Ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra ac­ti­var el cuer­po en la ma­ña­na

En la si­guien­te se­sión de en­tre­na­mien­to au­men­ta­rás en gran me­di­da el flu­jo san­guí­neo, lo que te pro­por­cio­na­rá un ex­ce­len­te bom­beo de san­gre pa­ra co­men­zar el día.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

La ma­yo­ría de em­pleos hoy en día no re­quie­re de nin­gún mo­vi­mien­to, sal­vo de tu es­cri­to­rio a la ca­fe­te­ra y al ba­ño. Así que gra­cias a que los tra­ba­ja­do­res es­tán sen­ta­dos la ma­yor par­te del día en el tra­ba­jo se ha crea­do una sociedad de se­den­ta­ris­mo. Pe­ro mu­cha gen­te no se de­tie­ne a pen­sar que con só­lo 20 o 30 mi­nu­tos de ejer­ci­cio al día es su­fi­cien­te pa­ra ha­cer mu­cho por nues­tra sa­lud y nues­tra ima­gen. Así que por esa sen­ci­lla ra­zón es que en es­ta oca­sión te quie­ro de­jar una se­sión de ejer­ci­cio pa­ra que ac­ti­ves tu cuer­po en la ma­ña­na an­tes de sa­lir de tu ca­sa y lle­gar al tra­ba­jo a sen­tar­te por mu­chas ho­ras.

En la si­guien­te se­sión de en­tre­na­mien­to au­men­ta­rás en gran me­di­da el flu­jo san­guí­neo, lo que te pro­por­cio­na­rá un ex­ce­len­te bom­beo de san­gre pa­ra co­men­zar el día. Es­to es muy re­co­men­da­ble an­tes de ir al tra­ba­jo, ya que cuan­do es­ta­mos sen­ta­dos por mu­chas ho­ras, nues­tras pier­nas su­fren al mo­men­to de ac­ti­var­se. Pe­ro si las ac­ti­va­mos des­de la ma­ña­na an­tes de sen­tar­nos, se­rá mu­cho me­jor.

Si eres una per­so­na que ha prac­ti­ca­do yo­ga al­gu­na vez en tu vi­da, no­ta­rás que una se­sión de es­tas tie­ne mu­chas si­mi­li­tu­des.

Pa­ra rea­li­zar es­ta se­sión pro­ba­ble­men­te pre­fie­res te­ner com­pa­ñía, ya que pa­ra al­gu­nas de las pos­tu­ras que se uti­li­zan ne­ce­si­ta­rás la ayu­da de otra per­so­na pa­ra con­se­guir un me­jor ángulo de mo­vi­mien­to, es­pe­cial­men­te en los es­ti­ra­mien­tos.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­ta ru­ti­na es ac­ti­var­te pa­ra que pue­das aguan­tar to­do el día. Así que aho­ra de­pen­de de ti y de tu cons­tan­cia. La se­sión ac­ti­va­do­ra du­ra 17 mi­nu­tos, así que te que­da­rá el tiem­po per­fec­to pa­ra ba­ñar­te, desa­yu­nar e ir­te a tra­ba­jar.

Se­gu­ra­men­te las pri­me­ras ve­ces que ha­gas es­ta se­sión de ejer­ci­cios vas a que­rer es­cu­char lo que la en­tre­na­do­ra tie­ne que de­cir­nos, pe­ro des­pués de que lo ha­yas he­cho al­gu­nas ve­ces y lo ten­gas ca­si me­mo­ri­za­do, te re­co­mien­do que me­jor te pon­gas una bue­na lis­ta de can­cio­nes que te ac­ti­ven y mo­ti­ven.

CIN­CO MO­VI­MIEN­TOS PA­RA AC­TI­VAR TU CUER­PO

Pa­ra ini­ciar con mu­cha ener­gía el día só­lo ne­ce­si­tas rea­li­zar una ru­ti­na de ejer­ci­cio que per­mi­ta es­ti­rar tus múscu­los y ac­ti­var la que­ma de gra­sa al des­per­tar. Un es­tu­dio de­mos­tró que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca ma­tu­ti­na re­gu­la tu ape­ti­to.

Só­lo ne­ce­si­tas 15 mi­nu­tos pa­ra ac­ti­var tu cir­cu­la­ción san­guí­nea y to­ni­fi­car tu cuer­po des­de la co­mo­di­dad de tu pie­za. Quí­ta­te la flo­je­ra y em­pie­za con es­ta sen­ci­lla ru­ti­na.

