¿Adiós a la marraqueta? Ex­per­ta ase­gu­ra que una so­lu­ción se­ría re­du­cir su con­su­mo

La es­pe­cia­lis­ta acla­ró que la me­di­da no se de­be tan­to a la can­ti­dad de sal, sino que al al­to con­su­mo per­so­nal a ni­vel país.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Du­ran­te los úl­ti­mos días pa­re­ce ser que la dis­cu­sión es­tá ins­ta­la­da, y es que los panaderos es­tán en pie de gue­rra con­tra el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, que bus­ca vol­ver a ba­jar los ni­ve­les de sal en el pan, lo que se­gún los tra­ba­ja­do­res ter­mi­na­ría por ha­cer des­apa­re­cer la marraqueta o “pan fran­cés”, de­bi­do a que no con­ten­dría la sal su­fi­cien­te pa­ra lo­grar ha­cer­se.

Se­gún los pro­pios panaderos, se po­dría ha­cer un pan con la for­ma de la marraqueta, pe­ro és­ta ya no ten­dría ni el mis­mo sa­bor, ni tam­po­co la mis­ma cro­can­cia.

LA OPI­NIÓN DE UNA EX­PER­TA

De­bi­do a la im­por­tan­cia del cam­bio, La Tribuna se con­tac­tó con una es­pe­cia­lis­ta que co­men­tó la im­por­tan­cia de es­ta nue­va ba­ja.

La nu­tri­cio­nis­ta, ma­gís­ter en nu­tri­ción y me­ta­bo­lis­mo y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, Ro­cío Mar­tí­nez, des­ta­có que “una re­duc­ción de so­dio en cual­quier ali­men­to es be­ne­fi­cio­so”.

En ese sen­ti­do, di­jo que el ele­men­to, por una par­te es ne­ce­sa­rio pa­ra el or­ga­nis­mo por­que fa­vo­re­ce la con­trac­ción mus­cu­lar y per­mi­te man­te­ner el vo­lu­men san­guí­neo, pe­ro por otro, en ex­ce­so es per­ju­di­cial por­que se re­la­cio­na mu­cho –ex­pli­có- con la re­ten­ción de lí­qui­do en el cuer­po, lo que so­bre­car­ga el tra­ba­jo del co­ra­zón, el hí­ga­do y el ri­ñón, por lo que ma­ni­fes­tó que cual­quier es­tra­te­gia que lle­ve al con­su­mo de me­nos sal es po­si­ti­va.

Igual­men­te, de­cla­ró que “la re­co- men­da­ción de con­su­mo de sal es de apro­xi­ma­da­men­te 5 gra­mos de sal, que equi­va­len a 2 mil mi­li­gra­mos de so­dio y hay que con­si­de­rar de ocho a on­ce gra­mos de sal al día, o sea son ci­fras que van muy por so­bre la re­co­men­da­ción ac­tual”.

Pe­se a ello, di­jo que el pan es un ali­men­to que en sí se con­su­me mu­cho en la po­bla­ción y que en de­fi­ni­ti­va con­di­cio­na.

A su vez, afir­mó que “una por­ción de apro­xi­ma­da­men­te 100 gra­mos de cual­quier ali­men­to que su­pere los 400 mi­li­gra­mos de so­dio”.

En esa lí­nea, afir­mó que una por­ción de­be te­ner me­nos de 140 mi­li­gra­mos de so­dio y a eso apun­ta­ría la es­tra­te­gia gu­ber­na­men­tal. Ade­más di­jo que “es­to se­ría por­que la ba­se es que el chi­leno co­me mu­cho pan y es el ali­men­to a con­si­de­rar co­mo es­tra­te­gia pa­ra ba­jar el con­su­mo de so­dio, pe­ro a lo me­jor pue­de ser un cam­bio muy drás­ti­co y pue­de que no fun­cio­ne”.

Asi­mis­mo ase­ve­ró que el pan no es con­si­de­ra­do un ali­men­to al­to en so­dio, co­mo lo son las con­ser­vas, los cal­dos con­cen­tra­dos, las be­bi­das car­bo­na­ta­das o los ali­men­tos que se so­me­ten a téc­ni­cas de sa­la­do.

LAS CON­SER­VAS, los cal­dos con­cen­tra­dos, las be­bi­das car­bo­na­ta­das tie­nen más so­dio que el pan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.