Pa­tri­mo­nio cultural: ¿nues­tro pa­sa­do?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Dra. María Es­pe­ran­za Rock Nú­ñez Aca­dé­mi­ca de Pe­da­go­gía Me­dia en His­to­ria y Geo­gra­fía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

No es fá­cil plan­tear las con­tro­ver­sias exis­ten­tes hoy ba­jo el tér­mino “pa­tri­mo­nio”. La pa­tri­mo­ni­za­cion no es só­lo un fe­nó­meno en Chi­le, sino que es­tá pre­sen­te en di­ver­sos paí­ses ba­jo si­mi­la­res pa­ra­dig­mas. Des­de su ba­se con­cep­tual, se com­pren­de a prio­ri la ne­ce­si­dad del res­ca­te de iden­ti­da­des del pa­sa­do, de atis­bos o ele­men­tos que es­tán “ame­na­za­dos” u otros que a gri­tos pi­den ser res­ca­ta­dos; pe­ro qui­zás es­to no es la pro­ble­má­ti­ca en sí mis­ma, sino más bien pa­sa por de­tec­tar cuá­les son esos ele­men­tos, có­mo usa­mos es­tos “re­cur­sos ne­mo­téc­ni­cos” y des­de dón­de se es­tán ges­tan­do las ini­cia­ti­vas pa­tri­mo­nia­les, to­do es­to abor­da­do des­de dos lí­neas ana­lí­ti­cas mayores. La pri­me­ra tie­ne que ver con qué en­ten­de­mos por pa­tri­mo­nio y la otra pa­ra quié­nes es­ta­mos re­co­no­cien­do es­tos.

Po­de­mos en­ten­der que ba­jo cual­quier con­cep­to es­ta­mos ins­ta­lan­do el pa­sa­do des­de el pre­sen­te, y es­ta mi­ra­da de lo pre­sen­te es la que se in­ten­ta ob­je­ti­var con tér­mi­nos co­mo me­mo­ria, iden­ti­dad, his­to­ria y/o cul­tu­ra en un ele­men­to que po­dría ser en­ten­di­do co­mo “re­vi­val” a un es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co, a una pie­za mu­seal, o una re­ce­ta gas­tro­nó­mi­ca (dan­do ejem­plos del pa­tri­mo­nio in­mue­ble, mue­ble e in­ma­te­rial). En­ton­ces, pa­tri­mo­nio se­rían los ele­men­tos que nos de­ja­ron nues­tros an­te­pa­sa­dos y que tie­nen una sig­ni­fi­ca­ción his­tó­ri­ca y cultural im­por­tan­te pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. No obs­tan­te lo an­te­rior y con­ti­nuan­do con la se­gun­da lí­nea ana­lí­ti­ca, es que gran par­te de lo que se de­cla­ra co­mo pa­tri­mo­nio cultural se “usa” pa­ra fi­nes tu­rís­ti­cos y ter­mi­na­mos to­mán­do­nos el me­jor ca­fé fran­cés en el Ce­rro Ale­gre de Val­pa­raí­so, de­jan­do en el ol­vi­do la ri­ca y año­sa di­ná­mi­ca cultural de los ce­rros, ex­pul­san­do a los reales ac­to­res cul­tu­ra­les que die­ron vi­da a una me­mo­ria y ri­que­za cultural. To­do ha­ce creer que el neo­li­be­ra­lis­mo in­clu­so ha in­gre­sa­do en nues­tra me­mo­ria y ha op­ta­do por de­jar el ca­pi­tal por so­bre nues­tra his­to­ria. La dis­cu­sión es lar­ga y va­lio­sa.

Es in­tere­san­te re­vi­sar qué es aque­llo que es­ta­mos re­co­no­cien­do co­mo ob­je­tos de me­mo­ria, pues a me­nu­do ocu­rre que in­clu­so nues­tra con­cep­ción de la be­lle­za es­ta per­mea­da por la cul­tu­ra he­ge­mó­ni­ca y do­mi­nan­te. Ba­jo es­tos pa­rá­me­tros no es ex­tra­ño que ha­yan pro­te­gi­do an­tes las igle­sias ba­rro­cas en La­ti­noa­mé­ri­ca, que los pro­pios tem­plos in­cai­cos.

Y des­de otro pun­to de vis­ta, es im­por­tan­te res­ca­tar ele­men­tos que nos re­cuer­den iden­ti­dad, pe­ro una que sur­ja des­de los ac­to­res, des­de la mis­ma gen­te, que sien­ta ape­go, apro­pia­ción y que em­po­de­re a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes a cui­dar con un sen­ti­do de per­te­nen­cia aque­llos es­pa­cios co­mu­nes, que pu­die­sen trans­por­tar­se a lo pú­bli­co y que en­ri­que­cen a cual­quier gru­po hu­mano. El re­cuer­do es una con­di­ción cons­tan­te en el ser hu­mano y des­de don­de si­túan su ser, su per­so­na­li­dad y su evo­lu­ción.

Ba­jo es­tas ten­sio­nes es que de­ci­di­mos con­gre­gar es­tas dis­cu­sio­nes y ex­pe­rien­cias ter­mi­nan­do con la tra­di­ción cen­tra­lis­ta y abrien­do po­si­bi­li­da­des a que aca­dé­mi­cos de di­ver­sos paí­ses co­noz­can nues­tra ciu­dad y a su vez nos com­par­tan sus ex­pe­rien­cias en re­la­ción al pa­tri­mo­nio cultural, a la ges­tión de és­te abor­dán­do­lo des­de sus di­ver­sas áreas. Ba­jo es­tas ideas es que or­ga­ni­za­mos el I Con­gre­so In­ter­na­cio­nal e In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Pa­tri­mo­nio Cultural: Me­mo­ria, Ora­li­dad e His­to­ria fuen­tes pa­ra el Pa­tri­mo­nio Cultural que se rea­li­za­rá el 16, 17 y 18 de agos­to en la USS. Una va­lio­sa odi­sea que es­tá te­nien­do her­mo­sos fru­tos, pues vie­nen aca­dé­mi­cos de des­ta­ca­dos cen­tros de in­ves­ti­ga­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal (Co­lom­bia, Mé­xi­co, Su­dá­fri­ca, Ar­gen­ti­na, España).

No de­be­ría­mos es­pe­rar el día del pa­tri­mo­nio pa­ra po­ner es­tos te­mas en dis­cu­sión. Creo que es fun­da­men­tal, pa­ra for­mar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ha­cer­las par­tí­ci­pes de es­tas dis­cu­sio­nes pa­ra le­van­tar con fuer­za nues­tra iden­ti­dad que ha si­do fuer­te­men­te que­bra­ja­da y des­de allí si­tuar el real sen­ti­do de lo pú­bli­co, po­nien­do especial én­fa­sis en el fo­men­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes hu­ma­nis­tas.

Es in­tere­san­te re­vi­sar qué es aque­llo que es­ta­mos re­co­no­cien­do co­mo ob­je­tos de me­mo­ria, pues a me­nu­do ocu­rre que in­clu­so nues­tra con­cep­ción de la be­lle­za es­ta per­mea­da por la cul­tu­ra he­ge­mó­ni­ca y do­mi­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.