Ma­rio, don Ma­rio. Un con­se­jo es un re­ga­lo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fe­li­pe Har­boe Bas­cu­ñán Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca

Al leer la re­cien­te co­lum­na del ex se­na­dor Ma­rio Ríos San­tan­der, re­cor­dé una in­tere­san­te con­ver­sa­ción con un an­ti­guo y des­ta­ca­do po­lí­ti­co na­cio­nal. En di­cha char­la (la ver­dad un mo­nó­lo­go de su par­te, el cual agra­de­ce­ré ad eter­num) me se­ña­ló que la po­lí­ti­ca en­tre otras tan­tas di­fi­cul­ta­des im­pli­ca­ba apren­der a sen­tir con el co­ra­zón y reac­cio­nar siem­pre con la ra­zón. Sue­na ló­gi­co y fá­cil, pe­ro créan­me, que es di­fí- cil de prac­ti­car. Por ello par­to es­tas le­tras pi­dien­do dis­cul­pas a quie­nes mi apa­sio­na­da for­ma de ac­tuar pu­do ha­ber afec­ta­do. De ver­dad lo sien­to. Nun­ca de­bí ha­ber anun­cia­do una “con­tra cam­pa­ña” con­tra el se­ñor Veloso por su pos­tu­la­ción a la al­cal­día de Tu­ca­pel sino que de­bí ar­gu­men­tar que me pa­re­ce una ma­la prác­ti­ca y una pé­si­ma se­ñal que un can­di­da­to (de cual­quier par­ti­do o coa­li­ción) que sue­ña con go­ber­nar una co­mu­na, ter­mi­ne pos­tu­lan­do por otra só­lo por ha­ber si­do de­rro­ta­do en su as­pi­ra­ción ori­gi­nal. Creo que los ha­bi­tan­tes de Tu­ca­pel me­re­cen al­guien que quie­ra re­pre­sen­tar­los des­de un prin­ci­pio y no co­mo se­gun­da op­ción. Me pa­re­ce inade­cua­do y lo rei­te­ro. Es mi opi­nión so­bre un he­cho más que una per­so­na. Si al ex se­na­dor Ríos eso le pa­re­ce co­rrec­to, en­ton­ces te­ne­mos una di­fe­ren­cia, le­gí­ti­ma por cier­to.

Lue­go, me sor­pren­dió su in­ten­to her­me­néu­ti­co (in­ter­pre­ta­ti­vo) so­bre mis ra­zo­nes pa­ra de­cla­rar­me “en re­fle­xión” res­pec­to de mi con­ti­nui­dad en el PPD. Agra­dez­co el in­ten­to pe­ro de­bo co­rre­gir­lo. Es­ta “re­fle­xión” es ho­nes­ta, pú­bli­ca, de fren­te y res­pon­de a que más allá de tra­tar­se de un di­ri­gen­te de mi par­ti­do, me per­mi­to cues­tio­nar el sen­ti­do de la re­tro­ex­ca­va­do­ra y el in­ten­to de al­gu­nos por des­truir lo que he­mos cons­trui­do en­tre to­dos (in­clui­do el ex se­na­dor Ríos). Un país no se cons­tru­ye des­tru­yen­do lo he­cho sino co­rri­gien­do y su­peran­do lo ya ci­men­ta­do. Cues­tio­nar ese mé­to­do des­truc­ti­vo me pa­re­ce un ac­to ho­nes­to y que de­bie­ra dar tran­qui­li­dad a mis elec­to­res ya que ellos sa­brán que más allá del co­lor po­lí­ti­co, ten­go la li­ber­tad de de­fen­der pú­bli­ca­men­te lo que pien­so.

Es­ta “re­fle­xión” a na­die ha­ce “le­sos” co­mo di­jo Ma­rio, sino por el con­tra­rio, creo re­pre­sen­ta a mi­les de personas (mi­li­tan­tes e in­de­pen­dien­tes) que me die­ron la pri­me­ra ma­yo­ría elec­to­ral y otros que no vo­tan­do por mí tam­bién es­tán can­sa­dos de las pe­leas y quie­ren que es­te país ter­mi­ne con esas di­vi­sio­nes des­truc­ti­vas que otra ge­ne­ra­ción se ha en­car­ga­do de con­ser­var co­mo for­ma de so­bre­vi­ven­cia po­lí­ti­ca. Chi­le ne­ce­si­ta uni­dad en la di­ver­si­dad pa­ra sa­lir ade­lan­te. Ne­ce­si­ta­mos de una vez por to­das tra­ba­jar y pro­po­ner pa­ra los pró­xi­mos 30 años y no se­guir ata­dos a los úl­ti­mos 50 años.

Fi­nal­men­te res­pec­to del “cho­roy” re­co­noz­co mi ab­so­lu­ta ig­no­ran­cia res­pec­to de las aves (me com­pro­me­to a pre­gun­tar a Cé­sar, di­rec­tor del Zoo de Los Án­ge­les); no obs­tan­te tal co­mo lo di­je en mi cam­pa­ña, no soy ni se­ré un re­pre­sen­tan­te “go­me­ro”. Aque­llos que al igual que di­cha plan­ta de in­te­rior, es­tán pre­sen­tes en to­das las ce­re­mo­nias y des­fi­les es­pe­ran­do el aplau­so pro­to­co­lar. Pre­fie­ro no es­tar en la ce­re­mo­nia, pe­ro ha­ber con­tri­bui­do a ha­cer realidad la re­ba­ja de ta­ri­fas eléc­tri­cas pa­ra mi­les de fa­mi­lias de nues­tra pro­vin­cia, tra­ba­jar jun­to a otros le­gis­la­do­res pa­ra con­se­guir re­cur­sos pa­ra nues­tros mu­ni­ci­pios; apo­yar a nue­vas obras de in­fra­es­truc­tu­ra (Q-20, Nahuel­bu­ta, es­ta­dio, ca­mi­nos se­cun­da­rios, Pi­cha­chén, en­tre otros). Si esas ges­tio­nes me im­pi­den ser par­te de un des­fi­le o ce­re­mo­nia, de an­te­mano me dis­cul­po, pe­ro se­gui­ré en el ca­mino del tra­ba­jo y el apo­yo a la co­mu­ni­dad, que en­tien­do pa­ra eso tam­bién me eli­gie­ron.

Pa­ra ce­rrar, ter­mino re­cor­dan­do a ese sa­bio po­lí­ti­co quien me di­jo, “la crí­ti­ca es par­te de la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca, la gran­de­za es­tá en la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer los erro­res, co­rre­gir y siem­pre di­sen­tir con res­pe­to y afec­to. Por ello, Don Ma­rio, es que va­lo­ro su opi­nión afec­tuo­sa y agra­dez­co sus sa­bias le­tras que pa­ra mí cons­ti­tu­yen un con­se­jo, es de­cir, un re­ga­lo.

Creo que los ha­bi­tan­tes de Tu­ca­pel me­re­cen al­guien que quie­ra re­pre­sen­tar­los des­de un prin­ci­pio y no co­mo se­gun­da op­ción. Me pa­re­ce inade­cua­do y lo rei­te­ro. Es mi opi­nión so­bre un he­cho más que una per­so­na. Si al ex se­na­dor Ríos eso le pa­re­ce co­rrec­to, en­ton­ces te­ne­mos una di­fe­ren­cia, le­gí­ti­ma por cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.