Es­pe­cia­lis­ta res­pal­da po­si­ble pla­ga de ra­to­nes en Pla­za de Ar­mas an­ge­li­na

Tes­ti­gos ase­gu­ran que sus es­con­di­tes se en­cuen­tran al in­te­rior de los ár­bo­les del ci­ta­do cen­tro cí­vi­co.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

En los úl­ti­mos días se di­fun­dió -por las re­des so­cia­les- una de­nun­cia ciu­da­da­na, con­cer­nien­te a la pre­sen­cia de ra­to­nes cir­cu­lan­do -a ple­na luz del día- por la Pla­za de Ar­mas an­ge­li­na.

La pu­bli­ca­ción, que iba acom­pa­ña­da de al me­nos 2 fo­to­gra­fías, fue pron­ta­men­te co­men­ta­da por otros usua­rios que ra­ti­fi­ca­ron la si­tua­ción, ase­gu­ran­do la exis­ten­cia de una pla­ga de ra­to­nes, que tal co­mo un pea­tón más, deam­bu­lan por el ci­ta­do cen­tro cí­vi­co.

A raíz de lo an­te­rior y pa­ra de­ter­mi­nar la ve­ra­ci­dad de la de­nun­cia, Dia­rio La Tribuna fue in si­tu a re­vi­sar el lu­gar y con­ver­sar con los an­ge­li­nos que más tiem­po pa­san en la pla­za.fue así que se le con­sul­tó a Ser­gio Catalán, co­mer­cian­te con más de 15 años en el lu­gar, quien tie­ne un pues­to de pa­lo­mi­tas de maíz, quien des­es­ti­mó por com­ple­to la me­di­da, sin em­bar­go, ase­gu­ró que el día an­te­rior ha­lla­ron un roe­dor. “Un solo ra­tón que apa­re­ció ayer, que los mis­mos es­tu­dian­tes lo ma­ta­ron. Pe­ro na­da más, nin­gu­na pla­ga de na­da. Zor­za­les sí que an­dan har­tos”, sen­ten­ció con pi­car­día.

Por su par­te, Víc­tor Re­yes, quien se desem­pe­ña co­mo ta­xis­ta por 35 años en el cen­tro cí­vi­co, des­min­tió la pre­sen­cia de ra­to­nes, ase­gu­ran­do que de ser así se ha­bría per­ca­ta­do. “En el día no he vis­to na­da, nun­ca, ni he es­cu­cha­do. Di­fí­cil­men­te po­drían an­dar por­que an­da har­to pe­rro va­ga­bun­do que se los po­dría aga­rrar. Eso sí, des­de el mu­ni­ci­pio nos pre­gun­ta­ron lo mis­mo, ya que an­da­ban ins­pec­to­res de Sa­ni­dad”, pre­ci­só.

Va­le men­cio­nar que tam­bién se les con­sul­tó a tra­ba­ja­do­res de aseo y or­na­to de la em­pre­sa, Eco­ser­go, que desa­rro­llan la­bo­res en el cen­tro cí­vi­co, quie­nes des­car­ta­ron tal es­ce­na­rio, sin em­bar­go, qui­sie­ron man­te­ner su ano­ni­ma­to.

TRA­BA­JOS EN MU­NI­CI­PIO

Has­ta es­ta al­tu­ra la su­pues­ta pla­ga de ra­to­nes se es­ta­ba trans­for­man­do –prác­ti­ca­men­te- en un enigma o más bien un mi­to, fue así que se si­guió una de las hi­pó­te­sis aso­cia­das al ori­gen de la pla­ga, con res­pec­to a que los tra­ba­jos en el edi­fi­cio del mu­ni­ci­pio ha­bría li­be­ra­do los roe­do­res que –su­pues­ta­men­te­se gua­re­cían ba­jo sus ci­mien­tos.

De es­ta ma­ne­ra se con­sul­tó a va­rios tra­ba­ja­do­res del lu­gar si ha­bían ob­ser­va­do la pre­sen­cia de los po­lé­mi­cos ma­mí­fe­ros, des­car­tan­do de plano tal si­tua­ción. Uno de los ope­ra­rios que no tu­vo pro­ble­mas en iden­ti­fi­car­se, Hans Del­ga­do, ma­ni­fes­tó que “yo tra­ba­jan­do acá no he vis­to nin­gu­na co­sa fue­ra de lo nor­mal, co­mo ra­to­nes. De lo con­tra­rio me hu­bie­ra per­ca­ta­do, ya que lle­vó más de un mes en la obra”, pun­tua­li­zó.

LA GUARIDA DE LOS RA­TO­NES

Cuan­do el te­ma se es­ta­ba dan­do por su­pe­ra­do, una úl­ti­ma con­sul­ta a un an­ge­lino - que pa­sa la ma­yor par­te del día en la pla­za - cam­bió to­tal­men­te la im­pre­sión.

Se tra­tó de, Pe­dro Acu­ña, quien ha tra­ba­ja­do co­mo lus­tra­bo­tas por 30 años en el lu­gar, quien ase­gu­ró ha­ber pre­sen­cia­do al me­nos 6 ra­to­nes de gran ta­ma­ño cir­cu­lar por el cos­ta­do de la pla­za cer­ca­na a ca­lle Co­lo Co­lo.

“Son co­mo gua­re­nes que se pa­sean a ve­ces du­ran­te la ma­ña­na. Yo he vis­to al me­nos co­mo 6. Si uno se les acer­ca co­rren y se es­con­den en los hue­cos que exis­ten en­tre los ár­bo­les que hay acá”, pre­ci­só.

