Las pre­sio­nes por el Río Lau­ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cons­tan­za Fer­nán­dez Dan­cea­nu Abo­ga­da y ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal Di­rec­to­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas y Ges­tión Pú­bli­ca USS

El Lau­ca es un río in­ter­na­cio­nal que na­ce en la re­gión chi­le­na de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta y que cru­za la fron­te­ra ha­cia el de­par­ta­men­to bo­li­viano de Oru­ro. En la dé­ca­da de 1930 Chi­le co­men­zó a eva­luar su uti­li­za­ción pa­ra el rie­go del va­lle de Aza­pa y en 1948 en­tre­gó an­te­ce­den­tes so­bre el pro­yec­to a Bo­li­via. En 1949 se cons­ti­tu­yó una co­mi­sión mix­ta de am­bos paí­ses que eva­lua­ría el co­rrec­to uso de las aguas del río, la que de­ter­mi­nó que “han que­da­do es­ta­ble­ci­das las ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les de las obras en su re­la­ción in­ter­na­cio­nal, las que con­cuer­dan con el pro­yec­to ela­bo­ra­do”, por lo que di­chas obras no per­ju­di­ca­rían a Bo­li­via. En 1959 Bo­li­via re­cla­mó que la co­mi­sión no ha­bía te­ni­do su­fi­cien­tes da­tos téc­ni­cos, por lo que se cons­ti­tu­yó nue­va­men­te. Sus re­sul­ta­dos, pu­bli­ca­dos en 1960, con­fir­ma­ron el dic­ta­men an­te­rior. Pe­ro des­co­no­cien­do esa re­so­lu­ción, en 1962, cuan­do nues­tro país abrió las com­puer­tas del des­vío de par­te del cau­dal del río, Bo­li­via rom­pió re­la­cio­nes con Chi­le y de­nun­ció an­te la OEA es­te ac­to co­mo una agre­sión.

Hoy Bo­li­via sos­tie­ne que es­te des­vío co­rres­pon­de a 600 li­tros por se­gun­do, lo que ha sig­ni­fi­ca­do en 50 años apro­xi­ma­da­men­te 1.000 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, es de­cir, un ki­ló­me­tro cú­bi­co de agua que Bo­li­via ha de­ja­do de re­ci­bir. Ca­be men­cio­nar que La Paz omi­te de­cir que esos 600 li­tros equi­va­len a al­re­de­dor de un 25% de cau­dal del río. El res­to flu­ye li­bre­men­te, sin nin­gu­na in­ter­fe­ren­cia, ha­cia Bo­li­via.

De­be­mos des­ta­car tam­bién la in­con­se­cuen­cia en la uti­li­za­ción de los ar­gu­men­tos. Bo­li­via ale­ga por el uso que Chi­le ha­ce de un pe­que­ño por­cen­ta­je de las aguas del río Lau­ca an­tes de que aban­do­ne el te­rri­to­rio na­cio­nal, sin em­bar­go, res­pec­to al río Si­la­la –el que na­ce en Bo­li­via y flu­ye ha­cia Chi­le– el ar­gu­men­to se trans­for­ma, ale­gan­do nues­tro ve­cino por el uso que ha­ce­mos de las aguas en nues­tro pro­pio te­rri­to­rio, des­pués de que han aban­do­na­do Bo­li­via.

Ca­be, por úl­ti­mo, re­cor­dar las pa­la­bras del ex can­ci­ller bo­li­viano José Fell­man Ve­lar­de, quien, en 1962, se­ña­la que “la cues­tión del río Lau­ca ha si­do el vehícu­lo que ha per­mi­ti­do a Bo­li­via atraer an­te la con­cien­cia de su pue­blo el pro­ble­ma de la me­di­te­rra­nei­dad”. Qué cier­tas si­guen sien­do sus pa­la­bras hoy, más de cin­co dé­ca­das más tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.