El no­to­rio cam­bio en ave­ni­da las In­dus­trias

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Bio­bío me­re­ce más que nun­ca for­ta­le­cer la in­ver­sión. Qué pro­yec­tos nue­vos co­mo el pa­so Pi­cha­chén, la ru­ta a Nahuel­bu­ta o las me­jo­ras en sus ac­ce­sos sean una realidad con­cre­ta y no ele­men­tos pro­pa­gan­dís­ti­cos que no se con­cre­tan, pe­ro lo más im­por­tan­te de to­do, es que tan­to el mun­do pú­bli­co co­mo el pri­va­do pue­dan desa­rro­llar un tra­ba­jo res­pon­sa­ble y que obras co­mo el cru­ce An­tu­co, nun­ca más ge­ne­ren los erro­res im­pru­den­tes que aquí exis­tie­ron.

Den­tro de los pro­ble­mas via­les más im­por­tan­tes que tu­vo la ciu­dad de Los Án­ge­les y por qué no de­cir­lo, la pro­vin­cia de Bio­bío, se en­cuen­tra el cru­ce An­tu­co, obra que es­tu­vo pa­ra­li­za­da cau­san­do im­por­tan­tes es­tra­gos dia­ria­men­te y ge­ne­ran­do la mo­les­tia e irri­ta­ción de los con­duc­to­res, ya sea pa­ra ir a de­jar a sus hi­jos al colegio o pa­ra ir al tra­ba­jo. Era una pe­sa­di­lla.

Sin em­bar­go, hoy el pa­no­ra­ma es mu­cho más mo­ti­va­dor. Gra­cias a las ges­tio­nes de la ac­tual au­to­ri­dad pro­vin­cial del Serviu, Eu­ge­nia Guz­mán, se lo­gró des­tra­bar el con­flic­to que exis­tía y hoy, pe­se a no es­tar 100% con­clui­da la obra, ya ha cam­bia­do pa­ra bien la ca­li­dad de vi­da de las personas.

De eso se tra­ta el pro­gre­so, de ge­ne­rar al­ter­na­ti­vas que avan­cen con una mi­ra­da pen­sa­da en el de­sa­rro­llo de las co­mu­ni­da­des y su gen­te, si­tua­ción que lle­va­da a otros es­ce­na­rios co­mo la cons­truc­ción de los es­ta­cio­na­mien­tos sub­te­rrá­neos o la re­pa­ra­ción del pa­seo Co­lón, dis­ta mu­cho de lo que se es­pe­ra de una em­pre­sa en es­ta ma­te­ria.

El cru­ce An­tu­co, pro­ba­ble­men­te se­rá inau­gu­ra­do por las au­to­ri­da­des más im­por­tan­tes de la re­gión y qui­zás del país, ol­vi­dan­do que una si­len­cio­sa pro­fe­sio­nal lo­gró con su equi­po dar el sal­to. Fue di­fí­cil, un ver­da­de­ro mo­nu­men­to a la bu­ro­cra­cia co­mo di­jo el dipu­tado Jo­sé Pérez, ya que la cons­truc­ción de­jó en evi­den­cia los pro­ble­mas que exis­ten en ma­te­ria de li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas cuan­do uno de los es­la­bo­nes de la ca­de­na fa­llan. Es­tos son con­te­ni­dos que los le­gis­la­do­res y au­to­ri­da­des de­ben per­fec­cio­nar pa­ra que es­ce­nas co­mo es­tas no se re­pi­tan nun­ca más en nin­gu­na par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal.

Hoy en la ave­ni­da las In­dus­trias o en Los Án­ge­les en ge­ne­ral, hay que co­men­zar a pen­sar en nue­vas me­jo­ras, co­mo por ejem­plo, ex­ten­der es­ta ca­rre­te­ra com­ple­ta en do­ble vía has­ta la Ru­ta 5 o lo que plan­tea­ba ha­ce unos días el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción so­bre un pro­yec­to pa­ra que la ca­pi­tal pro­vin­cial ten­ga un ac­ce­so mo­derno y de gran in­fra­es­truc­tu­ra por María Do­lo­res. Ca­da una de es­tas ini­cia­ti­vas apun­tan a te­ner una me­jor ciu­dad con más y me­jor ca­li­dad pa­ra to­dos.

La ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Bio­bío me­re­ce más que nun­ca for­ta­le­cer la in­ver­sión. Qué pro­yec­tos nue­vos co­mo el pa­so Pi­cha­chén, la ru­ta a Nahuel­bu­ta o las me­jo­ras en sus ac­ce­sos sean una realidad con­cre­ta y no ele­men­tos pro­pa­gan­dís­ti­cos que no se con­cre­tan, pe­ro lo más im­por­tan­te de to­do, es que tan­to el mun­do pú­bli­co co­mo el pri­va­do pue­dan desa­rro­llar un tra­ba­jo res­pon­sa­ble y que obras co­mo el cru­ce An­tu­co, nun­ca más ge­ne­ren los erro­res im­pru­den­tes que aquí exis­tie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.