A es­te tes­ti­mo­nio se su­mó la de un clien­te del lim­pia­bo­tas, Cé­sar Bus­tos, co­rre­dor de pro­pie­da­des, el que ra­ti­fi­có la ver­sión, sos­te­nien­do que, in­clu­so, 2 ra­to­nes pasaron por en­tre­me­dio de sus pies.

“Yo ha­ce 2 días atrás me vi­ne a lus­trar y de re­pen­te pa­só al­go en­tre mis pier­nas, y jus­ta­men­te era un ra­tón gran­de que ve­nía co­mo de la es­qui­na. Yo me asus­te un po­co, sin em­bar­go, vi co­mo el gua­rén se subió y se me­tió en­tre­me­dio de uno de los ár­bo­les”, ase­gu­ró.

RES­PUES­TA DEL MU­NI­CI­PIO

Des­pués de es­tas de­cla­ra­cio­nes que ra­ti­fi­ca­rían las de­nun­cias en las re­des so­cia­les, Dia­rio La Tribuna in­ten­tó co­no­cer un pro­nun­cia­mien­to de la mu­ni­ci­pa­li­dad de Los Án­ge­les, so­bre to­do pa­ra co­no­cer si se tra­ta­ría de he­chos pun­tua­les o efec­ti­va­men­te una pla­ga de roe­do­res, pues va­le pre­ci­sar que los co­men­ta­rios en re­des so­cia­les in­di­ca­ban que en ho­ras de la no­che deam­bu­la­ban en ma­yor nú­me­ro.

Tras con­ti­nuos lla­ma­dos al en­car­ga­do de pren­sa y men­sa­jes, no se lo­gró ges­tio­nar un pro­nun­cia­mien­to des­de la ca­sa edi­li­cia al –po­si­ble- pro­ble­ma, con to­do el ries­go que pue­de sig­ni­fi­car pa­sar por al­to una de­nun­cia así.

LA OPI­NIÓN EX­PER­TA

De­bi­do a la fal­ta de res­pues­ta de la au­to­ri­dad lo­cal, La Tribuna se con­tac­tó con una em­pre­sa de­di­ca­da al tra­ta­mien­to de pla­gas, Glo­bal Mip S.A, pa­ra co­no­cer el gra­do de ve­ra­ci­dad de los tes­ti­mo­nios que ase­gu­ran la pre­sen­cia de ra­tas.

El en­car­ga­do de en­tre­gar la opi­nión ex­per­ta fue su ge­ren­te, Juan Na­va­rre­te, quien res­pal­dó los re­la­tos, sos­te­nien­do que “es­tá la ra­ta ne­gra que uno par­ti­cu­lar­men­te pue­de en­con­trar en las pla­zas. No­so­tros el año pa­sa­do hi­ci­mos una des­ra­ti­za­ción en la pla­za de San Carlos de Ñu­ble, pues es­ta­ban pla­ga­dos con roe­do­res. Es­to se de­be por­que hay gen­te que co­me en las pla­zas, bo­tan­do res­tos de ali­men­tos, co­mo por ejem­plo pa­pas fri­tas, pa­lo­mi­tas o pan que atraen a es­tos ani­ma­les”, ex­pli­có.

Con­sul­ta­do so­bre la fac­ti­bi­li­dad que los con­tro­ver­ti­dos ma­mí­fe­ros se es­con­dan en los ori­fi­cios de los ár­bo­les, Na­va­rre­te con­tes­tó que “los roe­do­res es fá­cil que ha­bi­ten en los ár­bo­les. In­clu­so la ra­ta ne­gra pue­de vi­vir en los ni­dos de los pá­ja­ros. Tam­bién pa­sa que al ser los ár­bo­les muy vie­jos, ló­gi­ca­men­te tie­nen hue­cos que pue­den ser­vir de há­bi­tat”, de­ta­lló.

So­bre si ha te­ni­do an­te­ce­den­tes de des­ra­ti­za­cio­nes en pla­zas an­ge­li­nas, el ge­ren­te de la em­pre­sa de con­trol de pla­gas pre­ci­só que “sin ir más le­jos ha­ce al­gu­nos años atrás en la Pla­za Pinto se tu­vo que ha­cer una des­ra­ti­za­ción, por­que ha­bía mu­chos ra­to­nes es­con­di­dos al in­te­rior de los ár­bo­les”, pun­tua­li­zó.

Por úl­ti­mo, el mis­mo ge­ren­te de la em­pre­sa le­van­tó la aler­ta so­bre la pre­sen­cia de roe­do­res a ple­na luz del día, ar­gu­men­tan­do que “si uno ve ra­tas en el día, es por­que la pla­ga es gran­de. Por­que los roe­do­res son de há­bi­tos noc­tur­nos. Una bue­na for­ma de com­pro­bar­lo se­ría ir a la pla­za en­tre las 11 o 12 de la no­che y alum­brar ha­cia los ár­bo­les, de ser así, uno po­dría ver va­rios de es­to ani­ma­les mo­ver­se en­tre las ra­mas”, con­clu­yó.

PRO­NUN­CIA­MIEN­TO DE LA AU­TO­RI­DAD SA­NI­TA­RIA

Des­de la de­le­ga­ción pro­vin­cial de la Se­re­mi de Sa­lud Bio­bío sos­tu­vie­ron no te­ner an­te­ce­den­tes so­bre el te­ma, des­car­tan­do la pre­sen­cia de de­nun­cias for­ma­les.

EL GE­REN­TE DE UNA EM­PRE­SA de con­trol de pla­gas ase­gu­ró que ha­ce unos años se hi­zo una des­ra­ti­za­ción en la Pla­za Pinto.

EL LUS­TRA­BO­TAS ase­gu­ra que ha vis­to los roe­do­res es­con­der­se en los ár­bo­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.