Prin­ci­pal ra­zón por la cual te due­len los múscu­los tras ejer­ci­tar­te

El pun­to de par­ti­da de una per­so­na se­den­ta­ria pue­de va­riar bas­tan­te, so­bre to­do por ge­né­ti­ca y su pa­sa­do de­por­ti­vo.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Por lo ge­ne­ral el cuer­po hu­mano usa oxí­geno pa­ra crear ener­gía, pe­ro si en al­gún mo­men­to tu cuer­po se que­da sin com­bus­ti­ble y ne­ce­si­ta re­car­gar rá­pi­da­men­te, el áci­do lác­ti­co ( la me­ta­bo­li­za­ción de la glu­co­sa) se pro­du­ce rá­pi­da­men­te. Si pa­sa mu­cho tiem­po, y exi­gi­mos ca­da vez más al cuer­po es­te áci­do se acu­mu­la­rá, y nos da­rá sen­sa­ción de ar­dor.

Ade­más de ha­cer ejer­ci­cios pa­ra acos­tum­brar al cuer­po, tam­bién es bueno es­ti­rar de ma­ne­ra apro­pia­da y co­mer ali­men­tos que nos ayu­den a me­jo­rar la dis­mi­nu­ción del mis­mo.

AQUÍ al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes:

Be­ber abun­dan­te agua con to­do lo que se in­gie­ra: el agua nos hi­dra­ta, que a su vez ayu­da al cuer­po a rom­per y pro­ce­sar el áci­do lác­ti­co. Tra­tar de in­cor­po­rar ali­men­tos co­mo los pe­pi­nos y los to­ma­tes a la die­ta nos ha­rá muy bien.

In­cor­po­rar ali­men­tos al­tos en pro­teí­nas: co­mo las nue­ces, las se­mi­llas, el lino, la car­ne ma­gra y la pro­teí­na de so­ja en la die­ta re­gu­lar. La pro­teí­na sir­ve pa­ra re­cu­pe­rar los múscu­los y pro­por­cio­na el com­bus­ti­ble ne­ce­sa­rio pa­ra que se desa­rro­llen y lo­gren ma­ne­jar me­jor la acu­mu­la­ción de áci­do lác­ti­co.

Co­mer mu­chas ver­du­ras de ho­ja ver­de des­pués del en­tre­na­mien­to: ele­gir las ver­du­ras que son al­ca­li­nas, no áci­das, pa­ra ayu­dar a sos­te­ner el cre­ci­mien­to sano del múscu­lo y re­du­cir la acu­mu­la­ción de áci­do lác­ti­co. Ver­du­ras co­mo el ya men­cio­na­do to­ma­te, la es­pi­na­ca, el bró­co­li y la col son al­ca­li­nas e idea­les pa­ra re­du­cir la acu­mu­la­ción de áci­do lác­ti­co.

Co­mer fru­tas an­tes y des­pués de ejer­ci­tar: las fru­tas co­mo las man­za­nas, plá­ta­nos, y na­ran­jas pro­por­cio­nan una des­car­ga de ener­gía que ayu­da­rá a tu cuer­po a li­diar con el ejer­ci­cio di­fí­cil y a re­cu­pe­rar­se lue­go de és­te.

To­mar un su­ple­men­to de glu­ta­mi­na lue­go de tu ejer­ci­cio si al cam­biar tus há­bi­tos ali­men­ti­cios no re­du­ce en for­ma sig­ni­fi­can­te la acu­mu­la­ción de áci­do lác­ti­co. Es­tos su­ple­men­tos pue­den ayu­dar­te a in­cre­men­tar la sín­te­sis de la pro­teí­na y a dis­mi­nuir el tiem­po ne­ce­sa­rio de re­cu­pe­ra­ción lue­go del en­tre­na­mien­to.

El áci­do lác­ti­co no es la causa del do­lor mus­cu­lar. Al rea­li­zar ejer­ci­cios o ac­ti­vi­da­des de al­ta in­ten­si­dad (co­mo co­rrer, su­bir es­ca­le­ras, le­van­tar pe­sas con al­tas re­sis­ten­cias) por un tiem­po en­tre 30 se­gun­dos a 3 mi­nu­tos de du­ra­ción, em­plea­mos fun­da­men­tal­men­te un sis­te­ma que ge­ne­ra ener­gía pa­ra la con­trac­ción mus­cu­lar, co­no­ci­do co­mo sis­te­ma del áci­do lác­ti­co.

