“Sín­dro­me del ni­ño sa­cu­di­do”: es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te el pe­li­gro de al­gu­nos jue­gos

En la pro­vin­cia no se tie­nen an­te­ce­den­tes de ca­sos re­gis­tra­dos en los úl­ti­mos años.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

El re­cien­te ca­so re­gis­tra­do en la re­gión Me­tro­po­li­ta­na, en don­de una mujer de 27 años es acu­sa­da de pro­vo­car­le la muer­te a su be­bé tras za­ma­rrear­lo, re­abrió la preo­cu­pa­ción por el “sín­dro­me del ni­ño sa­cu­di­do”, es­pe­cial­men­te, por­que la ma­yo­ría de los ca­sos re­gis­tra­dos en el país se ven in­vo­lu­cra­dos –in­vo­lun­ta­ria­men­te- pa­dres jó­ve­nes.

En vis­ta a ello y pa­ra co­no­cer en pro­fun­di­dad es­te cua­dro, La Tribuna con­ver­só con un es­pe­cia­lis­ta del Com­ple­jo Asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz de Los Án­ge­les, el je­fe su­bro­gan­te de la sec­ción de Pe­dia­tría, el mé­di­co Cris­tian Ri­ve­ra.

Fue así co­mo el fa­cul­ta­ti­vo par­tió por de­fi­nir la pa­to­lo­gía, ex­pli­can­do que “es un sín­dro­me re­la­cio­na­do con mal tra­to, el cual pue­de ocu­rrir de ma­ne­ra in­ten­cio­nal o in­vo­lun­ta­ria, efec­tua­da por los pa­dres y -en ma­yor me­di­da- por los cui­da­do­res, quie­nes reac­cio­nan de una ma­ne­ra in­co­rrec­ta al llan­to de los be­bés, sa­cu­dién­do­los brus­ca­men­te en cual­quier di­rec­ción, pro­vo­cán­do­les da­ños neu­ro­ló­gi­cos”, pun­tua­li­zó.

Con­sul­ta­do si el “sín­dro­me del ni­ño sa­cu­di­do” pue­de de­ri­var en la muer­te, co­mo ocu­rrió en el ca­so re­gis­tra­do en San­tia­go, el es­pe­cia­lis­ta pre­ci­só que “con es­ta ac­ción se les pue­de ge­ne­rar he­mo­rra­gias, da­ños neu­ro­ló­gi­cos co­mo epi­lep­sia, pér­di­da de la vi­sión, e in­clu­so, la muer­te si se pro­du­ce un mo­vi­mien­to brus­co en la co­lum­na cer­vi­cal”, en­fa­ti­zó.

Tras ello, el es­pe­cia­lis­ta pre­ci­só la edad en que los ni­ños se ven más ex­pues­tos a ser víc­ti­mas, pre­ci­san­do que “los ni­ños en­tre 3 a 6 me­ses de vi­da son más irri­ta­bles, es de­cir, llo­ran por cual­quier co­sa, an­te lo cual un pa­dre con muy po­ca pa­cien­cia pue­de za­ran­dear a su hi­jo pa­ra cal­mar­lo, pe­ro en realidad le es­tá pro­vo­can­do un gran da­ño”, ase­gu­ró.

PA­DRES PRIMERIZOS

De­bi­do a que en los úl­ti­mos ca­sos re­gis­tra­dos en el país se han vis­to in­vo­lu­cra­dos pa­dres jó­ve­nes o primerizos, el pro­fe­sio­nal del hos­pi­tal an­ge­lino pu­so el én­fa­sis en es­te gru­po eta­rio las me­di­das de pre­ven­ción. “Si son muy jó­ve­nes oja­lá ten­gan la con­ten­ción y el apo­yo de otros fa­mi­lia­res, en el ma­yor ca­so de los abue­los. Por­que a ve­ces es­tos pa­dres jó­ve­nes se ven so­bre­pa­sa­dos por los ni­ños y re­cu­rren a es­to. Va­le men­cio­nar que la ma­yo­ría de las ve­ces lo ha­cen in­ten­cio­nal­men­te, pe­ro de ha­cer­lo pue­den –in­clu­so- ter­mi­nar tras las re­jas”, re­sal­tó. El ce­re­bro del be­bé es gol­pea­do con­tra el crá­neo cuan­do es sa­cu­di­do. Los múscu­los del cue­llo no es­tán desa­rro­lla­dos y no ofre­cen la re­sis­ten­cia a las sa­cu­di­das. Las vér­te­bras pue­den aplas­tar la mé­du­la es­pi­nal.

JUE­GOS PE­LI­GRO­SOS

Otro pun­to abor­da­do por el es­pe­cia­lis­ta del hos­pi­tal ba­se an­ge­lino fue­ron al­gu­nos jue­gos que desa­rro­llan al­gu­nos pa­dres, lan­zan­do a los me­no­res ha­cia arri­ba pa­ra lue­go to­mar­los en el aí­re, an­te lo cual el es­pe­cia­lis­ta ad­vir­tió de la pe­li­gro­si­dad de la ac­ción. “Es­to es un me­ca­nis­mo de ace­le­ra­ción y des­ace­le­ra­ción, no es pa­ra na­da sano. Hay que re­cor­dar que el ce­re­bro del ni­ño es más chi­co que la ca­ja cra­neal que lo re­cu­bre, por ello con es­te mo­vi­mien­to se pue­de rea­li­zar un jue­go en su in­te­rior, con el con­si­guien­te da­ño neu­ro­ló­gi­co o pér­di­da de vi­sión”, en­fa­ti­zó.

CA­SOS EN LA PRO­VIN­CIA

Con la fi­na­li­dad de co­no­cer la exis­ten­cia de úl­ti­mos ca­sos re­gis­tra- Se pue­den for­mar gran­des coá­gu­los de san­gre pre­sio­nan­do con­tra el ce­re­bro y cau­sar in­fla­ma­ción ma­si­va. dos en la pro­vin­cia, se le pre­gun­tó al mis­mo fa­cul­ta­ti­vo si exis­tía al­gu­na es­ta­dís­ti­caal res­pec­to.

“En los úl­ti­mos años no he­mos te­ni­do pre­sen­cia de ca­sos de sín­dro­me de ni­ño sa­cu­di­do con he­mo­rra­gia ce­re­bral. Lo que si hay que te­ner pre­sen­te que es­ta pa­to­lo­gía pue­de es­tar sub diag­nos­ti­ca­da, es de­cir, cuan­do las con­se­cuen­cias no son tan gra­ves, pue­den ser in­clui­das den­tro de otros ti­pos de mal­tra­to”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.