Mi­tos y ver­da­des so­bre la sa­lud car­dio­vas­cu­lar

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Es un in­can­sa­ble mo­tor que ja­más des­can­sa, pe­ro no por eso es­tá exen­to de su­frir de­te­rio­ro. “El co­ra­zón es fun­da­men­tal pa­ra la vi­da, sin em­bar­go su cui­da­do no siem­pre re­ci­be la aten­ción que me­re­ce. Un pri­mer pa­so pa­ra ve­lar por la sa­lud car­dio­vas­cu­lar es co­no­cer de qué es­ta­mos ha­blan­do”, se­ña­la el Dr. Ro­dri­go Tapia, je­fe de car­dio­lo­gía de Clí­ni­ca Bi­cen­te­na­rio.

En esa lí­nea, nos en­tre­ga aquí una pri­me­ra apro­xi­ma­ción pa­ra des­pe­jar al­gu­nos mi­tos y ver­da­des so­bre es­te im­por­tan­te ór­gano. 1. Fal­so. El co­ra­zón si due­le, ya que tie­ne una im­por­tan­te can­ti­dad de ter­mi­na­les ner­vio­sos aso­cia­dos. “Exis­ten va­rias cau­sas por las cua­les a una per­so­na le pue­de do­ler el co­ra­zón y no só­lo ocu­rre en

El co­ra­zón no due­le

personas mayores. El do­lor más em­ble­má­ti­co y preo­cu­pan­te, es el que pro­du­ce el in­far­to car­dia­co, de­bi­do a una oclu­sión de al­gu­na de las ar­te­rias co­ro­na­rias, el cual es de ca­rác­ter opre­si­vo y que no ce­de”, ex­pli­ca el doc­tor. “Si bien en las personas jó­ve­nes, exis­te una me­nor pro­ba­bi­li­dad de pre­sen­tar un in­far­to, no es im­po­si­ble, por lo que an­te un do­lor opre­si­vo en el pe­cho, es re­co­men­da­ble con­sul­tar a un mé­di­co”, agre­ga.

2. To­das las en­fer­me­da­des car­dia­cas son he­re­da­bles.

Fal­so. La gran ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res son mul­ti­fac­to­ria­les, o sea que pa­ra que se desa­rro­llen, in­ter­vie­nen va­rios fac­to­res, tan­to ge­né­ti­cos – he­re­di­ta­rios o no- y am­bien­ta­les. “En ese ám­bi­to caen nues­tras cos­tum­bres, co­mo lo son el ti­po de ali­men­ta­ción que te­ne­mos, si rea­li­za­mos o no ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y si so­mos o no fu­ma­do­res”, en­fa­ti­za el es­pe­cia­lis­ta de Clí­ni­ca Bi­cen­te­na­rio. Agre­ga que pa­ra con­si­de­rar un fac­tor he­re­di­ta­rio, la en­fer­me­dad de­be es­tar pre­sen­te en fa­mi­lia­res de pri­mer gra­do ( pa­dres y her­ma­nos) y de­be cum­plir con otras ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo la apa­ri­ción a tem­pra­na edad en es­tos fa­mi­lia­res.

3. El ejer­ci­cio es be­ne­fi­cio­so pa­ra mi co­ra­zón.

Ver­da­de­ro. Se ha es­tu­dia­do am­plia­men­te en el mun­do los be­ne­fi­cios de rea­li­zar ejer­ci­cio ae­ró­bi­co a ni­vel car­dio­vas­cu­lar, psi­co­ló­gi­co, en­do­crino y en mu­chos otros ám­bi­tos. “Es­tá de­mos­tra­do que con una ru­ti­na in­ten­sa de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co de 20 mi­nu­tos a lo me­nos 3 ve­ces por se­ma­na, exis­te un be­ne- fi­cio sig­ni­fi­ca­ti­vo a ni­vel car­dio­vas­cu­lar, co­mo lo es el au­men­to en el con­su­mo de oxí­geno, la dis­mi­nu­ción de la pre­sión ar­te­rial, el des­cen­so en la fre­cuen­cia car­dia­ca, con­trol de pe­so y de los ni­ve­les de in­su­li­na y glu­co­sa en la san­gre”, ex­pli­ca el doc­tor Tapia.

4. Los me­di­ca­men­tos pa­ra la hi­per­ten­sión ar­te­rial son per­ju­di­cia­les des­pués de to­mar­los por mu­chos años.

Fal­so. “No exis­te nin­gu­na evi­den­cia que man­te­ner el mis­mo me­di­ca­men­to por años, ge­ne­re pro­ble­mas a la sa­lud, siem­pre y cuan­do se man­ten­gan los con­tro­les mé­di­cos co­rres­pon­dien­tes”, se­ña­la. Al con­tra­rio, in­di­ca, el man­te­ner en for­ma or­de­na­da la te­ra­pia y con­tro­les de la hi­per­ten­sión ar­te­rial, evi­ta la apa­ri­ción de las com­pli­ca­cio­nes neu­ro- car­dio­vas­cu­la­res que con­lle­va es­ta pa­to­lo­gía cuan­do no es tra­ta­da, por lo que man­te­ner el mis­mo me­di­ca­men­to por va­rios años, tie­ne mu­chos más be­ne­fi­cios que ries­gos.

5. Si ten­go una en­fer­me­dad cró­ni­ca, de­bo to­mar mis me­di­ca­men­tos siem­pre, aun­que no ten­ga mo­les­tias.

Ver­da­de­ro. Una en­fer­me­dad cró­ni­ca, es aque­lla que no tie­ne cu­ra y por lo tan­to la te­ra­pia de­be du­rar pa­ra siem­pre. “Exis­ten en­fer­me­da­des cró­ni­cas con al­ta pre­va­len­cia en la po­bla­ción, que de no ser tra­ta­das ade­cua­da­men­te, da­ñan muy gra­ve­men­te el co­ra­zón y otros órganos, co­mo lo es la dia­be­tes me­lli­tus, la hi­per­ten­sión y las dis­li­pi­de­mias (co­les­te­rol al­to)”, en­fa­ti­za el doc­tor Tapia.

6. Una bue­na ali­men­ta­ción ayu­da a nues­tro co­ra­zón.

Ver­da­de­ro. “En tér­mi­nos de los es­tu­dios que exis­ten, es­tá de­mos­tra­do el be­ne­fi­cio de la die­ta me­di­te­rrá­nea en la sa­lud car­dio­vas­cu­lar de los in­di­vi­duos que la uti­li­zan. Es­ta die­ta se ba­sa en el con­su­mo de gra­nos, le­gum­bres, pes­ca­dos, ba­jo con­su­mo de car­nes rojas, ba­jo con­su­mo de car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos, do­sis me­di­das de acei­te de oli­va y fru­tos se­cos, per­mi­tien­do la in­ges­ta muy aco­ta­da de vino tin­to”.

LA DIA­BE­TES, HI­PER­TEN­SIÓN Y CO­LES­TE­ROL al­to da­ñan gra­ve­men­te el co­ra­zón y otros órganos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.