Ve­ci­na de Na­ci­mien­to no pue­de ac­ce­der a sub­si­dio por me­dia­gua que nun­ca re­ci­bió

Ac­tual­men­te vi­ve en una vi­vien­da que se “cae a pe­da­zos” por una pla­ga de ter­mi­tas, se­gún co­men­tó.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Pe­se a que “a du­ras pe­nas” pue­de mo­vi­li­zar­se, pro­duc­to de una ar­tro­sis se­ve­ra que su­fre en una de sus ro­di­llas, la de­ses­pe­ra­ción de ver có­mo día a día su vi­vien­da se cae –li­te­ral­men­te- a pe­da­zos a raíz de las ter­mi­tas, mo­ti­vó que, Eva Ca­rras­co Puen­tes, via­ja­rá des­de Na­ci­mien­to a la ca­pi­tal pro­vin­cial pa­ra de­nun­ciar al­go que con­si­de­ra in­jus­to: no po­der ac­ce­der a un sub­si­dio ha­bi­ta­cio­nal por una me­dia­gua que – ase­gu­ra­nun­ca re­ci­bió.

Es­ta in­for­ma­ción la co­no­ció re­cién ha­ce una se­ma­na, cuan­do le pre­gun­tó a la pre­si­den­ta de la jun­ta de ve­ci­nos de su sec­tor, En­tre Ríos, la po­si­bi­li­dad de ser in­clui­da en los sub­si­dios ha­bi­ta­cio­na­les de re­cons­truc­ción pa­ra lu­ga­re­ños afec­ta­dos por la pla­ga de ter­mi­tas, an­te lo cual la di­ri­gen­te –tras re­ci­bir da­tos del mu­ni­ci­pio- le co­men­tó la im­po­si­bi­li­dad de aque­llo, de­bi­do a que te­nía un be­ne­fi­cio an­te­rior en la re­gión Me­tro­po­li­ta­na, y por ello de­bía re­gu­la­ri­zar ese te­ma en la ca­pi­tal.

Es­ta res­pues­ta su­mió a la mujer en la to­tal an­gus­tia, ya que su mo­vi­li­dad re­sul­ta bas­tan­te li­mi­ta­da por la ar­tro­sis, co­mo pa­ra via­jar a San­tia­go a re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción. Fue­ra que los re­cur­sos se ha­cen ca­da vez me­nos, ya que só­lo vi­ve con una pen­sión de in­va­li­dez de 70 mil pe­sos y los apor­tes es­po­rá­di­cos del úni­co hi­jo que vi­ve jun­to a ella, de 18 años, quien de­bió de de­jar de es­tu­diar pa­ra apor­tar a la ca­sa.

De ser otra realidad, la se­ño­ra Eva po­dría aún aguan­tar­se en su vi­vien­da, no obs­tan­te, la in­fra­es­truc­tu­ra de la ca­sa pre­sen­ta se­ve­ros da­ños, a lo que se su­ma pé­si­mas con­di­cio­nes en el ba­ño de la pro­pie­dad.

Es­ta si­tua­ción fue na­rra­da a La Tribuna por su so­bri­na, Sil­via Ca­rras­co, quien la acom­pa­ña­ba ese día. “Tie­ne la pu­ra ta­sa de ba­ño, por lo cual de­be ti­rar agua pa­ra de al­gu­na for­ma ti­rar la ca­de­na. Tam­po­co tie­ne la­va­ma­nos, de­bien­do adap­tar un re­ci­pien­te de plás­ti­co pa­ra acu­mu­lar agua”, ex­pli­có.

RES­PUES­TA DES­DE EL MU­NI­CI­PIO

En vis­ta a los an­te­ce­den­tes, Dia­rio La Tribuna se con­tac­tó con la mu­ni­ci­pa­li­dad de Na­ci­mien­to pa­ra bus­car al­gu­na so­lu­ción al pro­ble­ma de la se­ño­ra Eva.

Fue así que des­de el mu­ni­ci­pio res­pon­die­ron que la so­lu­ción no de­pen­de de la ca­sa edi­li­cia, sino del Ser­vi­cio de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo de la re­gión Me­tro­po­li­ta­na, en don­de se ges­tio­nó el an­ti­guo be­ne­fi­cio, por lo cual la se­ño­ra Eva ten­dría que so­li­ci­tar que se le des­mar­que de los re­gis­tros que man­tie­ne la en­ti­dad en San­tia­go.

Pe­se a ello, ase­gu­ra­ron que la en­car­ga­da de Vi­vien­da del mu­ni­ci­pio reali­zó las ges­tio­nes pa­ra que su ca­so sea enviado a Los Án­ge­les y se pue­da ver acá, si­tua­ción que aún no tie­ne una res­pues­ta for­mal des­de la ca­pi­tal, pre­ci­sa­ron.

RES­PUES­TA DE SERVIU LO­CAL

Co­no­ci­do el an­te­ce­den­te apor­ta­do por el mu­ni­ci­pio de Na­ci­mien­to, se in­ten­tó un pro­nun­cia­mien­to de las ofi­ci­nas lo­ca­les de Serviu, no obs­tan­te, no se pu­do con­tac­tar an­tes del cie­rre de la edi­ción a su de­le­ga­da, Eu­ge­nia Guz­mán, quien –ar­gu­men­ta­ron en la en­ti­dad- era la úni­ca vo­ce­ra ofi­cial.

LA MUJER SU­FRE de una ar­tro­sis se­ve­ra en su ro­di­lla, si­tua­ción que le im­pi­de tra­ba­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.