La es­qui­na de na­die

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un mes, una pu­bli­ca­ción de pren­sa re­ve­la­ba una si­tua­ción su­ma­men­te gra­ve, que acon­te­cía - es­pe­cí­fi­ca­men­te- en la es­qui­na de vol­cán Vi­lla­rri­ca con vol­cán Co­pahue en la po­bla­ción Do­min­go Con­tre­ras Gó­mez, en don­de unos trans­por­tis­tas de pa­pas eran acu­sa­dos -por los pro­pios ve­ci­nos- de apro­piar­se de la ci­ta­da in­ter­sec­ción.

En la opor­tu­ni­dad los lu­ga­re­ños sos­te­nían que los su­je­tos es­ta­cio­na­ban sus ca­mio­nes ha­cien­do ca­so omi­so a un le­tre­ro mu­ni­ci­pal que im­pe­día tal ac­ción, pro­vo­can­do una con­ges­tión vehi­cu­lar -jus­ta­men­teen la en­tra­da de la es­qui­na.

A lo an­te­rior, los po­bla­do­res agre­ga­ban una si­tua­ción aún más de­li­ca­da, con res­pec­to a la sus­trac­ción pe­rió­di­ca de la se­ñal de trán­si­to por es­tos mis­mos su­je­tos, quie­nes pa­ra bur­lar la prohi­bi­ción -sim­ple­men­te- sa­ca­ban el le­tre­ro.

En la oca­sión es­te he­cho fue re­fren­da­do por el di­rec­tor de Trán­si­to del mu­ni­ci­pio lo­cal, Pa­tri­cio Frei­re, quien ase­gu­ró que es­ta­ba al tan­to de la des­apa­ri­ción de la se­ña­lé­ti­ca, sin em­bar­go, des­co­no­cía quié­nes eran sus au­to­res.

La no­ti­cia tu­vo co­mo re­per­cu­sión -in­me­dia­ta- que se re­ins­ta­la­ra el le­tre­ro de trán­si­to, que al mo­men­to de la no­ta se en­con­tra­ba des­apa­re­ci­da, no obs­tan­te, su re­po­si­ción fue ex­tra­ña­men­te en sen­ti­do con­tra­rio a los ca­mio­nes in­frac­to­res.

Es­ta si­tua­ción pro­vo­có que los ve­ci­nos vol­vie­ran a de­nun­ciar el he­cho la se­ma­na pa­sa­da, ad­vir­tien­do que con la me­di­da el mu­ni­ci­pio pu­die­ra es­tar am­pa­ran­do el ac­tuar de los con­tro­ver­ti­dos trans­por­tis­tas.

En vis­ta a ello, los po­bla­do­res exi­gie­ron -al mis­mo tiem­po- un pro­nun­cia­mien­to de la au­to­ri­dad lo­cal, sin em­bar­go, es­te re­que­ri­mien­to -al pa­re­cer- ya es muy tar­de, pues nue­va­men­te la se­ñal de trán­si­to no se en­cuen­tra en el lu­gar, por ra­zo­nes que se des­co­no­cen.

Por to­do ello, al pa­re­cer es­ta es­qui­na se­ría te­rreno de na­die, me­nos de la com­pe­ten­cia del mu­ni­ci­pio, ya que cual­quier per­so­na pue­de im­po­ner por la fuer­za sus am­bi­cio­nes per­so­na­les, pa­san­do a lle­var la tran­qui­li­dad y dig­ni­dad de los ve­ci­nos que ha­bi­tan el lu­gar.

Va­le re­cor­dar que los mis­mos ve­ci­nos fue­ron los que de­nun­cia­ron que los trans­por­tis­tas y tra­ba­ja­do­res pa­pe­ros eran vio­len­tos, so­bre to­do cuan­do los po­bla­do­res le re­cri­mi­na­ban su ne­fas­to ac­tuar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.