Co­mer­cian­tes ile­ga­les pi­den que mu­ni­ci­pio an­ge­lino los de­je tra­ba­jar

A su vez, se que­ja­ron de un fé­rreo con­trol po­li­cial, que los ha­ce acu­mu­lar mul­tas im­pa­gas.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Can­sa­dos de sen­tir­se per­se­gui­dos y pi­dien­do una opor­tu­ni­dad al mu­ni­ci­pio, se en­cuen­tran va­rios co­mer­cian­tes ile­ga­les de la co­mu­na angelina, quie­nes ase­gu­ran que se han or­ga­ni­za­do en torno a una agru­pa­ción sin­di­cal pa­ra ser es­cu­cha­dos en la pe­ti­ción de sus de­man­das.

Se tra­ta de al me­nos 25 ven­de­do­res am­bu­lan­tes, or­ga­ni­za­dos en lo que de­no­mi­nan el Sin­di­ca­to Nú­me­ro 25, quie­nes bus­can que la au­to­ri­dad co­mu- nal les otor­gue un per­mi­so pa­ra se­guir desa­rro­llan­do su ac­ti­vi­dad li­bre­men­te.

La ma­yo­ría de ellos co­mer­cia­li­za fru­tas y/o ver­du­ras en tri­ci­clos de car­ga en dis­tin­tos pun­tos cer­ca­nos a la Ve­ga Te­cha­da, sien­do es­ta ac­ti­vi­dad su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos, ya que –afir­man- no pue­den de­di­car­se a otra co­sa, pues –la ma­yo­ría- pre­sen­ta an­te­ce­den­tes pe­na­les que les di­fi­cul­ta en­con­trar tra­ba­jo.

Los co­mer­cian­tes ase­gu­ran que úl­ti­ma­men­te las fiscalizaciones de la po­li­cía uni­for­ma­da se han vuel­to más in­ten­sas, y que in­clu­so, los efec­ti­vos los es­ta­rían in­ti­mi­dan­do con la apli­ca­ción de una or­de­nan­za más fé­rrea.

Uno de ellos, Fran­cis­co Mu­ñoz, que tra­ba­ja des­de el 2007 en las cer­ca­nías de la tien­da La Co­va­don­ga, ex­pu­so es­ta si­tua­ción, sos­te­nien­do que “Ca­ra­bi­ne­ros an­da su­pues­ta­men­te con un de­cre­to que di­ce que se va a apli­car la mis­ma ley que se es­tá eje­cu­tan­do en Con­cep­ción, es de­cir, que se van a re­ti­rar to­dos los ca­rros y ne­go­cios am­bu­lan­tes. Es­to nos pa­re­ce te­rri­ble, pues no­so­tros so­mos per­so­nas y que­re­mos tra­ba­jar hon­ra­da­men­te”, ex­pli­có.

Otra ne­go­cian­te sin au­to­ri­za­ción, Joha­na Gon­zá­lez, que in­clu­so ven­de sus pro­duc­tos fren­te a un le­tre­ro que prohí­be el co­mer­cio am­bu­lan­te, re­pre­sen­tó la pe­ti­ción de la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros, lla­man­do al je­fe co­mu­nal an­ge­lino a es­cu­char­los.

“Lo úni­co que que­re­mos es que nos den un per­mi­so, si no­so­tros po­de­mos pa­gar igual que to­da la gen­te. Por ello, es­pe­ra­mos que el al­cal­de es­cu­che de una bue­na vez por to­das nues­tra pe­ti­ción. (…) Fue­ra que úl­ti­ma­men­te nos he­mos lle­na­do de mul­tas, yo so­la acu­mu­lo más de dos­cien­tas”, re­sal­tó.

En tan­to, Clau­dio Ríos, quien se de­di­ca al co­mer­cio am­bu­lan­te ha­ce 15 años en la co­mu­na, en­fa­ti­zó que la ma­yo­ría de ellos no pue­de de­di­car­se a otro ru­bro, por­que –sim­ple­men­te- no les dan tra­ba­jo.

“La­men­ta­ble­men­te por las vuel­tas de la vi­da he caí­do pre­so, por lo cual ten­go mis pa­pe­les man­cha­dos. Lo úni­co que pue­do ha­cer es es­to, por­que no me dan tra­ba­jo en otra área, por los an­te­ce­den­tes pe­na­les”, ar­gu­men­tó.

RES­PUES­TA DES­DE EL MU­NI­CI­PIO

En vis­ta a la de­man­da que ex­pre­sa­ron los co­mer­cian­tes ile­ga­les, Dia­rio La Tri­bu­na in­ten­tó co­no­cer un pro­nun­cia­mien­to del mu­ni­ci­pio an­ge­lino.

Tras va­rias ges­tio­nes con el en­car­ga­do de pren­sa de la en­ti­dad, no se lo­gró un pro­nun­cia­mien­to an­tes del cie­rre de la edi­ción.

“La­men­ta­ble­men­te por las vuel­tas de la vi­da he caí­do pre­so, por lo cual ten­go mis pa­pe­les man­cha­dos. Lo úni­co que pue­do ha­cer es es­to, por­que no me dan tra­ba­jo en otra área”.

LOS CO­MER­CIAN­TES ASE­GU­RAN que se­gui­rán tra­ba­jan­do a pe­sar de las mul­tas y per­se­cu­cio­nes de la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.