Gran­des even­tos de­por­ti­vos: la otra ca­ra de la mo­ne­da En­tre los ma­yo­res me­ga­even­tos en­con­tra­mos los Jue­gos Olím­pi­cos que, por cier­to, cons­ti­tu­yen un es­pec­tácu­lo de im­pac­to mun­dial, vin­cu­la­do al desa­rro­llo del tu­ris­mo, re­no­va­ción ur­ba­na y cla­si­fi­ca­ción de

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Cris­tian Luar­te Ro­cha Di­rec­tor Pe­da­go­gía en Edu­ca­ción Fí­si­ca Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

El de­por­te, ade­más de ser un fe­nó­meno so­cial de múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des, de­be ga­ran­ti­zar a quie­nes lo prac­ti­can el desa­rro­llo y cons­truc­ción ciu­da­da­na. Es­to im­pli­ca te­ner cla­ri­dad de los con­tex­tos, desafíos y pers­pec­ti­vas de las per­so­nas, sus ciu­da­des y paí­ses. Uno de los ele­men­tos im­por­tan­tes es la ex­pan­sión que ha te­ni­do el de­por­te en los úl­ti­mos años, si­tua­ción que ad­quie­re sig­ni­fi­can­cia de va­ria­da ín­do­le, ejem­plo de ello es la can­ti­dad de paí­ses que con­for­man el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal COI, el cual es­tá com­pues­to por 198 paí­ses. La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, ONU, es­tá con­for­ma­da por 193.

Al­gu­nas de las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo de es­te fe­nó­meno so­cial son los gran­des even­tos de­por­ti­vos, los que ad­quie­ren en la ac­tua­li­dad gran im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, so­cial y sim­bó­li­ca. En­tre los ma­yo­res me­ga­even­tos en­con­tra­mos los Jue­gos Olím­pi­cos que, por cier­to, cons­ti­tu­yen un es­pec­tácu­lo de im­pac­to mun­dial, vin­cu­la­do al desa­rro­llo del tu­ris­mo, re­no­va­ción ur­ba­na y cla­si­fi­ca­ción de es­ta­tus ur­bano del país an­fi­trión.

En las úl­ti­mas dé­ca­das el desa­rro­llo de even­tos, co­mo las Olim­pia­das, in­gre­só en una nue­va fa­se, ejem­plo de ello es la im­por­tan­cia atri­bui­da a la se­gu­ri­dad. En los Jue­gos Olím­pi­cos de Sid­ney 2000, los gas­tos en se­gu­ri­dad fue­ron cer­ca de 179,6 mi­llo­nes de dó­la­res, se uti­li­zó una do­ta­ción de 5 mil po­li­cías y has­ta 7 mil agen­tes de se­gu­ri­dad. Pos­te­rior­men­te en Lon­dres 2012, la se­gu­ri­dad al­can­zó una ci­fra de 2,2 bi­llo­nes de dó­la­res, con una do­ta­ción su­pe­rior a los 7 mil po­li­cías. Aun­que aún se des­co­no­ce las ci­fras de Río 2016, no hay du­da que se­rá si­mi­lar o qui­zás le­ve­men­te su­pe­rior a Lon­dres 2012.

La reali­dad de las úl­ti­mas Olim­pia­das nos mues­tra “la otra ca­ra de la mo­ne­da”, ya que de­be­mos re­co­no­cer que los gran­des even­tos de­por­ti­vos en­cie­rran tam­bién, gran uti­li­dad sim­bó­li­ca pa­ra los ac­tos te­rro­ris­tas. Fussy y Coaf­fee (2012) do­cu­men­tan que des­de 1988 di­ver­sos gru­pos in­clu­yen­do “et­no­se­pa­ra­tis­tas, gru­pos pa­tro­ci­na­dos por el Es­ta­do, gru­pos ex­tre­mis­tas, jiha­dis­tas vio­len­tos y anar­quis­tas” mues­tran in­te­rés por los Jue­gos Olím­pi­cos. Cu­rio­sa­men­te, aun­que el in­ter­na­cio- na­lis­mo sea una ca­rac­te­rís­ti­ca de­ter­mi­nan­te de me­ga­even­tos de­por­ti­vos, y que el mo­men­to his­tó­ri­co ac­tual es­té su­pues­ta­men­te mar­ca­do por el “te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal”, mu­chos de esos gru­pos es­tán en­rai­za­dos en con­tex­tos so­cio­po­lí­ti­cos lo­ca­les es­pe­cí­fi­cos. No obs­tan­te, el aná­li­sis mues­tra que, aun­que las ame­na­zas te­rro­ris­tas sean ge­ne­ral­men­te pro­du­ci­das lo­cal­men­te, las es­tra­te­gias uti­li­za­das pa­ra com­ba­tir­las son ca­da vez más pa­re­ci­das en to­do el mun­do.

Pro­duc­to de es­tos nue­vos mo­de­los, di­ver­sos en­fo­ques sur­gi­rán, crean­do un pa­trón ge­ne­ral de se­gu­ri­dad de gran­des even­tos de­por­ti­vos orien- ta­do a un te­ma bá­si­co: un mi­li­ta­ris­mo ur­bano avan­za­do, que in­clu­ye la uti­li­za­ción tác­ti­ca de per­so­nal ac­ti­vo y usos de agen­tes de ser­vi­cios del sec­tor pri­va­do. De igual for­ma, apa­re­ce la ex­pan­sión de la tec­no­lo­gía in­te­gra­da de vi­gi­lan­cia, la re­con­fi­gu­ra­ción de es­pa­cios fí­si­cos con ca­rac­te­rís­ti­cas ar­qui­tec­tó­ni­cas per­ma­nen­tes que pro­te­jan y ge­ne­ren me­di­das con­tra­te­rro­ris­tas. Es­tá cla­ro que di­ver­sos de­ta­lles lo­ca­les que mo­de­lan la apli­ca­ción de se­gu­ri­dad de los gran­des even­tos de­por­ti­vos se ins­ta­lan de­fi­ni­ti­va­men­te en la so­cie­dad, mos­trán­do­nos la­men­ta­ble­men­te la otra ca­ra de la mo­ne­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.