Se­gu­ri­dad la­bo­ral a toda prue­ba

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les que de­be te­ner toda em­pre­sa que exis­ta en nues­tro país, es ve­lar por un pro­ce­so de se­gu­ri­dad en las fae­nas que se rea­li­zan, de tal ma­ne­ra que nun­ca se ten­ga que pa­sar por si­tua­cio­nes de com­ple­ji­dad que afec­ten a los tra­ba­ja­do­res. De­trás de ellos exis­ten fa­mi­lias o pro­ba­ble­men­te, más personas que sub­sis­ten con esas re­mu­ne­ra­cio­nes.

El pro­ble­ma es cuan­do, por aba­ra­tar cos­tos, se op­ta por no cum­plir con la nor­ma­ti­va. Ha­ce unos días por las re­des so­cia­les, un tra­ba­ja­dor de­nun­cia­ba que un em­plea­dor los es­ta­ba obli­gan­do a cum­plir sus ta­reas en al­tu­ra, sin te­ner la pro­tec­ción de­bi­da. Lo cu­rio­so es que las ór­de­nes pro­ve­nían di­rec­ta­men­te del pre­ven­cio­nis­ta de ries­gos.

Es­tos he­chos, pe­se a des­co­no­cer­se y a no ser de­nun­cia­dos por los tra­ba­ja­do­res, exis­ten en par­te de la in­dus­tria, sin que se pue­dan to­mar me­di­das, ya que al mo­men­to de pre­sen­tar es­tas que­jas, se op­ta por re­pre­sa­lias.

La nor­ma­ti­va de la in­dus­tria, de­be ir in­clu­so más allá de la ley, pa­ra que de es­ta ma­ne­ra se vea una preo­cu­pa­ción de las em­pre­sas por sus co­la­bo­ra­do­res.

Chi­le ne­ce­si­ta más que nun­ca que sus tra­ba­ja­do­res sean dig­ni­fi­ca­dos y cui­da­dos. Ac­tual­men­te la dis­cu­sión país es­tá cen­tra­da en sus pen­sio­nes, pe­ro es­ta es la pun­ta del ice­berg res­pec­to a los pro­ble­mas que hay en di­ver­sas ma­te­rias.

La se­gu­ri­dad tie­ne dos va­ria­bles, la res­pon­sa­bi­li­dad del pro­pio tra­ba­ja­dor y la de la com­pa­ñía. Pe­ro no se pue­de per­mi­tir que una per­so­na sea obligada a ex­po­ner­se a ries­gos por te­mas de pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.