Cer­ca de tres mil per­so­nas y em­pre­sas han uti­li­za­do la Ley de in­sol­ven­cia

Es­ta nue­va le­gis­la­ción, lle­gó en re­em­pla­zo de la an­ti­gua ley de quie­bra, in­cor­po­ran­do una se­rie de nue­vos pro­ce­di­mien­tos y de­re­chos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - ECONOMÍA -

El 9 de oc­tu­bre del 2014, en­tró en vi­gen­cia la Ley 20.720, en re­em­pla­zo de la an­ti­gua ley de quie­bra. Pron­to a cum­plir­se dos años des­de su im­ple­men­ta­ción, el su­pe­rin­ten­den­te de in­sol­ven­cia y re­em­pren­di­mien­to, Andrés Penny­cook Cas­tro, ex­pli­có la evo­lu­ción, acep­ta­ción y uti­li­za­ción de es­ta ini­cia­ti­va.

Pri­me­ro que to­do, es­ta ley in­cor­po­ró una se­rie de nue­vos pro­ce­di­mien­tos y de­re­chos pa­ra los usua­rios, quie­nes han mos­tra­do una po­si­ti­va acep­ta­ción de la me­di­da.

“Hay que dis­tin­guir dos ti­pos de pro­ce­di­mien­tos, pri­me­ro es­tán las per­so­nas deu­do­ras y los pro­ce­sos pa­ra las em­pre­sas, de es­tas es­ta­mos ha­blan­do de cer­ca de 600 em­pre­sas que se han so­me­ti­do a al­gu­na cla­se de los pro­ce- di­mien­tos, y en el ca­so de las per­so­nas, es­ta­mos ha­blan­do cer­ca de 1500 que han con­sul­ta­do, y cer­ca de 700 que han uti­li­za­do el pro­ce­di­mien­to de re­ne­go­cia­ción”, ex­pli­có.

A su vez, agre­gó que en el desa­rro­llo de es­tos años, “la ley ha te­ni­do una bue­na re­cep­ción, y no­so­tros ve­mos que las per­so­nas tam­bién han ido co­no­cien­do –par­ti­cu­lar­men­te- la po­si­bi­li­dad pa­ra ne­go­ciar, que es uno de los de­re­chos más im­por­tan­tes que es­ta­ble­ce es­ta ley a to­das la per­so­nas con­si­de­ra­das deu­do­ras”.

En el fon­do, a tra­vés de es­te pro­ce­di­mien­to, lo que di­cen los deu­do­res es, “yo re­co­noz­co es­ta deu­da, la quie­ro pa­gar, pe­ro no lo pue­do ha­cer en las con­di­cio­nes que ori­gi­nal­men­te pac­te, por lo tan­to, yo le pi­do a mis acree­do­res un nue­vo plan de pa­go, un nue­vo ca­len­da­rio de pa­go, pe­ro en de­fi­ni­ti­va cum­plo con mis obli­ga­cio­nes”, co­men­tó Andrés Penny­cook.

IM­PAC­TO PO­SI­TI­VO

“Creo que el prin­ci­pal im­pac­to po­si­ti­vo que tie­ne es­ta ley, es que per­mi­te que las per­so­nas que se en­cuen­tran in­sol­ven­tes, ten­gan más he­rra­mien­tas, po­si­bi­li­da­des que la an­ti­gua ley, y tam­bién con pla­zos que son mu­cho más aco­ta­dos, es­ta­mos ha­blan­do de pro­ce­di­mien­tos que du­ran me­nos de un año, en me­ses se so­lu­cio­na una si­tua­ción que an­ti­gua­men­te du­ra­ba años”, sos­tu­vo Penny­cook.

Asi­mis­mo, agre­gó que el pro­ce­di­mien­to de re­ne­go­cia­ción, en el cual la per­so­na pue­de re­pac­tar con sus acree­do­res y la subin­ten­den­cia es un pro­ce­di­mien­to gra­tui­to, ad­mi­nis­tra­ti­vo, que no re­quie­re de abo­ga­do, que se ha­ce fren­te a la mis­ma su­pe­rin­ten­den­cia de sol­ven­cia de re­em­pren­di­mien­to, “en­ton­ces las per­so­nas que se acer­can a la su­pe­rin­ten­den­cia pa­ra in­for­mar­se de la si­tua­ción -en la cual se en­cuen­tran-, no­so­tros po­de­mos orien­tar­los. La su­pe­rin­ten­den­cia, des­de que en­tró en vi­gen­cia es­ta ley, ha re­ci­bi­do cer­ca de 55 mil con­sul­tas, na­tu­ral­men­te no to­das de ellas lle­gan a ser pro­ce­di­mien­tos con­cur­sa­les, pe­ro si nos in­tere­sa a no­so­tros co­mo ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, po­der orien­tar a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas a po­der ejer­cer sus de­re­chos de for­ma opor­tu­na”, en­fa­ti­zó.

PRO­CE­DI­MIEN­TOS BE­NE­FI­CIO­SOS

En ge­ne­ral, los pro­ce­di­mien­tos tie­nen ne­ce­si­da­des dis­tin­tas, en el ca­so de la re­or­ga­ni­za­ción, las em­pre­sas pue­den se­guir ope­ran­do, la ley ha­bla de re­es­truc­tu­rar sus ac­ti­vos y pa­si­vos -ver si se des­pren­de de sus ac­ti­vos o par­te de sus bie­nes o ne­go­cios-, que se de­di­can a la par­te que mejor pue­den ha­cer, y ade­más de eso pue­den re­pro­gra­mar sus deu­das, y crear un nue­vo ca­len­da­rio de pa­gos si quie­ren.

A su vez, su­pe­rin­ten­den­te de in­sol­ven­cia y re­em­pren­di­mien­to, acla­ró que “en el ca­so de la li­qui­da­ción, una em­pre­sa que tie­ne una in­sol­ven­cia más pro­fun­da, más crítica en ese ca­so se li­qui­dan los bie­nes, y la gran no­ve­dad acá es que se tra­ta de pro­ce­di­mien­tos que son mu­cho más bre­ves”.

Por otra par­te, si los com­pa­ra­mos es­tos pro­ce­di­mien­tos con la an­ti­gua Ley de quie­bras, son mu­cho más bre­ves. “La an­ti­gua ley de quie­bra de­mo­ra­ba en pro­me­dio cua­tro años, y aquí es­ta­mos ha­blan­do de pro­ce­di­mien­tos que du­ran en pro­me­dio me­nos de un año. An­tes lle­ga­ba a du­rar has­ta 15 años, en­ton­ces son mu­cho más aco­ta­dos en tiem­po, lo que per­mi­te que las per­so­nas en un ho­ri­zon­te tem­po­ral -re­la­ti­va­men­te cor­to-, pue­dan sa­ber que van a re­sol­ver sus pro­ble­mas y de­jar es­tos epi­so­dios in­sol­ven­tes de­trás”, con­clu­yó.

DES­DE QUE EN­TRÓ en vi­gen­cia es­ta ley, ha re­ci­bi­do cer­ca de 55 mil con­sul­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.