Cuan­do sur­gen tan­tas his­to­rias, es preo­cu­pan­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Lo cier­to es que el hos­pi­tal de Los Án­ge­les, re­cien­te­men­te acre­di­ta­do por el gran tra­ba­jo que rea­li­zan en ma­te­ria de sa­lud pú­bli­ca, de­be ve­lar y exi­gir que los pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos que se eje­cu­tan, ten­gan por so­bre to­do, una gran éti­ca y em­pa­tía con sus pa­cien­tes. El gran flu­jo de aten­cio­nes y la ru­ti­na ma­si­va a ve­ces, po­dría ge­ne­rar que eso se pierda, lo que no pue­de ser.

No se sa­be si es men­ti­ra o si efec­ti­va­men­te al­go an­da mal. Así se pue­den in­fe­rir los tes­ti­mo­nios que sur­gen en oca­sio­nes, cuan­do se plan­tean erro­res en los sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud. El día de ayer, la jue­za Su­san Se­púl­ve­da Cha­ca­ma, del Juz­ga­do de Fa­mi­lia de Los Án­ge­les, plan­teó el te­ma de la vio­len­cia obs­té­tri­ca, con­cep­to que es prác­ti­ca­men­te nue­vo en la pa­les­tra pú­bli­ca, pe­ro que sin lu­gar a du­das, es muy preo­cu­pan­te, ya que tie­ne que ver con el tra­to que re­ci­ben las mu­je­res, en uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de sus vi­das, dar a luz.

Par­te de las pre­gun­tas plan­tea­das por la pro­fe­sio­nal, fue­ron: “¿El per­so­nal de Sa­lud ha­cía co­men­ta­rios iró­ni­cos, des­ca­li­fi­ca­do­res o en tono de chis­te acer­ca de su com­por­ta­mien­to?; ¿ La tra­ta­ron con so­bre­nom­bres ( gor­da) o di­mi­nu­ti­vos ( gor­di­ta-ma­mi­ta-hi­ji­ta) co­mo si fue­ra una ni­ña in­ca­paz de com­pren­der los pro­ce­sos por los cua­les es­ta­ba atra­ve­san­do?; ¿ Fue cri­ti­ca­da por llo­rar o gri­tar de do­lor, emo­ción, ale­gría, du­ran­te el tra­ba­jo de par­to y/o el par­to?; ¿Le fue di­fí­cil o im­po­si­ble pre­gun­tar o ma­ni­fes­tar sus mie­dos o in­quie­tu­des por­que no le res­pon­dían o lo ha­cían de ma­la ma­ne­ra?”.

In­me­dia­ta­men­te pu­bli­ca­da en las re­des so­cia­les, las vi­si­tas so­bre el te­ma su­pe­raron las 600 lec­tu­ras y jun­to con ello, se plan­tea­ron tes­ti­mo­nios que re­ve­lan su­pues­tos ma­los tra­tos fren­te a las mu­je­res que es­tán en es­tas con­di­cio­nes.

Res­pec­to al te­ma, no han exis­ti­do de­nun­cias en ma­sa so­bre un su­pues­to reite­ra­do mal­tra­to a las mu­je­res al in­te­rior del hos­pi­tal an­ge­lino, por lo que exis­ten cla­ra­men­te dos al­ter­na­ti­vas.

La pri­me­ra es que las mu­je­res afec­ta­das no de­nun­cian y pre­fie­ren de­jar to­do atrás, lo im­por­tan­te es la lle­ga­da del nue­vo hi­jo y na­da de­be em­pa­ñar lo que pa­sa, pe­ro po­si­ble­men­te pue­de exis­tir por par­te de al­gu­nos pro­fe­sio­na­les del cen­tro asis­ten­cial un error de pro­ce­di­mien­to fren­te a los co­men­ta­rios y pa­la­bras que emi­ten du­ran­te el tra­ba­jo de par­to de las madres.

La se­gun­da, es que la sen­si­bi­li­dad del pro­ce­so de dar a luz, sen­si­bi­li­ce en ex­ce­so y se ma­len­tien­dan las pa­la­bras di­chas por los pro­fe­sio­na­les. Y no se con­si­de­ra que es­to sea un de­li­to, ade­más que es muy di­fí­cil de acre­di­tar.

Sea cual sea el ca­so, lo cier­to es que el hos­pi­tal de Los Án­ge­les, re­cien­te­men­te acre­di­ta­do por el gran tra­ba­jo que rea­li­zan en ma­te­ria de sa­lud pú­bli­ca, de­be ve­lar y exi­gir que los pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos que se eje­cu­tan, ten­gan por so­bre to­do, una gran éti­ca y em­pa­tía con sus pa­cien­tes. El gran flu­jo de aten­cio­nes y la ru­ti­na ma­si­va a ve­ces, po­dría ge­ne­rar que eso se pierda, lo que no pue­de ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.