La fa­rán­du­la no pa­ra

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra www.ce­rre­gio­nal.cl

No de­ja de sor­pren­der las reac­cio­nes de au­to­ri­da­des en Chi­le fren­te a la no­ti­cia de al­go que es ar­chi­sa­bi­do: “Los in­ver­sio­nis­tas que par­ti­ci­pan de las uni­ver­si­da­des pri­va­das, lo ha­cen con afán de lu­cro y/o pa­ra in­fluir en be­ne­fi­cio de in­tere­ses par­ti­cu­la­res.

Al igual co­mo ocu­rre con los pro­gra­mas te­le­vi­si­vos que bus­can au­men­tar el peo­ple me­ter, se ob­ser­van reac­cio­nes his­té­ri­cas cuan­do se re­ve­lan he­chos que pue­dan ha­cer pre­su­mir vio­la­ción de la le­gis­la­ción vi­gen­te. Pa­ra cual­quier per­so­na con “tres de­dos de fren­te”, re­sul­ta in­ve­ro­sí­mil pen­sar que las uni­ver­si­da­des pri­va­das ha­yan es­ta­do 30 años vio­lan­do la ley sin que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ha­ya ac­tua­do en de­re­cho (se­ría un no­ta­ble aban­dono de de­be­res co­lec­ti­vo). So­bre to­do, si se con­si­de­ra que son mu­chos los ac­to­res de la so­cie­dad que han de­nun­cia­do las dis­tin­tas transac­cio­nes que han rea­li­za­do los con­tro­la­do­res con di­chas ins­ti­tu­cio­nes ( in­ves­ti­ga­cio­nes de Ci­per, por ejem­plo).

A ma­yor abun­da­mien­to, or­ga­nis­mos pú­bli­cos, co­mo el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y la Co­mi­sión Na­cio­nal de Acre­di­ta­ción, han anun­cia­do una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra de­ve­lar vio­la­cio­nes al mar­co le­gal; las cua­les, sin em­bar­go, no han en­con­tra­do evi­den­cia de lu­cro o fa­llas en la ca­li­dad, más allá de lo que, la ley, per­mi­te.

Sin em­bar­go, los in­cen­ti­vos de los con­tro­la­do­res y su for­ma de ad­mi­nis­tra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes dan cuen­ta del uso de re­cur­sos pú­bli­cos en pro­yec­tos pri­va­dos, aje­nos al es­pí­ri­tu con el cual fue­ron asig­na­dos; lo que de­no­ta un mal di­se­ño de la ley.

Por otro la­do, la ca­li­dad en el funciona- mien­to de una Uni­ver­si­dad, de­bie­ra es­tar cau­te­la­do por la Co­mi­sión Na­cio­nal de Acre­di­ta­ción, ins­ti­tu­cio­na­li­dad que, a la luz de los re­sul­ta­dos, no es­tá cum­plien­do con la fun­ción pa­ra la cual fue crea­da. En efec­to, en ma­te­ria de Ges­tión Ins­ti­tu­cio­nal, se en­tien­de que los fi­nes de­cla­ra­dos por la ins­ti­tu­ción cap­tu­ran y man­da­tan las ac­cio­nes y re­cur­sos. En tér­mi­nos de ase­gu­ra­mien­to de la ca­li­dad, cual­quier ac­ción o des­vío de re­cur­sos dis­tin­tos a los pro­pó­si­tos y fi­nes de­cla­ra­dos por la ins­ti­tu­ción afec­ta ne­ga­ti­va­men­te la ca­li­dad en el área eva­lua­da. Sin em­bar­go, las ins­ti­tu­cio­nes son acre­di­ta­das. En re­su­men, el Es­ta­do de Chi­le es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble que, los re­cur­sos pú­bli­cos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, se des­ti­nen pa­ra fi­nes di­ver­sos. El show me­diá­ti­co, que nor­mal­men­te rea­li­za la au­to­ri­dad, es un ac­to de fa­rán­du­la que bus­ca dis­traer a la opi­nión pú­bli­ca pa­ra di­luir su res­pon­sa­bi­li­dad; oca­sio­nan­do, de pa­so, gra­ví­si­mos da­ños co­la­te­ra­les a las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias tra­di­cio­na­les, de ex­ce­len­cia, quie­nes de­mues­tran, en los he­chos, que con­tri­bu­yen en for­ma no­ta­ble al pres­ti­gio de la Edu­ca­ción Su­pe­rior y al desa­rro­llo del país.

Al igual co­mo ocu­rre con los pro­gra­mas te­le­vi­si­vos que bus­can au­men­tar el peo­ple me­ter, se ob­ser­van reac­cio­nes his­té­ri­cas cuan­do se re­ve­lan he­chos que pue­dan ha­cer pre­su­mir vio­la­ción de la le­gis­la­ción vi­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.