¡ACTÍVATE Y De­fi­ne TU SI­LUE­TA!

Es­ti­ra los múscu­los. Pá­ra­te con los pies se­pa­ra­dos y los bra­zos a los la­dos. In­ha­la pro­fun­da­men­te y es­ti­ra los bra­zos ha­cia arri­ba de tu ca­be­za, pe­ga tus pal­mas y mi­ra ha­cia el te­cho. Ex­ha­la len­ta­men­te, ba­ja los bra­zos y do­bla tu tron­co ha­cia ade­lan­te, de for­ma que tus ma­nos to­quen el piso.

Sin que tus ro­di­llas to­quen el piso, re­co­rre el piso con tus ma­nos has­ta que tu cuer­po que­de to­tal­men­te es­ti­ra­do, co­mo si fue­ras a ha­cer una la­gar­ti­ja.

Es­ti­ra los bra­zos, ar­quea la es­pal­da y de­ja que tu ca­be­za mi­re ha­cia el te­cho. In­ha­la pro­fun­da­men­te y re­gre­sa a la po­si­ción ori­gi­nal. Re­pi­te los mo­vi­mien­tos has­ta com­ple­tar un mi­nu­to.

To­ni­fi­ca los múscu­los. Pon­te de ro­di­llas y apo­ya tus ma­nos en el piso. Le­van­ta la ca­de­ra len­ta­men­te has­ta que tu cuer­po si­mu­le una “V” in­ver­ti­da. Man­tén la pos­tu­ra unos se­gun­dos y ba­ja el tor­so has­ta que tu cuer­po que­de en lí­nea rec­ta con el piso. Re­pi­te las ve­ces ne­ce­sa­rias du­ran­te un mi­nu­to.

Sen­ta­di­llas de su­mo pa­ra una cin­tu­ra de­fi­ni­da. Pon­te de pie con las pier­nas se­pa­ra­das y las ma­nos de­trás de la ca­be­za. Fle­xio­na las ro­di­llas y ba­ja tu cuer­po pa­ra ha­cer una sen­ta­di­lla.

Re­gre­sa a la po­si­ción ini­cial, pe­ro ele­va una ro­di­lla y tra­ta de to­car­la con tu co­do. Ba­ja la pier­na y re­pi­te la sen­ta­di­lla. Haz to­dos los mo­vi­mien­tos que pue­das en un mi­nu­to, al­ter­nan­do la pier­na.

For­ta­le­ce glú­teos y ca­de­ras. Pá­ra­te de­re­cha con los pies jun­tos y las ma­nos de­trás de la ca­be­za. Con­trae el ab­do­men y des­li­za una pier­na ha­cia un la­do pa­ra ha­cer un des­plan­te la­te­ral. Pa­ra no las­ti­mar­te fle­xio­na un po­co tu tor­so ha­cia de­lan­te. Re­gre­sa a la po­si­ción ini­cial y re­pi­te las ve­ces que pue­das en un mi­nu­to, al­ter­nan­do la pier­na.

Es­ti­ra la es­pal­da. Acués­ta- te bo­ca arri­ba con los bra­zos ex­ten­di­dos for­man­do una cruz. Le­van­ta un po­co las pier­nas y fle­xio­na las ro­di­llas ha­cia tu pe­cho. Ba­ja len­ta­men­te las pier­nas ha­cia el la­do de­re­cho, sin mo­ver el tor­so y los bra­zos. Re­gre­sa a la po­si­ción y haz­lo del otro la­do. Rea­li­za to­das las re­pe­ti­cio­nes que pue­das en un mi­nu­to. Pue­des re­pe­tir es­ta ru­ti­na de ejer­ci­cio tres ve­ces pa­ra lo­grar un me­jor re­sul­ta­do. Re­cuer­da que pue­des uti­li­zar una col­cho­ne­ta o es­te­ra pa­ra evi­tar el con­tac­to con el piso frío.

Si eres una per­so­na que ha prac­ti­ca­do yo­ga al­gu­na vez en tu vi­da, no­ta­rás que una se­sión de es­tas tie­ne mu­chas si­mi­li­tu­des.

Y tú, ¿Cuán­tas ve­ces ha­ces ejer­ci­cio por la ma­ña­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.