma li­bre y vo­lun­ta­ria, vo­tar en blan­co, anu­lar o mar­car un vo­to, to­do lo que sea par­ti­ci­pa­ción hoy en día es bien­ve­ni­do, no de­je­mos que siem­pre sean ele­gi­dos los mis­mos y por los mis­mos, des­pués es fá­cil que­jar­se, pe­ro el ac­tuar pa­ra cam­biar las co­sas es aho­ra, es una opor­tu­ni­dad que no se ha per­di­do, si­gue sien­do la más vi­gen­te que te­ne­mos por­que es la esen­cia de la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.