En “tie­rra de na­die” so­li­ci­tud pehuen­che de ser in­clui­dos en Me­sa de Diá­lo­go

El pre­si­den­te pro­vin­cial del PS y con­se­je­ro re­gio­nal, em­pla­zó una pron­ta res­pues­ta del go­bierno.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Prác­ti­ca­men­te en “tie­rra de na­die” se en­cuen­tra la pe­ti­ción del je­fe comunal de Al­to Bio­bío, Ni­val­do Pi­ña­leo, y de di­ver­sos lí­de­res an­ces­tra­les pehuen­ches, en ser in­clui­dos en la Me­sa de Diá­lo­go en La Arau­ca­nía.

Lo an­te­rior, por­que a pe­sar de una pri­me­ra res­pues­ta fa­vo­ra­ble de uno de los in­te­gran­tes de la ci­ta­da ins­tan­cia, el aca­dé­mi­co de la UFRO, Jor­ge Pinto, en un con­tac­tó pos­te­rior con el vo­ce­ro ofi­cial de la Me­sa, el obis­po de Te­mu­co, Héc­tor Var­gas, se des­car­tó la me­di­da, ar­gu­men­tan­do que “la com­po­si­ción de la me­sa es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del go­bierno”.

Es­ta res­pues­ta re­sul­tó con­tra­dic­to­ria da­do que La Tribuna in­ten­tó co­no­cer pri­me­ro el pro­nun­cia­mien­to del in­ten­den­te de La Arau­ca­nía, Andrés Jouan­net, sin em­bar­go, su en­car­ga­do de pren­sa ma­ni­fes­tó -en su opor­tu­ni- dad- que to­do lo que tu­vie­ra re­fe­ren­cia a la Me­sa era de com­pe­ten­cia de su vo­ce­ro.

Es por ello, que du­ran­te la jor­na­da de ayer se in­ten­tó con­ver­sar con la má­xi­ma au­to­ri­dad de la no­ve­na re­gión, no obs­tan­te, no se pu­do lo­grar el con­tac­to an­tes del cie­rre de la edi­ción, ya que se en­con­tra­ba en la re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

A to­do lo an­te­rior, se su­ma la res­pues­ta da­da por el go­ber­na­dor pro­vin­cial de Bio­bío en una en­tre­vis­ta pa­sa­da con nues­tro me­dio es­cri­to, en don­de pre­ci­só que es­to era com­pe­ten­cia de las au­to­ri­da­des cen­tra­les, sin em­bar­go, ase­gu­ró que ha­ría lle­gar los re­que­ri­mien­tos.

An­te es­ta fal­ta de res­pues­ta del eje­cu­ti­vo a la pe­ti­ción del pue­blo pehuen­che, se le con­sul­tó la opi­nión al pre­si­den­te pro­vin­cial del PS y con­se­je­ro re­gio­nal, Ma­rio mo­ra­les.

Fue así que Mo­ra­les ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de en­tre­gar un pro­nun­cia­mien­to cla­ro al te­ma, sos­te­nien­do que “a mí me pa­re­ce que eso me­re­ce una res­pues­ta des­de to­dos los ám­bi­tos. Una pe­ti­ción de una me­sa de diá­lo­go de­be ser aten­di­da, de­be ser es­cu­cha­da y así ini­ciar las con­ver­sa­cio­nes pa­ra en­con­trar los pun­tos de en­cuen­tro, ya sea una me­sa na­cio­nal o re­gio­nal, pe­ro de­be en­tre­gar­se una pos­tu­ra”, en­fa­ti­zó.

Con­sul­ta­do so­bre quién es el res- pon­sa­ble de en­tre­gar la de­ci­sión de in­cluir o no a los pehuen­ches, el pre­si­den­te pro­vin­cial del PS ex­pre­só que “yo creo que el go­bierno tie­ne que es­cu­char es­ta pe­ti­ción y ha­cer­se car­go. Es­to es un te­ma de país que no se re­suel­ve en pe­que­ño, no de la co­mu­na, tam­po­co de la re­gión, ya que es un te­ma –reite­ro­que se ne­ce­si­ta un con­sen­so na­cio­nal. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio en­tre­gar una res­pues­ta a es­te em­pla­za­mien­to que ha­ce el pue­blo pehuen­che”, sen­ten­ció.

Por úl­ti­mo, el co­re lo­cal va­lo­ró que las co­mu­ni­da­des pehuen­ches se in­cli­nen por ins­tan­cias de diá­lo­go, ele­men­to que con­si­de­ró re­fuer­za la ne­ce­si­dad de un pron­to pro­nun­cia­mien­to de las au­to­ri­da­des.

“A mí me pa­re­ce que eso me­re­ce una res­pues­ta des­de to­dos los ám­bi­tos. Una pe­ti­ción de una me­sa de diá­lo­go de­be ser aten­di­da, de­be ser es­cu­cha­da. E ini­ciar las con­ver­sa­cio­nes pa­ra en­con­trar los pun­tos de en­cuen­tro, ya sea una me­sa na­cio­nal o re­gio­nal, pe­ro de­be en­tre­gar­se una pos­tu­ra”. Ma­rio Mo­ra­les, pre­si­den­te pro­vin­cial del PS y co­re.

EL CO­RE LO­CAL va­lo­ró que las co­mu­ni­da­des pehuen­ches bus­quen ins­tan­cias de diá­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.