Ríos an­ces­tra­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

El río Bío Bío ha si­do tes­ti­go, só­lo en nues­tra His­to­ria Pa­tria, de una afren­ta bu­lli­cio­sa, gris, y ex­ter­mi­na­do­ra de to­da fuen­te de ali­men­to que se en­cuen­tre a su pa­so, no lo di­go yo, lo re­la­ta la his­to­ria. El río Bio­bío, ha si­do tes­ti­go de los cua­tro si­glos de re­sis­ten­cia de aque­llos que de­ben su vi­da a la na­tu­ra­le­za. El río Bio­bío, ha si­do tes­ti­go de aquel en­cuen­tro de los mun­dos di­ver­sos; nues­tros an­te­ce­so­res se hi­cie­ron lla­mar chi­le­nos, edi­fi­ca­do­res del pen­sa­mien­to más man­so y con­ser­va­dor en la his­to­ria de nues­tra Amé­ri­ca, no obs­tan­te, des­de la épo­ca de la In­de­pen­den­cia, en ade­lan­te, la evo­lu­ción so­cio­po­lí­ti­ca vie­ne arro­jan­do un sem­bra­dío de sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, pa­ra go­ce y lu­cro de unos po­cos, lo que a mi pa­re­cer, de­bie­ra al me­nos son­ro­jar­nos la ca­ra. El río Bio­bío, prin­ci­pal afluen­te de la re­gión y del país, ha si­do in­ter­ve­ni­do por mu­chos años en to­da su ex­ten­sión por una in­ter­mi­na­ble se­gui­di­lla de mal lla­ma­dos “Pro­yec­tos de In­ver­sión”, o co­mo lo plan­teó en su mo­men­to una al­ta au­to­ri­dad am­bien­tal, a pro­pó­si­to de la cons­truc­ción de la re­pre­sa An­gos­tu­ra, “lo que es­ta­mos ha­cien­do es char­quear el río”. La ex­pe­rien­cia y los es­tu­dios al res­pec­to ver­san que la cons­truc­ción y ope­ra­ción de la Re­pre­sas Ral­co, Pan­gue y An­gos­tu­ra, han pro­vo­ca­do gra­ves per­jui­cios, con­se­cuen­cias to­das que han afec­ta­do tan­to a la pro­pia co­ti­dia­nei­dad de los co­mu­nas ri­be­re­ñas, co­mo la nues­tra. La con­ta­mi­na­ción fí­si­co-quí­mi­ca de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, ta­les co­mo el ce­men­to, el al­qui­trán con­te­ni­do en el as­fal­to, una gam­ma de ele­men­tos tó­xi­cos y la ma­si­va des­com­po­si­ción de la ma­te­ria or­gá­ni­ca su­mer­gi­da, ha im­pli­ca­do cam­bios en las pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas del agua, la cual ya no es ade­cua­da pa­ra el con­su­mo hu­mano da­do a la pér­di­da de oxí­geno, con con­se­cuen­cias gra­ves pa­ra la sa­lud, la eco­no­mía, la se­gu­ri­dad, en­tre otros ca­tas­tró­fi­cos efec­tos. Di­cho sea de pa­so, ve­ci­nos y ve­ci­nas “el agua es ca­da día más es­ca­sa y más ca­ra, lo que ha­ce que la mejor de las re­pre­sas sea la peor de las in­ver­sio­nes pa­ra nues­tras vi­das”.

El río Bio­bío tam­bién fue tes­ti­go de lo que lla­ma­ron fron­te­ra; por un la­do, el én­fa­sis es­tu­vo des­de la crea­ción na­tu­ral y por el otro, el cré­di­to so­bre el va­lor de las co­sas. El río Bio­bío hu­me­de­ció la tie­rra y se hi­zo par­te en el pa­raí­so ve­ge­tal, te­lú­ri­co y as­tro­nó­mi­co, don­de ha­bi­tó aquel mag­ní­fi­co “Wen­tru” u “hom­bre”, y aque­lla mag­ní­fi­ca “Do­mo” o “mu­jer”; “Arau­ca­nos”, les lla­mó Alonso de Er­ci­lla. “El úni­co poe­ma épi­co que exis­te de to­das las ci­vi­li­za­cio­nes pre­co­lom­bi­nas, en­sal­za a es­ta gen­te co­mo muy no­ble, por su al­to ni­vel de la li­ber­tad y de la dig­ni­dad hu­ma­na” (Gas­tón Sou­blet­te, fi­ló­so­fo e In­ves­ti­ga­dor). Es pre­ci­so; en­ton­ces, que res­ca­te­mos el ejem­plo de es­te le­ga­do, co­mo lo ex­pre­sa la voz en ma­pu­dun­gún “in­che cai che”, pa­ra que el hom­bre per­ma­nez­ca. ¡Le­ván­ta­te, ade­más de lla­mar­nos com­pa­ñe­ros, es ho­ra de tra­tar­nos co­mo her­ma­nos!

El río Bio­bío, ha si­do tes­ti­go de los cua­tro si­glos de re­sis­ten­cia de aque­llos que de­ben su vi­da a la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.