In­ves­ti­gan ne­gli­gen­cia: diag­nos­ti­ca­do con do­lor mus­cu­lar fa­lle­ce de in­far­to

La pa­re­ja acu­sa, ade­más, que re­ci­bie­ron ma­los tra­tos al in­sis­tir en una pron­ta aten­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Ape­sar que aún no se so­bre­po­ne al do­lor de per­der a su pa­re­ja, María Belén San­hue­za, in­ten­ta re­la­tar con su­mo de­ta­lle la jor­na­da del do­min­go 5 de ju­nio, cuan­do un po­si­ble error de diag­nós­ti­co le ha­bría cos­ta­do la vi­da a su con­vi­vien­te, Luis Chá­vez (39).

Se­gún su na­rra­ción, to­do se ori­gi­nó cuan­do Chá­vez pre­sen­tó un fuer­te do­lor en el pe­cho y el bra­zo iz­quier­do, si­tua­ción que hi­zo lle­var­lo de in­me­dia­to a la Aten­ción de Ur­gen­cia del Hos­pi­tal de Hué­pil.

Al lle­gar al lu­gar cer­ca las 6:30 de la ma­ña­na, los en­car­ga­dos de la aten­ción le di­je­ron que te­nían que es­pe­rar, pues se en­con­tra­ban aten­dien­do otro pro­ce­di­mien­to, -apa­ren­te­men­te- por un hom­bre que ha­bría si­do apu­ña­la­do.

Tras una es­pe­ra de más de una ho­ra, la mujer in­sis­tió to­can­do la puer­ta del lu­gar, ya que su pa­re­ja se re­tor­cía del do­lor, an­te lo cual un téc­ni­co en en­fer­me­ría del lu­gar ac­ce­dió con ma­los mo­dos a to­mar­le los sig­nos vi­ta­les, ase­gu­ran­do que su con­di­ción no man­te­nía nin­gu­na gra­ve­dad.

Lue­go de ese per­can­ce, a las 7:45 de la ma­ña­na fue fi­nal­men­te aten­di­do por un doc­tor del plan­tel mé­di­co, sin em­bar­go, no pasaron más de 5 mi­nu­tos, cuan­do fue enviado a su ho­gar con un diag­nós­ti­co mé­di­co de “do­lor mus­cu­lar por aduc­ción”, sien­do so­la­men­te in­yec­ta­do por el ci­ta­do cua­dro. A pe­sar de los do­lo­res con­fia­ron en la res­pues­ta del mé­di­co, re­tor­nan­do a su ho­gar.

Ya en el lu­gar los sín­to­mas per­sis­tían, sin em­bar­go, la tran­qui­li­dad del diag­nós­ti­co los hi­zo man­te­ner la cal­ma. Fue así que el hom­bre se re­cos­tó unos mi­nu­tos y be­bió un po­co de le­che, mien­tras su pa­re­ja ha­cia sus la­bo­res en la co­ci­na.

Toda es­ta tran­qui­li­dad cam­bió de gol­pe 10 mi­nu­tos des­pués, cuan­do la mujer re­tor­nó a ver có­mo se­guía su con­vi­vien­te, ha­llán­do­lo es­ti­ra­do en la ca­ma con es­ca­sos sig­nos vi­ta­les.

Es­ta si­tua­ción mo­ti­vó que la pa­re­ja so­li­ci­ta­ra de in­me­dia­to ayu­da a sus ve­ci­nos pa­ra tras­la­dar­lo al hos­pi­tal de la co­mu­na, arri­ban­do a las 8:20 de la ma­ña­na en don­de tras va­nos es­fuer­zos, el hom­bre fa­lle­ció por un in­far­to agu­do al mio­car­dio.

OB­JE­TI­VO DE LA DE­NUN­CIA

Con­sul­ta­da so­bre la fi­na­li­dad de la de­nun­cia, la pa­re­ja sos­tu­vo que “es­pe­ro sim­ple­men­te que se ha­ga jus­ti­cia por la muer­te de mi con­vi­vien­te, la que só­lo se lo­gra­rá con la remoción de los 2 pro­fe­sio­na­les que no se per­ca­ta­ron de la gra­ve­dad de su pa­to­lo­gía, muy por el con­tra­rio en­tre­ga­ron un diag­nós­ti­co to­tal- men­te erra­do”, re­sal­tó.

RES­PUES­TA DE SER­VI­CIO DE SA­LUD BIO­BÍO

Des­de la en­ti­dad res­pon­die­ron que tras el fa­lle­ci­mien­to de, Luis Chá­vez, la di­rec­ción del re­cin­to so­li­ci­tó una au­di­to­ría mé­di­ca al Ser­vi­cio de Sa­lud Bio­bío, con el fin de de­fi­nir des­de el pun­to de vis­ta clí­ni­co, las cau­sas del fa­lle­ci­mien­to.

Por otro la­do, cons­ta­ta­ron que el pa­sa­do 4 de agos­to se in­gre­só un re­cla­mo a la OIRS del es­ta­ble­ci­mien­to, di­ri­gi­do a dos fun­cio­na­rios cu­ya res­pues­ta es­tá sien­do ges­tio­na­da den­tro del pla­zo le­gal de 20 días há­bi­les.

Por úl­ti­mo, sos­tu­vie­ron que es­pe­ran cla­ri­fi­car las cau­sas del de­ce­so, pa­ra así res­pon­der y dar tran­qui­li­dad a la fa­mi­lia.

DES­DE LA DI­REC­CIÓN del plan­tel pi­die­ron una au­di­to­ría mé­di­ca al Ser­vi­cio de Sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.