Ven­die­ron mi mo­to y per­dí

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

El día 20 de mar­zo con fac­tu­ra N º 00447, emi­ti­da por la tien­da “Ser­vi­cio téc­ni­co y co­mer­cial Catalán y Del­ga­do li­mi­ta­da”.

Com­pré una cua­dri­mo­to a los so­cios de di­cha tien­da Cris­tó­bal Catalán y a Ger­mán Del­ga­do A.T.V. Mo­de­lo GTX 300 4x4, en la su­ma de $2.500.000 la que al muy po­co tiem­po su­frió un des­per­fec­to, a raíz de lo cual no fue po­si­ble ha­cer­la an­dar o fun­cio­nar más, mo­ti­vo por el cual acu­dí a ha­blar con am­bos so­cios con el fin que con­cu­rrie­ran a mi do­mi­ci­lio pa­ra su re­pa­ra­ción y, a su vez res­pon­der­me de tal si­tua­ción.

Pues bien, pasaron va­rios me­ses sin que lo hi­cie­ran, em­pe­cé a in­sis­tir has­ta que por fin con­cu­rrió a mi do­mi­ci­lio Ger­mán Del­ga­do a bus­car­la, pa­ra ac­ce­der a lo pe­di­do.

A los po­cos días pa­sé a la tien­da a sa­ber cuál era el des­per­fec­to y, am­bos so­cios me ma­ni­fes­ta­ron que era una pie­za elec­tró­ni­ca que ha­bía fa­lla­do y que en Chi­le no es­ta­ba, que ha­bían te­ni­do que en­car­gar­la a su país de ori­gen. Pos­te­rior­men­te de­jé pa­sar unos días y vol­ví a ha­cer la mis­ma con­sul­ta; pe­ro es­ta vez me ma­ni­fes­ta­ron que sí, ya es­ta­ba arre­gla­da. Al ver es­to yo les pe­dí que pa­ra mí era me­jor que la ven­die­ran, ya no me in­tere­sa­ba por el pro­ble­ma que ha­bía pre­sen­ta­do, ha­bien­do am­bos acep­ta­do lo pe­di­do.

Ac­to se­gui­do: pa­sé en dos opor­tu­ni­da­des y aún na­da ha­bía pa­sa­do al res­pec­to. De­jé pa­sar va­rios días y le con­sul­té de nue­vo a Cris­tó­bal Catalán y és­te me ma­ni­fies­ta “Buh ya ha­ce ra­to que la ven­di­mos”; pe­ro no me qui­so de­cir en cuán­to ni a quién, so­la­men­te a un se­ñor de San­ta Fe y que tam­bién le ha­bía que­da­do en pan­ne y que te­nían que traer­la de nue­vo pa­ra su re­pa­ra­ción, lo cu­rio­so ha si­do, que des­de ese en­ton­ces no he sa­bi­do más de mo­to ni de pla­ta has­ta hoy.

Ah, pe­ro se me ol­vi­da­ba al­go que el día es­te cuan­do lle­gué a la tien­da y Catalán me di­ce que ya la ha­bía ven­di­do, me di­ce tex­tual­men­te: por el va­lor que le fue ven­di­da us­ted tie­ne que lle­var­se 2 cua­dri­mo­tos más chi­cas y otro mo­de­lo de un va­lor de $900.000 c/u, y yo le ma­ni­fes­té que por qué se me es­ta­ba obli­gan­do a com­prar­le al­go que yo no que­ría, a lo cual me con­tes­ta Catalán que era la úni­ca ma­ne­ra que yo me pa­ga­ra de la que me ha­bía ven­di­do, a lo que yo le ma­ni­fes­té que si ya la ha­bían ven­di­do, lo co­rrec­to era que me die­ran la pla­ta.

Por con­se­cuen­cia de lo an­te­rior­men­te ex­pues­to, me vi en la obli­ga­ción de de­nun­ciar el he­cho a la Fis­ca­lía de Los Án­ge­les por me­dio de la PDI, pa­ra lo cual tu­ve que re­cu­rrir a los ser­vi­cios de re­pre­sen­ta­ción del abo­ga­do Juan Fran­cis­co Are­llano de Mulchén, pe­ro por des­gra­cia en la Fis­ca­lía me tro­pe­cé con la mis­ma pie­dra, con la fa­mo­sa nue­va Ley pro­ce­sal pe­nal, y con la po­tes­tad y atri­bu­cio­nes con lo que cuen­tan los se­ño­res fis­ca­les al­gu­nos di­go; pa­ra de­jar en la más su­cia y mu­grien­ta im­pu­ni­dad, tan­to mi ca­so co­mo otros.

