Co­noz­ca los efec­tos se­cun­da­rios que ten­drá el cam­bio de ho­ra­rio de es­te sá­ba­do

Es­te sá­ba­do se de­be­rán ade­lan­tar en una ho­ra los re­lo­jes, pa­san­do a te­ner una ho­ra me­nos de sue­ño, lo que pue­de traer con­si­go al­gu­nas di­fi­cul­ta­des.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Se­bas­tián Díaz San­do­val pren­sa­la­tri­bu­na@gmail.com

Es­te fin de se­ma­na se cum­pli­rá el ha­bi­tual cam­bio de ho­ra­rio: al de in­vierno. Es­to ha­rá que los re­lo­jes se ade­lan­ten una ho­ra, te­nien­do una ho­ra me­nos de sue­ño.

Por ello, ex­per­tos ha­bla­ron acer­ca del te­ma, y coin­ci­die­ron que no ge­ne­ra­rán pro­ble­mas gra­ves al de­sa­rro­llo nor­mal de una per­so­na.

El psi­có­lo­go y di­rec­tor de la es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, Ale­xis So­to, ex­pli­có que “ha­bi­tual­men­te los cam­bios de ho­ra­rio ge­ne­ran au­to­má­ti­ca­men­te di­fi­cul­ta­des que no­so­tros de­no­mi­na­mos más bien tran­si­to­rias, en­ten­dien­do di­fi­cul­ta­des en tér­mi­nos de que se pro­lon­gan no más allá de cua­tro o cin­co días, y des­pués el or­ga­nis­mo tien­de a adap­tar­se”.

En ese sen­ti­do, de­ta­lló que al ini­cio se pro­du­ce una al­te­ra­ción del sue­ño, de­bi­do a que, en es­te ca­so, se de­be ade­lan­tar una ho­ra, por lo que se per­de­rá una ho­ra de des­can­so. “En el ca­so de los ni­ños se­rá no­to­ria la fal­ta de aten­ción

y con­cen­tra­ción que se vi­ve, so­bre to­do has­ta dos días des­pués de un cam­bio de ho­ra­rio. De­bi­do a la fal­ta de sue­ño, en oca­sio­nes el ni­ño tien­de a te­ner una suer­te de mal hu­mor que lo acom­pa­ña en es­ta pri­me­ra eta­pa”, di­jo.

A su vez, ex­pu­so que es­tos pro­ble­mas tam­bién pue­den afec­tar a los adul­tos mayores, quie­nes ven vul­ne­ra­dos su eta­pa de sue­ño, es­to por­que “ellos ven re­du­ci­do su tiem­po de re­po­so, por lo tan­to cor­tar el es­pa­cio tam­bién les ge­ne­ra al­gún ti­po de afec­ta­ción y que se ve in­flui­do mu­chas ve­ces tam­bién en la con­duc­ta ali­men­ta­ria”.

Res­pec­to a lo que afec­ta a los adul­tos mayores y los ni­ños, el ex­per­to des­ta­có que tie­ne que ver más allá de las ho­ras de sue­ño, con la vul­ne­ra­ción, de­bi­do a que los ni­ños de­be­rían dor­mir cer­ca de 10 ho­ras, pe­ro en el ca­so de los adul­tos mayores, ellos tien­den a des­can­sar me­nos, por lo que el sue­ño que ellos se con­cen­tra en ese ho­ra­rio que se va a cam­biar, “ellos tien­den a dor­mir­se

tem­pra- no y le­van­tar­se tem­prano en la ma­ña­na, por lo tan­to qui­tar­le ese ho­ra­rio de sue­ño en­tre las 12 de la no­che y la 1 de la ma­ña­na tam­bién les quie­bra esa re­gu­la­ri­dad de sue­ño”.

ADUL­TOS

El pro­ble­ma no só­lo afec­ta a los me­no­res o adul­tos mayores, sino que tam­bién de cier­ta for­ma a los adul­tos jó­ve­nes, en ese sen­ti­do, So­to ma­ni­fes­tó que “en ge­ne­ral to­dos nos ve­mos más afec­ta­dos en es­te cam­bio que en el de verano a oto­ño. Los ado­les­cen­tes y el adul­to me­dio tien­de a ha­bi­tuar­se mu­cho más rá­pi­da­men­te en es­te cam­bio, pe­ro igual ge­ne­ra en él cier­ta di­fi­cul­tad, la que no va­ría más allá de dos días”.

