Po­ke­mo­nes ¿y des­pués qué?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fe­de­ri­co García La­rraín Ba­chi­ller en Fi­lo­so­fía Me­die­val U. Nue­va York Li­cen­cia­do en Fi­lo­so­fía U. Los An­des

Han pa­sa­do ya va­rios días des­de que es­tá dis­po­ni­ble en Chi­le el jue­go- apli­ca­ción “Pokémon Go” y no de­ja de ser no­ta­ble la can­ti­dad de gen­te que an­da por las ca­lles ca­zan­do ani­ma­li­tos vir­tua­les. Las vo­ces ago­re­ras, en se­rio y en bro­ma, han de­plo­ra­do la si­tua­ción y juz­ga­do a es­ta ge­ne­ra­ción que pa­re­ce po­seí­da de una es­tu­pi­dez co­lec­ti­va. Es­ta si­tua­ción par­ti­cu­lar no es pa­ra tan­to: co­noz­co mu­chos bue­nos pro­fe­sio­na­les, pa­dres res­pon­sa­bles y ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos que han ba­ja­do la apli­ca­ción sin des­truir sus vi­das en el pro­ce­so de cap­tu­ra y en­tre­na­mien­to de los ani­ma­li­tos vir­tua­les (aun­que al­guno tu­vo que po­ner­le freno al asun­to en su ofi­ci­na). Por lo de­más, es pro­ba­ble que el tiem­po per­di­do en ca­ce­rías de po­ke­mo­nes no hu­bie­ra si­do apro­ve­cha­do en al­ta cul­tu­ra de no exis­tir es­te jue­go. No va­le la pe­na preo­cu­par­se y año­rar un pa­sa­do me­jor, den­tro de po­co “Pokémon Go” no se­rá más que un re­cuer­do y en el fu­tu­ro ha­brá otras co­sas en las que per­der el tiem­po.

La hi s ter i a co­lec­ti­va de un jue­go de realidad au­men­ta­da es só­lo un ele­men­to de al­go más am­plio. Es ten­ta­dor re­cu­rrir a teo­rías so­bre el com­por­ta­mien­to ma­sas ( y Chi­le pa­re­ce ser un lu­gar es­pe­cial­men­te sus­cep­ti­ble a es­te ti­po de fe­nó­me­nos), pe­ro tam­bién se pue­de mi­rar la si­tua­ción des­de la pers­pec­ti­va de la cul­tu­ra del en­tre­te­ni­mien­to y el afán de no­ve­da­des.

Lo que de­ve­la la cul­tu­ra de la dis­trac­ción es, por una par­te, la di­co­to­mía en­tre tra­ba­jo y jue­go, que lle­va, co­mo con­tra­par­ti­da, a la eva­sión con­ti­nua. A juz­gar por re­sul­ta­dos y ac­ti­tu­des, pa­ra mu­cha gen­te el tra­ba­jo es po­co más que una ac­ti­vi­dad pe­no­sa, que hay que so­por­tar pa­ra po­der vi­vir. (El es­tu­dio es tam­bién, en­ton­ces, una ac­ti­vi­dad pe­no­sa que hay que so­por­tar pa­ra po­der ob­te­ner un tra­ba­jo pa­ra po­der vi­vir: qui­zás en el pro­ble­ma del sen­ti­do se en­cuen­tre una de las se­mi­llas del ma­les­tar es­tu­dian­til). Por lo mis­mo, es na­tu­ral que­rer es­ca­par del tra­ba­jo. Pa­ra quie­nes tie­nen un tra­ba­jo de es­cri­to­rio, la pan­ta­lla es un me­dio muy efi­caz. Pe­ro una vez ter­mi­na­do el tra­ba­jo no es­tá cla­ro que co­mien­ce la vi­da, en­tre otras co­sas, por­que no es­tá cla­ro en qué con­sis­te eso. Fren­te a una vi­da con po­co con­te­ni­do o pro­yec­to, o con­ce­bi­da co­mo pu­ra dis­trac­ción ( dis­trac­ción o di­ver­sión de sí mis­ma), es na­tu­ral que una no­ve­dad co­mo un jue­go de realidad au­men­ta­da ge­ne­re un mo­vi­mien­to de ma­sas: en­tre­ga una sen­sa­ción de pro­pó­si­to a me­di­da que se van cum­plien­do me­tas in­tras­cen­den­tes. Es co­mo la ve­ni­da de un me­sías que vie­ne a li­be­rar al pue­blo de su abu­rri­mien­to y sin­sen­ti­do. Un fal­so pro­fe­ta, pe­ro no im­por­ta, si és­te no cum­ple su pro­me­sa, ya ven­drá otro.

Co­noz­co mu­chos bue­nos pro­fe­sio­na­les, pa­dres res­pon­sa­bles y ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos que han ba­ja­do la apli­ca­ción sin des­truir sus vi­das en el pro­ce­so de cap­tu­ra y en­tre­na­mien­to de los ani­ma­li­tos vir­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.