En lo que a mí res­pec­ta, pu­de ver que a los des­ca­ra­dos impu­tados la Fis­ca­lía o fis­cal le otor­ga­ron de acuer­do a la ley un abo­ga­do de­fen­sor pa­ga­dos con pla­ta de to­dos los chi­le­nos que tri­bu­ta­mos, sin em­bar­go, yo es­toy pa­gan­do uno de mi pro­pio pe­cu­lio y la Fis­ca­lía les ha pro­por­cio­na­do abo­ga­dos a dos personas impu­tadas con una si­tua­ción mu­cho más me­jo­ra­da que la mía, has­ta sin me­diar cri­te­rio, con­cien­cia, equi­dad y sin re­cu­rrir al más mí­ni­mo es­pí­ri­tu de la ley, por en­de re­cu­rrí al Sr. Fis­cal Na­cio­nal con el fin de que to­ma­ra co­no­ci­mien­to de es­te he­cho, el cual de­ri­vó és­te re­cu­rri­do ca­so al fis­cal re­gio­nal pa­ra su co­no­ci­mien­to y fi­nes per­ti­nen­tes.

Es más, cuan­do di­go me tro­pe­cé con la mis­ma pie­dra es por­que en es­te ca­so me en­con­tré de nue­vo con el fis­cal Juan Carlos Var­gas As­tor­ga que fue el en­car­ga­do de la causa; el mis­mo que ha­ce al­gu­nos años atrás por un ca­so muy si­mi­lar a es­te lle­va­do a ca­bo en la Fis­ca­lía de Mulchén don­de me ex­pre­sa tex­tual­men­te: “Us­ted sir­vió en Ca­ra­bi­ne­ros en los años 73 tiem­po aquel en que us­te­des, los mi­li­cos, In­ves­ti­ga­cio­nes, jue­ces y has­ta al­gu­nos abo­ga­dos ha­cían lo que que­rían uso y abu­so; en ese en­ton­ces sus ex­pre­sio­nes me per­mi­tie­ron re­pre­sen­tar­le que sus di­chos no te­nían nin­gu­na re­la­ción con los he­chos y que no se mar­gi­na­ra.

Al ver la ac­ti­tud del fis­cal dio ori­gen de mi par­te a de­nun­ciar el he­cho al fis­cal na­cio­nal, el que de acuer­do al Art. 27 de la Ley 19.640 Or­gá­ni­ca Cons­ti­tu­cio­nal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, de­ri­va mi re­cla­mo a la Fis­ca­lía Re­gio­nal pa­ra su co­no­ci­mien­to y fi­nes a que pro­ce­dan.

La im­pu­ni­dad que go­zan es­tos dos des­ca­ra­dos so­cios, obe­de­ce tam­bién en gran par­te a que por in­for­ma­ción es­tric­ta­men­te re­ser­va­da, am­bos son ami­gos de­por­ti­vos del fis­cal por per­te­ne­cer a un gru­po de mo­to­que­ros, sien­do ver­dad pe­ro im­pro­ba­ble, por tra­tar­se de in­for­ma­ción re­ser­va­da, por lo que na­da se pue­de ha­cer, que por ley no se po­dría ins­truir una in­ves­ti­ga­ción su­ma­ria con el fin de es­cla­re­cer los he­chos. (Fa­mo­sa nue­va Ley pro­ce- sal pe­nal, fá­bri­ca de de­lin­cuen­tes) que man­tie­ne al des­am­pa­ro a las personas bue­nas, de tra­ba­jo, y úti­les a la sociedad, co­sa que tan­to se ha­bla en las re­des so­cia­les de có­mo se de­jan en la as­que­ro­sa im­pu­ni­dad a la de­lin­cuen­cia.

El C.P.P. di­ce: que, son au­to­res de de­li­to los au­to­res, cóm­pli­ces y en­cu­bri­do­res y que son agra­van­tes el que co­me­te un de­li­to o in­ter­vie­ne am­pa­ran­do en ca­da uno de ellos. Se­ño­res lec­to­res us­te­des sa­ben a qué me es­toy re­fi­rien­do: des­gra­cia­da­men­te la ley aho­ra es así, y no­so­tros los mi­les y mi­les de víc­ti­mas so­la­men­te nos que­da la ra­bia do­lo­ro­sa y la im­po­ten­cia, y que por mu­cho que nos la­men­te­mos por me­dio de las re­des so­cia­les en na­da se cam­bia la ley, y me­nos cuan­do los se­ño­res ho­no­ra­bles son tan ocu­pa­dos, no le­gis­lan pa­ra que és­ta cam­bie y me­nos cuan­do no se tra­te au­men­tar el nú­me­ro de los su­yos o un pe­que­ño re­ajus­ti­to.

Por úl­ti­mo ins­to a al­gún se­ñor lec­tor de es­te pres­ti­gio­so dia­rio, cuan­do se quie­ra com­prar una mo­to o cua­dri­mo­to, no lo ha­ga en la re­fe­ri­da, por las ra­zo­nes que de­nun­cio. Mar­do­queo Roa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.