Har­boe, Veloso y la con­tra­cam­pa­ña

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Los que leí­mos las de­cla­ra­cio­nes del se­na­dor Har­boe, es­ta vez, re­fe­ri­das a la can­di­da­tu­ra de Jaime Veloso en Tu­ca­pel, (el día an­te­rior lo ha­bía­mos leí­do en otro ám­bi­to, el de su Par­ti­do, el PPD, se­ña­lan­do que “…ten­go du­das de vol­ver­me a ins­cri­bir en el PPD…”), nos pa­re­ció a “re­tro­ex­ca­va­do­ra”, esa fra­se po­co afor­tu­na­da, que anun­cia­ba su de­ter­mi­na­ción, de ha­cer “con­tra­cam­pa­ña” en con­tra de Veloso, por­que ha­bía co­me­ti­do el pe­ca­do mor­tal de “cam­biar­se a Tu­ca­pel”, co­mo si es­to fue­ra una no­ve­dad. Más bien po­dría ha­ber­se mo­les­ta­do que a Veloso lo ha­yan ins­cri­to en Los Án­ge­les pa­ra una pri­ma­ria en cir­cuns­tan­cia que su al­ma, es­tá en Tu­ca­pel.

El ser­vi­cio pú­bli­co, ne­ce­sa­ria­men­te, re­quie­re de ac­ti­tu­des con­se­cuen­tes en su fun­ción, so­bre to­do cuan­do, ha ha­bi­do un com­pro­mi­so san­cio­na­do elec­to­ral­men­te de por me­dio. Por eso, el se­na­dor Ruiz Es­qui­de, ale­ga­ba mu­cho con­tra quie­nes eran ele­gi­dos por un Par­ti­do y al po­co an­dar, se “da­ban vuel­ta la cha­que­ta”, re­nun­cian­do a la co­lec­ti­vi­dad que ha­bía con­fia­do en él, lo ha­bía pre­sen­ta­do co­mo uno de los su­yos a la ciu­da­da­nía, jun­tos triun­fa­ron, asu­mien­do un car­go de re­le­van­cia ins­ti­tu­cio­nal. En ver­dad, no to­mé muy en cuen­ta las opi­nio­nes de mi ex co­le­ga se­na­dor, sin em­bar­go, ad­quie­ren sen­ti­do, so­bre to­do en mo­men­tos que se ne­ce­si­tan per­so­ne­ros que el vo­tan­te lo aco­gió en un ho­gar co­no­ci­do. De aquí sur­gió mi in­quie­tud con res­pec­to a Har­boe. No era po­si­ble que en 24 ho­ras hu­bie­se dos Har­boe. Ayer anun­cian­do que se­gu­ra­men­te de­ja­ba su par­ti­do, sin pe­dir dis­cul­pa al­gu­na a sus elec­to­res por, “ha­cer­los le­sos” y al día si­guien­te, mo­les­to con Veloso por­que iba de can­di­da­to en una co­mu­na, que siem­pre la de­fi­nió en­tre sus ami­gos, “el al­ma de mi ser­vi­cio pú­bli­co”. En lo prin­ci­pal Veloso, no se fue de su par­ti­do, por lo tan­to, no es­tá ha­cien­do le­so a na­die. Si la op­ción dis­pues­ta por RN, pa­ra que es­tu­vie­ra en la pri­ma­ria en Los Án­ge­les, lo ubi­có en se­gun­do lu­gar, es cul­pa de RN no­más y de na­die más, ni si­quie­ra de Veloso, que sim­ple­men­te cum­plió co­mo buen mi­li­tan­te con una apues­ta elec­to­ral y pun­to. Que al­gu­nos di­rec­ti­vos hi­cie­ron de­cla­ra­cio­nes inade­cua­das de­bien­do des­de­cir­se más ade­lan­te, eso no cul­pa a la per­so­na. Por lo tan­to, mi re­co­men­da­ción, al se­na­dor Har­boe, a quien es­ti­mo, y él lo sa­be, de­be, en pri­mer lu­gar, re­ti­rar la “re­tro­ex­ca­va­do­ra” que ins­ta­ló en es­te de­ba­te, guar­dar si­len­cio has­ta su re­so­lu­ción per­so­nal, man­te­ner­se o no en el PPD, ve­nir un po­co más a la zo­na, (hay que evi­tar trans­for­mar­se en “Cho­roy”), aho­ra, en una ac­ti­tud po­si­ti­va, y a su vez, con­fiar en que el elec­to­ra­do de Tu­ca­pel, de­fi­ni­rá por quien vo­tar. Si es­ti­ma que su can­di­da­to es me­jor que otros, ten­drá la ca­pa­ci­dad de de­mos­trar­lo, pe­ro pro­cla­mar, “ha­ré una con­tra­cam­pa­ña”, re­cuer­da al se­na­dor Quin­ta­na que tam­bién pro­cla­mó la “re­tro­ex­ca­va­do­ra”, co­mo ins­tru­men­to vá­li­do de go­bierno y eso pa­ra Har­boe, no tie­ne sen­ti­do, por­que ya anun­ció que quie­re de­jar el par­ti­do de Quin­ta­na, o más bien de Gi­rar­di. Y bueno, si lo de­ja, bien­ve­ni­do al mun­do de las ideas y no de las má­qui­nas mo­le­do­ras de sue­lo.

No era po­si­ble que en 24 ho­ras hu­bie­se dos Har­boe. Ayer anun­cian­do que se­gu­ra­men­te de­ja­ba su par­ti­do, sin pe­dir dis­cul­pa al­gu­na a sus elec­to­res por, “ha­cer­los le­sos” y al día si­guien­te, mo­les­to con Veloso por­que iba de can­di­da­to en una co­mu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.