¿CÓ­MO APA­RE­CE?

El áci­do lác­ti­co apa­re­ce den­tro del múscu­lo co­mo con­se­cuen­cia del pro­ce­sa­mien­to de un com­pues­to lla­ma­do glu­có­geno, el cual pro­du­ce ener­gía pa­ra la con­trac­ción mus­cu­lar, es­to su­ce­de de la si­guien­te ma­ne­ra: cuan­do el áci­do lác­ti­co em­pie­za a acu­mu­lar­se en los múscu­los, és­tos se tor­nan áci­dos. En es­te mo­men­to en que los múscu­los no pue­den so­por­tar tan­ta aci­dez y es­te áci­do lác­ti­co sa­le a la san­gre, y de allí es lle­va­do al hí­ga­do don­de se pro­ce­sa y pue­de ser al­ma­ce­na­do en es­te pa­ra usar­se co­mo ener­gía pa­ra la con­trac­ción mus­cu­lar, o es con­ver­ti­do en otro com­pues­to lla­ma­do pi­ru­va­to, que pos­te­rior­men­te tam­bién se­rá trans­for­ma­do en ener­gía pa­ra la con­trac­ción mus­cu­lar.

Así pues, el áci­do lác­ti­co de sus­tan­cia de desecho pa­sa a ser mo­tor de la con­trac­ción mus­cu­lar. No se acu­mu­la en los múscu­los sino en hí­ga­do pa­ra ser com­bus­ti­ble de pos­te­rior uso.

En­ton­ces, ¿por qué due­len los múscu­los des­pués de ha­cer ejer­ci­cio? Se ha de­mos­tra­do que el áci­do lác­ti­co pro­du­ce au­men­to de la ca­pa­ci­dad pa­ra per­ci­bir el do­lor en los mús­cu

los, es­ta sen­sa­ción au­men­ta si la per­so­na es se­den­ta­ria, por lo tan­to, las personas me­jor en­tre­na­das tie­nen más ca­pa­ci­dad de to­le­rar al­tos ni­ve­les de áci­do lác­ti­co y en­viar­lo al hí­ga­do por me­dio de la san­gre pa­ra su pro­ce­sa­mien­to, las personas se­den­ta­rias res­pon­den per­ci­bien­do mu­cha sen­sa­ción de do­lor y pro­ce­san­do más len­ta­men­te di­cha aci­dez, es­to pue­de cam­biar por me­dio del en­tre­na­mien­to. Por tan­to, no es la acu­mu­la­ción del áci­do lác­ti­co sino el es­ta­do áci­do del mús

cu­lo el que pro­du­ce la per­cep­ción de do­lor.

CÓ­MO EVI­TAR Do­lo­res DES­PUÉS De UN IN­TEN­SO EN­TRE­NA­MIEN­TO

No de­te­ner­se en­se­gui­da: Cuan­do lle­gues a tu me­ta, nun­ca te de­ten­gas de in­me­dia­to, si­gue ca­mi­nan­do, unos 10 a 15 mi­nu­tos, así per­mi­ti­rás que nues­tro co­ra­zón se cal­me, re­gu­le sus la­ti­dos, te oxi­ge­nes, evi­tan­do los des­va­ne­ci­mien­tos. Elon­ga: Es­ti­ra bien tus múscu­los y ten­do­nes, de­dí- ca­le al me­nos 30 se­gun­dos a ca­da elon­ga­ción. Ins­pi­ra y ex­pi­ra ai­re, es­to se­rá de gran ayu­da.

Ac­ti­vi­dad li­via­na: Y lo más im­por­tan­te pa­ra tu re­cu­pe­ra­ción es al día si­guien­te de co­rrer in­ten­sa­men­te. De­bes ha­cer una ac­ti­vi­dad fí­si­ca muy li­via­na, ejer­ci­cios de ti­po ae­ró­bi­cos, que te per­mi­tan eli­mi­nar la acu­mu­la­ción de áci­do lác­ti­co de los múscu­los y oxi­ge­nar­los. Por ejem­plo, al­go muy sen­ci­llo es sa­lir a ca­mi­nar, bai­lar, ha­cer sua­ve­men­te bi­ci­cle­ta elíp­ti­ca o es­tá­ti­ca, o un tro­te muy sua­ve por no más de 30 mi­nu­tos.

Mien­tras Más te ejer­ci­tes, ma­yor se­rá tu to­le­ran­cia al do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.