Las lá­gri­mas de Ca­mi­la

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cris­tó­bal Be­llo­lio

Las lá­gri­mas que de­rra­mó Ca­mi­la Va­lle­jo du­ran­te la in­ter­pe­la­ción a la mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co fue­ron ge­nui­nas. La dipu­tada flo­ri­da­na es­ta­ba vi­si­ble­men­te emo­cio­na­da re­cor­dan­do las con­di­cio­nes de pre­ca­rie­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad de los ni­ños del Sename. Co­mo ma­dre, su­gi­rió, es­tos te­mas le do­lían el al­ma. No fue show ni pues­ta en es­ce­na. Va­lle­jo fue sin­ce­ra.

Tam­bién pa­re­ce sin­ce­ra la preo­cu­pa­ción que el dipu­tado Gior­gio Jack­son ha mos­tra­do por los pro- ble­mas de la car­te­ra de Jus­ti­cia. A pe­sar de dis­cre­par con la de­re­cha, el le­gis­la­dor de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca se su­mó a la in­ter­pe­la­ción. No se­ría des­ca­be­lla­do que se su­ma­ra a la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal en con­tra de Blan­co.

Sin em­bar­go, ni las lá­gri­mas ni las de­cla­ra­cio­nes de bue­na vo­lun­tad son su­fi­cien­tes. Si bien es in­ne­ga­ble que la cri­sis del Sename des­nu­da un pro­ble­ma es­truc­tu­ral en la ma­ne­ra que el Es­ta­do li­dia con sus ni­ños en aban­dono y mar­gi­na­li­dad -y por tan­to re­quie­re re­fle­xio­nes a lar­go pla­zo- tam­bién es cier­to que -en el cor­to pla­zo- lo que se ne­ce­si­ta son re­cur­sos.

La­men­ta­ble­men­te, los re­cur­sos son es­ca­sos. Go­ber­nar im­pli­ca prio­ri­zar el gas­to. La con­tin­gen­cia im­po­ne cier­tas ur­gen­cias po­lí­ti­cas, evi­den­te­men­te. Pe­ro si real­men­te es­ta­mos preo­cu­pa­dos de nues­tros ni­ños ol­vi­da­dos en­ton­ces de­be­ría exis­tir un com­pro­mi­so real de prio­ri­zar el gas­to en me­jo­rar las con­di­cio­nes en las que ope­ra el Sename.

Tan­to Va­lle­jo co­mo Jack­son han si­do pro­ta­go­nis­tas de la de­man­da por gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria. Se tra­ta sin du­da de una de­man­da le­gí­ti­ma. Pe­ro co­rres­pon­de pre­gun­tar­se si aca­so no pa­li­de­ce de fri­vo­li­dad an­te la realidad so­cial de mi­les de ni­ños cu­yas ne­ce­si­da­des son mu­cho más básicas. Por su­pues­to, se pue­de ca­mi­nar y mas­car chi­cle. Tam­po­co hay una in­com­pa­ti­bi­li­dad ideo­ló­gi­ca en­tre am­bos an­he­los. Pe­ro Chi­le no es un país ri­co. Aun­que re­sul­te di­fí­cil, hay que de­ci­dir qué ha­cer con los es­ca­sos pe­sos del baúl fis­cal. No só­lo es una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca, sino mo­ral.

Se­ría real­men­te de­ci­dor si am­bos dipu­tados ma­ni­fes­ta­ran, por ejem­plo, que es­tán dis­pues­tos a prio­ri­zar el gas­to en los ni­ños del Sename an­tes que el pre­su­pues­to de gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria. En otras pa­la­bras, hay que po­ner la pla­ta don­de po­ne­mos nues­tras lá­gri­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.