Po­si­ti­va eva­lua­ción de cruzada “Aco­ger: La ale­gría de aco­ger”

La ini­cia­ti­va lo lle­vó a vi­si­tar to­dos los tri­bu­na­les del país, los que en to­tal su­ma­ron 476, y en los que se desem­pe­ñan –en­tre jue­ces y fun­cio­na­rios- más de 13 mil personas.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

La se­ma­na pa­sa­da, el mi­nis­tro de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Carlos Cer­da, vi­si­tó la pro­vin­cia de Bío Bío en el mar­co de una cruzada pa­ra for­ta­le­cer la aten­ción de pú­bli­co de­no­mi­na­da “Aco­ger: La ale­gría de aco­ger”.

El jurista del má­xi­mo tri­bu­nal ex­pli­có que su pa­so por la zo­na apun­tó a pro­mo­ver –en­tre quie­nes tra­ba­jan en los dis­tin­tos juz­ga­dos de Bío Bío- la im­por­tan­cia de aten­der bien a los usua­rios.

La cruzada lo lle­vó a vi­si­tar to­dos los tri­bu­na­les del país, los que, en to­tal, su­man 476 y en los que se desem­pe­ñan –en­tre jue­ces y fun­cio­na­rios- más de 13 mil personas.

Re­cal­có que la im­por­tan­cia de la ini­cia­ti­va ra­di­có en que “el pú­bli­co que se acer­ca a los tri­bu­na­les es una per­so­na que tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad. La mar­ca es el traer un pro­ble­ma, de ti­po pe­nal, ci­vil o de fa­mi­lia”, re­la­tó Cer­da.

Asi­mis­mo, agre­gó que la preo­cu­pa­ción de la Cor­te Su­pre­ma es que si la ciu­da­da­nía no cree ni con­fía en los jue­ces de Chi­le y pien­sa que no exis­te una ra­ma del Es­ta­do que la pro­te­ja en sus de­re­chos cuan­do es­tán sien­do vul­ne­ra­dos, en­ton­ces –en de­fi­ni­ti­va- no hay de­mo­cra­cia ju­di­cial.

Tal es­ce­na­rio, agre­gó, es muy gra­ve pa­ra la cul­tu­ra cí­vi­ca y pa­ra la vi­da sa­na y po­lí­ti­ca de una na­ción.

“No­so­tros, en cam­bio, cree­mos que te­ne­mos gen­te que sien­te lo que ha­ce, que es­tán cons­cien­tes de que pres­tar un ser­vi­cio en un juz­ga­do es sim­ple­men­te re­la­cio­nar­se con el es­pí­ri­tu, con el al­ma de la gen­te que atien­de el me­són con la per­so­na que vie­ne a gol­pear la puer­ta y re­que­rir los ser­vi­cios”, ex­pre­só Cer­da.

Me­dian­te reunio­nes con los fun­cio­na­rios, el ob­je­ti­vo era mo­ti­var e in­cen­ti­var a los fun­cio­na­rios pa­ra que – a dia­rio- pu­die­ran lle­gar a ni­ve­les de ex­ce­len­cia que per­mi­tan brin­dar una bue­na aten­ción al pú­bli­co pa­ra que, de es­ta for­ma, crea y con­fíe en la jus­ti­cia del país.

Du­ran­te tres se­ma­nas, el mi­nis­tro Carlos Cer­da per­ma­ne­ció en la ju­ris­dic­ción, vi­si­tan­do la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Con­cep­ción, la Uni­dad de Apo­yo a los Juz­ga­dos Ci­vi­les de esa co­mu­na y el Sub­cen­tro de No­ti­fi­ca­cio­nes de Los Án­ge­les, ade­más de 44 tri­bu­na­les de pri­me­ra ins­tan­cia em­pla­za­dos en vein­te co­mu­nas y tres pro­vin­cias de la re­gión del Bio­bío.

DU­RAN­TE DOS Días, el mi­nis­tro Carlos Cer­da vi­si­tó los tri­bu­na­les de la pro­vin­cia de Bío Bío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.