¡Ho­rror!

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Un año atrás, en el Es­ta­do de Gue­rre­ro, Mé­xi­co, 45 jó­ve­nes que es­tu­dia­ban en una Es­cue­la Nor­mal, des­apa­re­cie­ron. El Gobierno me­xi­cano, co­mu­ni­có su de­ci­sión de lle­gar has­ta el fi­nal de “es­te es­pan­to­so cri­men”. Dio por sen­ta­do, al sa­ber la no­ti­cia, que ha­bían si­do ase­si­na­dos to­dos. Días des­pués, des­cu­bren un lu­gar de que­mas de ba­su­ra y co­mien­zan a en­con­trar par­tes de es­que­le­tos hu­ma­nos. Anun­cian tal ha­llaz­go. Sin em­bar­go, el ho­rror fue ma­yor, al com­pro­bar que no ha­bía 45 es­que­le­tos so­la­men­te, eran cien­tos o mi­les. Se tra­ta­ba de un lu­gar en que los si­ca­rios de la dro­ga, que­ma­ban sus víc­ti­mas. La po­li­cía, in­vo­lu­cra­da, guar­dó si­len­cio.

Muer­te, des­po­jo de la vi­da, si­len­cio de los in­vo­lu­cra­dos, sim­ples nú­me­ros pa­ra la pren­sa, dra­mas es­con­di­dos. De vez en cuan­do, en al­gún me­dio de pren­sa his­tó­ri­co, nos re­cuer­dan a la fuer­zas de la SS Na­zis. Mues­tran ne­gros ba­rra­co­nes re­ple­tos de cuer­pos que es­pe­ran su muer­te. Fla­cos, pie­les blan­cas, ce­tri­nas, ojos fue­ra de sus ór­bi­tas, mi­ran el ca­mi­nar de sus ver­du­gos a la es­pe­ra de ser lla­ma­dos pa­ra la muer­te. Se­gu­ra­men­te mu­chos la desean. El su­fri­mien­to es atroz. Lo mis­mo, Bir­ma­nia. Mi­les de hue­sos hu­ma­nos se amon­to­nan en lu­ga­res di­ver­sos. El Kr­ha­mer Ro­jo, fuer­za co­mu­nis­ta del su­des­te asiá­ti­co, asu­me la glo­ria de ma­tar a mi­llo­nes de bir­ma­nos que se opo­nen a su dic­ta­du­ra.

To­do dra­má­ti­co. La muer­te, in­de­pen­dien­te­men­te co­mo se pro­duz­ca, es una so­la. Los llan­tos, po­drán ele­var el do­lor a las al­tu­ras de la in­com­pren­sión u otros, sal­ta­rán de ale­gría, por­que su enemi­go mu­rió, des­apa­re­ció. La jus­ti­cia, que no era tal, só­lo ven­gan­za, se cum­plió y eso bas­ta.

Pe­ro el ho­rror es ma­yor, y peor aún, es­tú- pi­do el afán po­lí­ti­co de la muer­te que ha ter­mi­na­do con cul­par­se unos y otros por esas muer­tes. Me re­fie­ro a los 200 ni­ños muer­tos al in­te­rior de los Cen­tros del Se­na­me. Por de pron­to, la ci­fra se dis­cu­te, ¡Ho­rror!, el dipu­tado Re­né Zaf­fi­rio, de­nun­cia que, “se ocul­tan más cuer­pos de ni­ños muer­tos”, otro ho­rror aún ma­yor. La mi­nis­tra, ale­ga que “…en to­dos los pe­rio­dos de gobierno, han muer­to ni­ños”… co­mo si tal he­cho la ex­cul­pa a ella y otros mi­nis­tros de Jus­ti­cia de es­te ho­rror. Or­de­na ha­cer un su­ma­rio. Los pri­me­ros in­di­cios, (to­dos te­ne­mos des­con­fian­za de ese su­ma­rio), se­ña­lan que “la muer­te de los ni­ños se ano­ta­ban co­mo “de al­ta”, es de­cir, tér­mino de su per­ma­nen­cia en el Se­na­me”. Ni­ños aban­do­na­dos a su suer­te. Muer­tos sin te­ner cul­pa al­gu­na, ver­da­de­ro des­po­jo so­cial. Un dra­ma cu­yas raí­ces, co­mien­zan a ser co­no­ci­das.

El mun­do po­lí­ti­co, de­jó de la­do es­tas muer­tes de ni­ños. Más bien son un es­tor­bo. La man­da­ta­ria, in­creí­ble, res­pon­dió an­te las AFP con un dis­cur­so de me­dia no­che. Pe­ro los ni­ños muer­tos en el Se­na­me, ni una de­cla­ra­ción. ¡Qué Ho­rror! se­ño­res al­cal­des, in­ves­ti­guen Uds. cuán­tos ni­ños de sus co­mu­nas han muer­to, cuan­tos hay en la ac­tua­li­dad in­ter­na­dos. Cuí­den­los, son de la fa­mi­lia co­mu­nal que Uds. di­ri­gen. Tra­ten de re­ti­rar­los y los en­vían a fa­mi­lia de su co­mu­na. Sál­ven­los. No hay otra al­ter­na­ti­va.

La mi­nis­tra, ale­ga que “…en to­dos los pe­rio­dos de gobierno, han muer­to ni­ños”… co­mo si tal he­cho la ex­cul­pa a ella y otros mi­nis­tros de Jus­ti­cia de es­te ho­rror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.