INDH: ta­reas pen­dien­tes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Max Sil­va Ab­bott Aca­dé­mi­co de Fa­cul­tad de De­re­cho Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Re­cien­te­men­te ha asu­mi­do co­mo nue­vo di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos el abo­ga­do Bra­nis­lav Ma­re­lic Ro­kov, quien cuen­ta con una vas­ta ex­pe­rien­cia en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos en del Sis­te­ma In­te­ra­me­ri­cano, y re­em­pla­za a Lorena Fríes, quien os­ten­ta­ba el car­go des­de la crea­ción de es­te or­ga­nis­mo en 2010.

Sien­do los de­re­chos hu­ma­nos un te­ma in­elu­di­ble pa­ra nues­tras so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas, la exis­ten­cia de or­ga­nis­mos abo­ca­dos a su pro­mo­ción y pro­tec­ción es siem­pre ne­ce­sa­ria, a con­di­ción de que su pro­ce­der sea rea­li­za­do “de ma­ne­ra au­tó­no­ma, in­de­pen­dien­te y rea­lis­ta”, se­gún ex­pre­sa el INDH en su vi­sión. O, si se pre­fie­re, que no reali­ce su la­bor bus­can­do fi­gu­ra­ción o ré­di­tos po­lí­ti­cos, sino que se abo­que real­men­te a las si­tua­cio­nes don­de la vul­ne­ra­ción de es­tos de­re­chos re­sul­te ma­yor, aun­que esa la­bor sea re­la­ti­va­men­te ig­no­ra­da por la ciu­da­da­nía o no apa­rez­ca en los me­dios.

El INDH ha ad­qui­ri­do no­to­rie­dad so­bre to­do por su ac­cio­nar con­tra Ca­ra­bi­ne­ros y su ac­tuar en ma­ni­fes­ta­cio­nes de di­ver­sos gru­pos de la sociedad ci­vil, si­tua­ción que no ha de­ja­do de pro­du­cir po­lé­mi­ca en aten­ción a los des­ma­nes y da­ños que va­rios par­ti­ci­pan­tes en di­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes han pro­du­ci­do. Sin em­bar­go, a nues­tro jui­cio exis­te una no­ta­ble omi­sión del INDH que no pue­de pa­sar­se por al­to, re­fe­ri­da a vio­la­cio­nes mu­cho más gra­ves y con­ti­nua­das a los de­re­chos hu­ma­nos co­mo la dra­má­ti­ca y ver­gon­zo­sa si­tua­ción del Sename y los 185 me­no­res que han muer­to en la úl­ti­ma dé­ca­da, ci­fra que al­gu­nos ele­van in­clu­so a 477.

An­te es­ta si­tua­ción, no pue­de me­nos que lla­mar la aten­ción el ab­so­lu­to mu­tis­mo que ha te­ni­do es­te or­ga­nis­mo. Nues­tros ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes son el fu­tu­ro del país y su si­tua­ción de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad de­bie­ra ser prio­ri­dad pa­ra el INDH. Más allá de la in­ter­pe­la­ción a la mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co y una even­tual acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal, de­bie­ran to­mar­se me­di­das ra­di­ca­les y per­ma­nen­tes pa­ra evi­tar que si­tua­cio­nes co­mo es­tas se re­pi­tan.

Cla­ra­men­te el INDH po­dría rea­li­zar una en­co­mia­ble la­bor a es­te res­pec­to, ya que uno de sus ob­je­ti­vos, se­gún de­cla­ra en su pá­gi­na web, es “ar­ti­cu­lar a ni­vel na­cio­nal un sis­te­ma efi­caz de se­gui­mien­to y de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos” y “ase­so­rar y coope­rar con or­ga­nis­mos pú­bli­cos y de la sociedad ci­vil, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, en la pro­mo­ción, pro­tec­ción y vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos.”

Es­ta es, pues, una cru­cial e im­pos­ter­ga­ble ta­rea pen­dien­te pa­ra el INDH: preo­cu­par­se por nues­tros ni­ños ( y tam­bién personas mayores, personas con dis­ca­pa­ci­dad, etc.) quie­nes mu­chas ve­ces ven vul­ne­ra­dos sus de­re­chos a dia­rio de ma­ne­ra dra­má­ti­ca.

Una no­ble ta­rea que po­dría ini­ciar su nue­vo di­rec­tor.

Exis­te una no­ta­ble omi­sión del INDH que no pue­de pa­sar­se por al­to, re­fe­ri­da a vio­la­cio­nes mu­cho más gra­ves y con­ti­nua­das a los de­re­chos hu­ma­nos co­mo la dra­má­ti­ca y ver­gon­zo­sa si­tua­ción del Sename y los 185 me­no­res que han muer­to en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.