En esa lí­nea, de­cla­ró que el pro­ble­ma se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te en la con­cen­tra­ción y la ener­gía de lo co­ti­diano, aun­que des­ta­có que el res­to de los ele­men­tos son adap­ta­bles.

Asi­mis­mo, re­cal­có que los prin­ci­pa­les afec­ta­dos son los adul­tos mayores y los ni­ños, sien­do en los me­no­res, don­de más pro­ble­mas se re­gis­tran, por el can­san­cio, la des­orien­ta­ción, la fal­ta de aten­ción, con­cen­tra­ción el mal­hu­mor prin­ci­pal­men­te.

De igual for­ma, ase­gu­ró que só­lo son di­fi­cul­ta­des tran­si­to­rias y que du­ra no más allá de cin­co días.

Por úl­ti­mo, afir­mó que “hay al­go que no­so­tros lo re­cal­ca­mos bas­tan­te y es que de­be­ría ha­ber una pre­pa­ra­ción gra­dual y eso per­mi­te que se mi­ni­mi­ce el cam­bio. Es­te fin de se­ma­na es bueno, por­que es fe­ria­do, por lo que la idea es que los pa­pás, oja­lá el vier­nes, co­mien­cen a acos­tar­los un po­qui­to más tem­prano y de es­ta for­ma, los ni­ños ya el día mar­tes cuan­do vuel­van a su ru­ti­na es­co­lar de­be­rían es­tar bas­tan­te más ha­bi­tua­dos al cam­bio”.

NEURÓLOGO COIN­CI­DE EN DIAG­NÓS­TI­CO

Asi­mis­mo, Ra­món Caa­ma­ño, neurólogo y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, ase­gu­ró que “es­tos cam­bios ha­bi­tua­les de ho­ra­rio en Chi­le no tie­nen re­per­cu­sión neu­ro­ló­gi­ca y no afec­tan la fun­ción neu­ro­ló­gi­ca de los se­res hu­ma­nos. Só­lo que personas en eda­des ex­tre­mas de la vi­da, es de­cir, ni­ños y adul­tos mayores po­drían te­ner al­te­ra­cio­nes tran­si­to­rias en al­gu­nos há­bi­tos co­mo la ca­li­dad del sue­ño, el ape­ti­to, el hu­mor, en­tre otras, pe­ro hay que re­cal­car que se tra­ta de efec­tos tran­si­to­rios y le­ves”.

Igual­men­te, di­jo que la for­ma de evi­tar o de ami­no­rar es­tos efec­tos es pre­pa­ran­do unos dos o tres días pre­vios al cam­bio de ho­ra­rio los há­bi­tos pa­ra in­ten­tar adap­tar­se al nue­vo ho­ra­rio que vie­ne.

“Ha­bi­tual­men­te des­pués del ter­cer a cuar­to día, el or­ga­nis­mo ya es­tá adap­ta­do al nue­vo rit­mo cir­ca­diano. Des­pués del cuar­to día los ni­ve­les de cor­ti­sol ma­ti­nal y de me­la­to­ni­na noc­tur­na son li­be­ra­dos en los ho­ra­rios pro­pios que ca­da uno man­tie­ne de acuer­do a su pro­pio rit­mo cir­ca­diano”, ex­pu­so el aca­dé­mi­co.

Asi­mis­mo, di­jo se re­co­mien­da du­ran­te to­dos los días que ro­dean el cam­bio de ho­ra­rio, an­tes y des­pués, co­mer li­viano, sano y man­te­ner­se hi­dra­ta­do.

Por úl­ti­mo, fue en­fá­ti­co en ase­gu­rar que es muy im­por­tan­te re­cal­car que el cam­bio de ho­ra­rio no ge­ne­ra tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos ni afec­ta la fun­ción de ca­da per­so­na, sal­vo le­ves al­te­ra­cio­nes que se dan por lo ge­ne­ral en los gru­pos eta­rios men­cio­na­dos.

EX­PER­TOS COIN­CI­DEN EN que no ha­brá mayores pro­ble­mas y que las di­fi­cul­ta­des du­ra­rán de cua­tro a cin­co días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.