Los ca­be­za ga­cha

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

No sé en qué mo­men­to de la his­to­ria, el hom­bre co­men­zó a ca­mi­nar ca­be­za ga­cha, si an­tes o des­pués de de­cla­rar­se el Ho­mo erec­tus, lo que pa­ra unos fue una cos­tum­bre da­da la cor­va­du­ra en su es­pi­na dor­sal, otros hi­cie­ron sus vi­das mi­ran­do de fren­te to­do aquel uni­ver­so de huer­tos inun­da­dos de co­lo­res y aro­mas, al­can­za­ba pa­ra to­dos, car­ní­vo­ros, om­ní­vo­ros, y her­bí­vo­ros. Pe­ro hay una si­mi­li­tud en­tre los de an­tes y des­pués del hom­bre que ca­mi­nó er­gui­do y ese al­go es la bús­que­da, la re­co­lec­ción, el ha­cer y se­guir bus­can­do el ras­tro de su ali­men­to, el lu­gar don­de gua­re­cer­se, de ahí en ade­lan­te el hom­bre, la mujer y los re­cur­sos na­tu­ra­les se dan ci­ta den­tro de un cli­ma de evo­lu­ción so­cial y po­lí­ti­ca que ha­ce po­si­ble Im­pe­rios y con ello in­va­sión de te­rri­to­rios y la con­si­guien­te es­cla­vi­tud hu­ma­na y de re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra la exis­ten­cia, ahí es­tán las en­ci­clo­pe­dias que ver­san de aque­llo y de có­mo lo ha­cen cuan­do se tai­man por per­pe­tuar­se.

“ba­jo las fal­das de los ce­rros en co­mu­nión, ca­be­za ga­cha va la po­bla­ción…”, fue un poe­ma de Char­dín, des­cri­to des­de el cor­dón mon­ta­ño­so de Hue­chu­ra­ba, quien te­naz­men­te me ha­bla al oí­do en el preám­bu­lo de una ga­tu­na no­che de in­vierno, ca­mino por el par­que a un cos­ta­do del es­te­ro Quil­que pro­cu­ran­do des­ci­frar has­ta don­de me dé la vis­ta, no es su­fi­cien­te, los trei­les anun­cian, al­guien vie­ne, al­guien va, los ta­chos de ba­su­ra no dan abas­to el so­bran­te cae so­bre la are­na, ahí don­de co­rren los ni­ños de día, ahí don­de se mul­ti­pli­can por mi­les las co­li­llas de ci­ga­rros, el aseo y or­na­to se au­sen­ta tiem­po in­de­fi­ni­do, no hay quien le­van­te un plás­ti­co del sue­lo, es mu­cho el que si­gue ca­yen­do. Lo que pa­ra al­gu­nos es un des­per- di­cio, pa­ra otros un men­dru­go que lle­var a la bo­ca, lo que pa­ra unos es ba­su­ra, pa­ra otros al­go que re­uti­li­zar, lo que pa­ra unos fue pi­sar la ca­ca de un pe­rro pa­ra otros un bi­lle­te de co­lor pa­ra te­ner con que en­ga­ñar el va­cío es­tó­ma­go de la olla en ca­sa. Por dis­tin­tos mo­ti­vos las personas ca­mi­nan ca­be­za ga­cha, car­gan con al­gu­na cul­pa, se traen al­go en­tre ma­nos, el suel­do mien­te, hay que cas­ti­gar el ac­tuar man­so y ti­bio de los asa­la­ria­dos, las deu­das zum­ban al igual que los zan­cu­dos y las ofer­tas en el ce­re­bro. Es cier­to, so­mos he­re­de­ros de los “ca­be­za ga­cha” quie­nes lo ha­cen, por ejem­plo, son los mis­mos ni­ños que fue­ron en la dé­ca­da de los ’90 y que hoy sien­do adul­tos son ab­du­ci­dos por los pokémon, cu­yo len­gua­je, dis­cur­so y ar­gu­men­to con­sis­te en el acu­mu­lar, com­pe­tir y ha­cer va­ler las ra­zo­nes a par­tir de la fuer­za. Un sa­co de po­li­eti­leno es va­cia­do en la in­dus­tria, en­tra por una bo­ca por la otra sa­len en se­rie su­per­che­rías, es­pe­jos, vie­jos pas­cue­ros e his­to­rias re­cu­bier­tas de ideo­lo­gías fos­fo­res­cen­tes en for­ma de bo­la, lo que pa­ra el Im­pe­rio es la for­ma más pro­duc­ti­va de vo­tar ba­su­ra pa­ra el mun­do de los cau­ti­vos, es el de­seo de atra­par cria­tu­ras ilu­so­rias y elu­si­vas, ex­po­nien­do en el des­fi­la­de­ro de la ca­lle, el ex­tra­vío, el ac­ci­den­te y la anu­la­ción de toda con­duc­ta hu­ma­na.

Es cier­to, so­mos he­re­de­ros de los “ca­be­za ga­cha” quie­nes lo ha­cen, por ejem­plo, son los mis­mos ni­ños que fue­ron en la dé­ca­da de los ’90 y que hoy sien­do adul­tos son ab­du­ci­dos por los pokémon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.