In­ten­den­te, la pro­vin­cia ne­ce­si­ta el puen­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Con la co­nec­ti­vi­dad en­tre San Ro­sen­do y San­ta Jua­na, su­man­do a los ha­bi­tan­tes más cer­ca­nos, una co­mu­ni­dad de más de 65 mil per­so­nas, po­dría me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Pue­de que no sea una ci­fra elec­to­ral­men­te in­tere­san­te, pe­ro si de una ren­ta­bi­li­dad so­cial sin pre­ce­den­tes.

To­da per­so­na que ha so­li­ci­ta­do al­gu­na vez un do­cu­men­to en el ser­vi­cio pú­bli­co, co­no­ce que Chi­le es el país de las bu­ro­cra­cias. To­do to­ma días, se­ma­nas o años en re­sol­ver­se. En es­te sen­ti­do, en la ca­pi­tal re­gio­nal, es­tá ocu­rrien­do al­go que al me­nos pa­ra la pro­vin­cia de Bio­bío, es ab­sur­do.

El pa­sa­do 17 de ju­lio, el MOP ini­ció el desar­me del puen­te me­cano so­bre el río Bio­bío, que ac­tual­men­te unía las co­mu­nas de San Pe­dro de la Paz con Con­cep­ción. El pro­ce­so con­sis­te sa­car, a tra­vés de dos gran­des grúas de al­to to­ne­la­je, ca­da tra­mo de 40 me­tros, el cual que­da­rá apo­ya­do en los are­na­les del río y pos­te­rior­men­te se­rá se­pa­ra­do en tra­mos de 10 me­tros y, mien­tras las au­to­ri­da­des de­fi­nen qué ha­cer con él, se­rá tras­la­da­do al recinto del Re­gi­mien­to Cha­ca­bu­co, don­de se­rá aco­pia­do. Ab­sur­da me­di­da, ha­bien­do tan­ta ne­ce­si­dad.

Con la co­nec­ti­vi­dad en­tre San Ro­sen­do y San­ta Jua­na, su­man­do a los ha­bi­tan­tes más cer­ca­nos, una co­mu­ni­dad de más de 65 mil per­so­nas, po­dría me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Pue­de que no sea una ci­fra elec­to­ral­men­te in­tere­san­te, pe­ro si de una ren­ta­bi­li­dad so­cial sin pre­ce­den­tes.

La bu­ro­cra­cia in­ne­ce­sa­ria de no ha­ber to­ma­do una de­ci­sión y rea­li­zar una obra de for­ma si­mul­tá­nea, ha­bría per­mi­ti­do des­mon­tar las pla­cas del via­duc­to y tras­la­dar- las a su des­tino fi­nal, en vez de te­ner que ha­cer tan­to tras­pa­so de un lu­gar a otro, re­le­gan­do a una in­fra­es­truc­tu­ra de gran im­por­tan­cia, a una bo­de­ga. No pue­de ser.

El in­ten­den­te de­be to­mar una de­ci­sión pron­ta­men­te y avan­zar pa­ra que las co­mu­nas más pe­que­ñas, aque­llas que es­tán cons­tan­te­men­te ale­ja­das de las gran­des in­ver­sio­nes y apo­yos gu­ber­na­men­ta­les, vean el fru­to de los avan­ces en sus lo­ca­li­da­des.

La co­nec­ti­vi­dad y la pa­vi­men­ta­ción ru­ral fue­ron prio­ri­dad en ma­te­ria de anun­cios por par­te de la Pre­si­den­ta el año 2015, pe­ro en la pro­vin­cia de Bio­bío, al­go su­ce­de que el pro­gre­so cues­ta mu­cho que se con­cre­te. Los di­ri­gen­tes de­ben gol­pear in­can­sa­ble­men­te las puer­tas pa­ra ser es­cu­cha­dos y mu­chos pro­yec­tos duer­men a la es­pe­ra que al­gu­na au­to­ri­dad los con­tem­ple, aun­que es­to sig­ni­fi­que apo­yo a pe­que­ñas lo­ca­li­da­des.

El 2013, el con­se­jo re­gio­nal apro­bó más de 5 mil mi­llo­nes pa­ra los al­can­ta­ri­lla­dos de An­tu­co, un pro­yec­to de muy baja ren­ta­bi­li­dad elec­to­ral, ya que sus 3.900 ha­bi­tan­tes no sig­ni­fi­can una al­te­ra­ción im­por­tan­te en los re­sul­ta­dos de una vo­ta­ción, pe­ro sin du­da al­gu­na que son ac­cio­nes que cam­bian pa­ra bien la vi­da de las per­so­nas. Ese es el po­der de de­ci­sión que de­be te­ner la prin­ci­pal au­to­ri­dad de la re­gión, don­de el slo­gan “Chi­le de To­dos” que tie­ne el gobierno, se apli­ca­ría cla­ra­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.