Fi­nan­cia­mien­to vía vou­cher: el sa­co ro­to del sis­te­ma edu­ca­ti­vo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­nuel Se­púl­ve­da Di­rec­tor de Po­lí­ti­ca Edu­ca­ti­va Edu­ca­ción 2020

En agos­to de 2014, el go­bierno pu­bli­có “el ma­pa de la Re­for­ma Edu­ca­cio­nal 2014”, do­cu­men­to que ex­pli­ca­ba có­mo se trans­for­ma­ría “el ac­tual mo­de­lo de edu­ca­ción —en­ten­di­do hoy co­mo un bien de con­su­mo— en un de­re­cho so­cial”. Allí se anun­cia­ba “un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to a ni­vel de la es­cue­la, que con­si­de­ra­rá los cos­tos fi­jos y la vul­ne­ra­bi­li­dad de los es­tu­dian­tes”, com­pro­me­tien­do su en­vío pa­ra el se­gun­do se­mes­tre del 2014.

Es ju­lio de 2016 y el de­ba­te es­tá se­cues­tra­do por la re­for­ma a la Edu­ca­ción Su­pe­rior. Las es­pe­ran­zas de con­tar con un nue­vo mo­de­lo de fi­nan­cia­mien­to es­co­lar se di­lu­yen. Sin em­bar­go, la dispu­ta en­tre el Eje­cu­ti­vo y al­gu­nos par­la­men­ta­rios ofi­cia­lis­tas re­su­ci­tó la dis­cu­sión so­bre la ur­gen­cia de mo­di­fi­car el fi­nan­cia­mien­to de la edu­ca­ción es­co­lar. En­ho­ra­bue­na.

Aho­ra, ¿por qué es im­por­tan­te mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra de fi­nan­cia­mien­to?

El mo­de­lo de sub­ven­ción vía asis­ten­cia o “vou­cher” en­tre­ga re­cur­sos a los co­le­gios se­gún el nú­me­ro de es­tu­dian­tes que día a día es­tán en cla­ses. El sis­te­ma fue ins­tau­ra­do en los 80, ba­jo la pre­mi­sa de que al dar re­cur­sos se­gún la asis­ten­cia de ni­ños y ni­ñas se ele­va­ría la ca­li­dad de la edu­ca­ción. Se creía que las fa­mi­lias ele­gi­rían los me­jo­res co­le­gios, em­pu­jan­do a los es­ta­ble­ci­mien­tos a com­pe­tir, y que la ló­gi­ca se­ría “si no soy el me­jor, per­de­ré ma­trí­cu­la y si pier­do de­ma­sia­da ma­trí­cu­la no con­se­gui­ré re­cur­sos pa­ra fun­cio­nar, lo que me obli­ga­rá a ce­rrar”. Un in­cen­ti­vo a la com­pe­ten­cia y a la efi­cien­cia del mer­ca­do.

Pe­ro la realidad es­tá le­jos de esa pre­mi­sa. El sis­te­ma de sub­ven­cio­nes en­tre­ga re­cur­sos va­ria­bles en una es­truc­tu­ra de cos­tos fi­jos. Si un alumno o alum­na no asis­te o aban­do­na el colegio, los re­cur­sos de la es­cue­la dis­mi­nu­yen, aun­que fi­nan­ciar esa sa­la de cla­ses cues­te lo mis­mo, per­ju­di­can­do a quie­nes per­ma­ne­cen en el es­ta­ble­ci­mien­to. Un es­tu­dio de Edu­ca­ción 2020 si­mu­ló el es­ce­na­rio fi­nan­cie­ro de los nue­vos Ser­vi­cios Lo­ca­les de Edu­ca­ción (que ad­mi­nis­tra­rán la edu­ca­ción pú­bli­ca cuan­do se aprue­be la des­mu­ni­ci­pa­li­za­ción) y con­clu­yó que, si bien los re­cur­sos com­pro­me­ti­dos por la Ca­rre­ra Do­cen­te y la Ley de In­clu­sión eli­mi­nan el dé­fi­cit del sis­te­ma pú­bli­co, la man­ten­ción del mo­de­lo vía vou­cher re­pro­du­ci­rá la inequi­dad fi­nan­cie­ra en­tre te­rri­to­rios. Al ana­li­zar los in­gre­sos, gas­tos y ma­trí­cu­la de ca­da Ser­vi­cio, se ob­ser­va que las bre­chas en los re­cur­sos dis­po­ni­bles por ca­da es­tu­dian­te po­drían ser has­ta de 23 ve­ces.

Es es­qui­zo­fré­ni­co, he­mos apro­ba­do re­cur­sos pa­ra pa­liar la deu­da que arras­tra la edu­ca­ción pú­bli­ca, sin preo­cu­par­nos de mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra de fi­nan­cia­mien­to que la ori­gi­na. Pa­ra re­for­mar la edu­ca­ción es im­pe­ra­ti­vo eli­mi­nar to­dos los pi­la­res que sos­tie­nen el mo­de­lo de mer­ca­do edu­ca­ti­vo. Que que­de cla­ro: no hay re­for­ma com­ple­ta sin un cam­bio en el fi­nan­cia­mien­to de la edu­ca­ción es­co­lar.

Pa­ra re­for­mar la edu­ca­ción es im­pe­ra­ti­vo eli­mi­nar to­dos los pi­la­res que sos­tie­nen el mo­de­lo de mer­ca­do edu­ca­ti­vo. Que que­de cla­ro: no hay re­for­ma com­ple­ta sin un cam­bio en el fi­nan­cia­mien­to de la edu­ca­ción es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.