In­for­mes fi­nan­cie­ros: un ac­to de fe

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ignacio Brio­nes Es­cue­la de Go­bierno Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

La Ley es­ta­ble­ce que los pro­yec­tos de ley del Eje­cu­ti­vo de­ben acom­pa­ñar­se de un in­for­me fi­nan­cie­ro so­bre su im­pac­to fis­cal a cua­tro años pla­zo. Un sano cri­te­rio pa­ra una to­ma de de­ci­sio­nes más in­for­ma­da del Con­gre­so so­bre las im­pli­can­cias pre­su­pues­ta­rias. La­men­ta­ble­men­te, en la prác­ti­ca, los in­for­mes fi­nan­cie­ros pa­re­cen res­pon­der más una for­ma­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va que a la cues­tión de fon­do.

Bas­ta re­vi­sar los múl­ti­ples in­for­mes de los úl­ti­mos 15 años pa­ra lle­gar a una tris­te con­clu­sión. En el me­jor de los ca­sos no son más que una ta­bla de do­ble en­tra­da con un pu­ña­do de nú­me­ros sin nin­gu­na ex­pli­ca­ción de­ta­lla­da. No hay su­pues­tos, no hay mo­de­los, no es­tán las series que sir­vie­ron de ba­se a los cálcu­los, no hay elas­ti­ci­da­des. Tam­po­co hay efec­tos fis­ca­les de se­gun­da vuel­ta. Y ni ha­blar de efec­tos en otras va­ria­bles fue­ra del era­rio pú­bli­co, por de­fi­ni­ción au­sen­tes.

Un pro­yec­to del ca­li­bre de la re­for­ma tri­bu­ta­ria de 2014 ilus­tra bien el pun­to. La su­pues­ta ma­yor re­cau­da­ción fue una ver­dad re­ve­la­da en una sim­ple ta­bla pe­ga­da en una pá­gi­na y me­dia. ¿Có­mo se cal­cu­la­ron los nú­me­ros? Has­ta hoy un mis­te­rio. ¿Y qué tal si la re­for­ma im­pac­ta­ba la in­ver­sión y, por esa vía, al cre­ci­mien­to y a los in­gre­sos fis­ca­les? ¿ Se con­si­de­ró esa ex­cén­tri­ca po­si­bi­li­dad? El in­for­me fi­nan­cie­ro no ofre­ce res­pues­ta a nin­gu­na de es­tas in­te­rro­gan­tes básicas.

Así con­ce­bi­dos, los in­for­mes fi­nan­cie­ros son una ca­ja ne­gra que de­ri­va en un ac­to de fe so­bre lo que el Eje­cu­ti­vo in­for­ma. Y el pro­ble­ma con los ac­tos de fe es que no ad­mi­ten ra­zo­nes. Al­go aten­di­ble a ni­vel de cre­dos per­so­na­les, pe­ro inacep­ta­ble en el de­ba­te pú­bli­co. Par­ti­cu­lar­men­te cuan­do ha­bla­mos de re­cur­sos pú­bli­cos que com­pi­ten por múl­ti­ples ne­ce­si­da­des.

Es ne­ce­sa­rio re­pen­sar nues­tros in­for­mes fi­nan­cie­ros. Al me­nos en aque­llos pro­yec­tos de ma­yor im­pac­to.

Un buen pun­to de par­ti­da se­ría obli­gar a pu­bli­car to­dos los da­tos, mo­de­los y su­pues­tos que sir­ven de ba­se pa­ra los cálcu­los. Es­to per­mi­ti­ría a la sociedad ci­vil re­pli­car los nú­me­ros y ha­cer de con­tra­pe­so. En se­gun­do tér­mino, es ne­ce­sa­rio di­men­sio­nar los efec­tos fis­ca­les mu­cho más allá de los cua­tro años que la ley man­da, cuan­ti­fi­cán­do­los en va­lor pre­sen­te pa­ra re­fle­jar los reales al­can­ces de lar­go pla­zo. Y tan­to me­jor si, co­mo ha pro­pues­to la co­mi­sión Ra­mos, se in­clu­ye­ra al­gu­na eva­lua­ción de im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad de los pro­yec­tos pa­ra di­men­sio­nar su cos­to más allá de lo fis­cal. Por úl­ti­mo, la ca­pa­ci­dad de es­cru­ti­nio del Con­gre­so me­jo­ra­ría si és­te dis­pu­sie­ra de una uni­dad au­tó­no­ma pa­ra che­quear las ci­fras en lu­gar de ser un me­ro re­cep­tor del Eje­cu­ti­vo.

To­do es­to ten­dría evi­den­tes be­ne­fi­cios pa­ra la ca­li­dad de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Al me­jo­rar la trans­pa­ren­cia y ca­pa­ci­dad de es­cru­ti­nio, el Eje­cu­ti­vo ten­dría más in­cen­ti­vos a ca­li­brar el im­pac­to fis­cal de sus pro­pues­tas y a di­se­ños más ri­gu­ro­sos. Y quien aprue­ba las le­yes se ha­ría más res­pon­sa­ble de los efec­tos de sus vo­ta­cio­nes. Sin du­da un po­de­ro­so an­tí­do­to an­te ten­ta­cio­nes populistas. Esas que siem­pre co­rren el ries­go de emer­ger cuan­do la dis­cu­sión pú­bli­ca re­po­sa en me­ros ac­tos de fe.

Un pro­yec­to del ca­li­bre de la re­for­ma tri­bu­ta­ria de 2014 ilus­tra bien el pun­to. La su­pues­ta ma­yor re­cau­da­ción fue una ver­dad re­ve­la­da en una sim­ple ta­bla pe­ga­da en una pá­gi­na y me­dia. ¿Có­mo se cal­cu­la­ron los nú­me­ros? Has­ta hoy un mis­te­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.