Obe­si­dad in­fan­til: no bas­ta só­lo con ma­ni­fes­tar preo­cu­pa­ción

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es­ta si­tua­ción es alar­man­te, ya que por un la­do el Es­ta­do ins­ta cons­tan­te­men­te a me­jo­rar nues­tra ali­men­ta­ción, pe­ro por otra, la ciu­da­da­nía se ve de ma­nos ata­das, ya que los pro­duc­tos que per­mi­ten re­du­cir la obe­si­dad pa­re­cen es­tar muy dis­tan­tes en lo eco­nó­mi­co.

Se­gún un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción y Tec­no­lo­gía de los Ali­men­tos (INTA), de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, el avan­ce de la obe­si­dad en Chi­le no se de­tie­ne. Es­to por­que el aná­li­sis afir­ma que el 70% de los ni­ños po­dría lle­gar a ser obe­so pró­xi­ma­men­te.

Chi­le ac­tual­men­te se en­cuen­tra en el 6° lu­gar mun­dial en obe­si­dad in­fan­til y en el pri­mer pues­to en Amé­ri­ca La­ti­na. Es­ta es una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de es­te es­tu­dio, al­go que sen­ci­lla­men­te nos de­be preo­cu­par.

Se han rea­li­za­do mu­chos es­fuer­zos por lo­grar que la po­bla­ción chi­le­na lo­gre re­du­cir es­tas ci­fras, que no tie­ne a nin­gu­na per­so­na or­gu­llo­sa.

Por lo pron­to, la úl­ti­ma no­ve­dad, mu­chas ve­ces co­men­ta­da en di­ver­sos es­pa­cios, tan­to me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo de fo­ros o se­mi­na­rios, es la nue­va Ley de eti­que­ta­dos, que co­men­zó a re­gir des­de el 26 de ju­nio pa­sa­do.

La pre­gun­ta que sur­ge de in­me­dia­to es: ¿irá a sur­tir efec­tos es­ta me­di­da? La ver­dad es que, por aho­ra, to­do lo que va­ya en di­rec­to be­ne­fi­cio de nues­tra sa­lud en ba­se a la ali­men­ta­ción se­rá pro­ve­cho­so, pe­ro no hay que des­cui­dar al­go que es cla­ve. Co­mer sano en nues­tro país si­gue te­nien­do cos­tos ele­va­dos, tan­to, que si­gue sien­do más eco­nó­mi­co ali­men­tar­se mal, con co­mi­da rá­pi­da. Por lo pron­to, y con las úl­ti­mas es­ta­dís­ti­cas de re­mu­ne­ra­cio­nes, el chi­leno pro­me­dio no tie­ne las con­di­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner pe­rió­di­ca­men­te una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.

Es­ta si­tua­ción es alar­man­te, ya que por un la­do el Es­ta- do ins­ta cons­tan­te­men­te a me­jo­rar nues­tra ali­men­ta­ción, pe­ro por otra, la ciu­da­da­nía se ve de ma­nos ata­das, ya que los pro­duc­tos que per­mi­ten re­du­cir ca­lo­rías, gra­sas (de las ma­las), azú­car, en­tre otros, pa­re­cen es­tar muy dis­tan­tes en lo eco­nó­mi­co.

Se­ría bueno que las me­di­das pa­lia­ti­vas que pro­pon­ga el Gobierno, es­tén acom­pa­ña­das de so­lu­cio­nes pa­ra­le­las, pa­ra otor­gar a las per­so­nas las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra cum­plir con los de­seos del Es­ta­do. No bas­ta sim­ple­men­te con que las au­to­ri­da­des ten­gan la in­ten­ción de re­du­cir las ci­fras de obe­si­dad, sino que se ne­ce­si­tan me­di­das con­cre­tas pa­ra con­se­guir­lo.

En los quios­cos de los es­ta­ble­ci­mien­tos es­co­la­res no es­tá per­mi­ti­da la ven­ta de so­pai­pi­llas, com­ple­tos, que­ques, dul­ces, be­bi­das ga­seo­sas, en­tre otros. ¿Los pro­duc­tos que res­tan, y que sí es­tán per­mi­ti­dos, son ac­ce­si­bles al bol­si­llo de los es­co­la­res (en ri­gor, de los apo­de­ra­dos)?

La obe­si­dad trae con­si­go otras en­fer­me­da­des aún más gra­ves, por lo que es ne­ce­sa­rio to­mar cons­cien­cia de la gra­ve­dad del des­or­den ali­men­ti­cio pre­sen­te en el país. Ex­per­tos han se­ña­la­do que en­fer­me­da­des que an­tes eran ca­si ex­clu­si­vas de adul­tos, co­mo la dia­be­tes me­lli­tus II, dis­li­pi­de­mias e hi­per­ten­sión ar­te­rial, aho­ra se es­tán pre­sen­ta­do en un nú­me­ro im­por­tan­te de la po­bla­ción in­fan­til de­bi­do a la ma­la se­lec­ción de ali­men­tos que exis­te por par­te de los pa­dres. Pues bien, pa­ra re­me­diar di­cha si­tua­ción, tam­bién se de­be­ría des­em­bol­sar di­ne­ro pa­ra aba­ra­tar los cos­tos de los ali­men­tos sa­lu­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.