Co­rrup­ción e hi­po­cre­sía

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

No hay una re­ce­ta pa­ra evi­tar que el po­der no co­rrom­pa a quie­nes tie­nen es­ta po­tes­tad, pe­ro el in­di­vi­duo que en­ca­be­za un li­de­raz­go, de­be an­te­po­ner la éti­ca an­te to­do, en­ten­dien­do que al en­su­ciar su nom­bre, man­cha el de sus pa­dres, su fa­mi­lia y to­do aquel que le in­cul­có los va­lo­res.

Si uno ana­li­za el es­pec­tro po­lí­ti­co ac­tual de nues­tro país, ya se es­tá ha­cien­do co­mún que nues­tros lí­de­res ten­gan re­la­cio­nes du­do­sas con em­pre­sas pri­va­das o que uti­li­zan fon­dos pú­bli­cos pa­ra asun­tos per­so­na­les, mien­tras, cuan­do se en­fren­tan a los mi­cró­fo­nos de la pren­sa, exi­gen más trans­pa­ren­cia alu­dien­do a los va­lo­res mo­ra­les, lo que es sin lu­gar a du­das, una co­ne­xión ver­gon­zo­sa en­tre la co­rrup­ción y la hi­po­cre­sía.

La pre­gun­ta que sur­ge en ba­se a es­te te­ma es ¿el po­der co­rrom­pe a las personas sí o sí? más que una fra­se cli­ché que más de al­gu­na vez us­ted ha es­cu­cha­do es­ti­ma­do lec­tor, es un te­ma que re­vis­te gran se­rie­dad, ya que só­lo con el ejem­plo de Chi­le, uno se da cuen­ta que al­go es­tá pa­san­do.

Los ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Til­burg en Ho­lan­da y de la Uni­ver­si­dad de North­wes­tern en Illi­nois en los Es­ta­dos Uni­dos, ana­li­za­ron es­te pro­ble­ma y sus re­sul­ta­dos son preo­cu­pan­tes.

En el in­for­me se se­ña­la que las personas con al­to po­der tie­nen una opi­nión a favor de la mo­ra­li­dad, pe­ro sin em­bar­go, no la prac­ti­can. De la mis­ma ma­ne­ra, in­di­ca que al­guien con al­to po­der jus­ti­fi­ca y mi­ni­mi­za sus erro­res, pe­ro con­de­na drás­ti­ca­men­te los erro­res de los de­más. Fi­nal­men­te y lo que es más preo­cu­pan­te el do­cu­men­to sos­tie­ne que “la gen­te con po­der creer que se jus­ti­fi­ca rom­per las re­glas, no só­lo por­que pue­den sa­lir­se con la su­ya, sino tam­bién por­que se sien­te en un ni­vel su­pe­rior y tie­nen de­re­cho a te­ner lo que quie­ren”.

Ba­jo los pa­rá­me­tros de es­te es­tu­dio, po­de­mos de­du­cir el es­ce­na­rio que hay en nues­tra po­lí­ti­ca na­cio­nal y por qué no, pro­vin­cial.

Es más fá­cil ju­gar a com­pe­tir en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos acer­ca de quién ha co­me­ti­do el peor error, en vez de asu­mir y re­sol­ver los pro­ble­mas. Es más fá­cil cul­par a la pren­sa o a los con­ten­do­res de des­ta­par los es­cán­da­los de co­rrup­ción, que dar la ca­ra y pe­dir per­dón y en­fren­tar los jui­cios po­lí­ti­cos y ju­di­cia­les. Es más fá­cil ase­gu­rar que exis­ten “ma­nos ne­gras” tra­tan­do de per­ju­di­car al lí­der del go­bierno, con­gre­so o mu­ni­ci­pio, en vez de es­tu­diar la ve­ra­ci­dad de los he­chos.

El re­sul­ta­do del es­tu­dio de es­tas pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des no ha­ce otro que com­pro­bar que sus re­sul­ta­dos no se ale­jan tan­to de la realidad país. Es co­sa de ver a los po­lí­ti­cos ac­tua­les.

Asi­mis­mo, la re­vis­ta Jour­nal of Ex­pe­ri­men­tal So­cial Psy­cho­logy, pu­bli­có un es­tu­dio si­mi­lar que sos­tie­ne que la gen­te con ba­jo es­ta­tus que lle­ga a ocu­par pues­tos de mu­cho po­der, tien­de a de­gra­dar a los de­más.

No hay una re­ce­ta pa­ra evi­tar que el po­der no co­rrom­pa a quie­nes tie­nen es­ta po­tes­tad, pe­ro el in­di­vi­duo que en­ca­be­za un li­de­raz­go, de­be an­te­po­ner la éti­ca an­te to­do, en­ten­dien­do que al en­su­ciar su nom­bre, man­cha el de sus pa­dres, su fa­mi­lia y to­do aquel que le in­cul­có los va­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.