Co­noz­ca los mo­ti­vos pa­ra anu­lar el ma­tri­mo­nio por la igle­sia ca­tó­li­ca

La nu­li­dad ma­tri­mo­nial re­quie­re de só­lo una sen­ten­cia afir­ma­ti­va del Tri­bu­nal Ecle­siás­ti­co.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Den­tro de al­gu­nos días, se cum­pli­rá un año des­de que el Pa­pa Fran­cis­co I re­for­mó el pro­ce­di­mien­to de la Igle­sia Ca­tó­li­ca pa­ra anu­lar los ma­tri­mo­nios, ha­cién­do­lo más sim­ples, rá­pi­dos y gra­tui­tos.

En una de las car­tas pa­pa­les en­tre­ga­das -en esa oca­sión-, el San­to Pa­dre ha­cía tam­bién re­fe­ren­cia al gran nú­me­ro de fie­les que no pue­den anu­lar sus nup­cias de­bi­do a la dis­tan­cia fí­si­ca y mo­ral, con las es­truc­tu­ras ju­rí­di­cas de la Igle­sia.

Es así co­mo el Pa­pa de­ci­dió que una so­la sen­ten­cia bas­ta­rá pa­ra de­cre­tar la nu­li­dad del ma­tri­mo­nio ecle­siás­ti­co, en vez de las dos que se re­que­rían has­ta ese mo­men­to.

¿ Qué sig­ni­fi­ca la nu­li­dad del ma­tri­mo­nio re­li­gio­so?

En la igle­sia, se en­tien­de que un ma­tri­mo­nio vá­li­da­men­te ce­le­bra­do só­lo es di­suel­to por la muer­te de uno de los cón­yu­ges. Por tan­to, en la Igle­sia no exis­te el di­vor­cio.

La Igle­sia tam­po­co anu­la ma­tri­mo­nios. Lo que sí pue­de ha­cer -en cier­tos ca­sos- es de­cla­rar la nu­li­dad del ma­tri­mo­nio.

¿Qué de­be ha­cer una per­so­na que desee anu­lar su ma­tri­mo­nio re­li­gio­so?

Lo nor­mal se­ría que pri­me­ro con­ver­sa­ra con al­gún sa­cer­do­te pa­ra que la orien­ta­ra y vie­ra si se ven in­di­cios que ha­gan pen­sar en una even­tual nu­li­dad.

Otra po­si­bi­li­dad, es que acu­da di­rec­ta­men­te al Tri­bu­nal, don­de uno de los pa­tro­nos es­ta­bles la po­drá es­cu­char y orien­tar.

Fi­nal­men­te, pue­de tam­bién acu­dir don­de uno de los abo­ga­dos ex­ter­nos ha­bi­li­ta­dos por el Tri­bu­nal pa­ra es­te ser­vi­cio de orien­ta­ción.

¿Qué va­lor tie­ne es­te pro­ce­so?

De­trás de ca­da pro­ce­so de nu­li­dad es­tá el tra­ba­jo de di­ver­sas per­so­nas que in­ter­vie­nen en el es­tu­dio de la cau­sa, co­mo asi­mis­mo dis­tin­tos Tri­bu­na­les. Ello ha­ce que es­tos pro­ce­sos ten­gan inevi­ta­ble­men­te un cos­to eco­nó­mi­co.

Sin em­bar­go, es­te cos­to es abor­da­do por los fie­les de acuer­do a su ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca.

¿Có­mo se lle­va a ca­bo el pro­ce­so?

La nu­li­dad ma­tri­mo­nial re­quie­re de só­lo una sen­ten­cia afir­ma­ti­va.

La pri­me­ra ins­tan­cia se rea­li­za an­te el Tri­bu­nal ecle­siás­ti­co. Una vez pre­sen­ta­da la de­man­da y ad­mi­ti­da la mis­ma, las par­tes son ci­ta­das por el juez pa­ra fi­jar los tér­mi­nos de la con­tro­ver­sia, es de­cir, es­ta­ble­cer cuá­les se­rán las cau­sa­les a in­ves­ti­gar.

Si la sen­ten­cia es afir­ma­ti­va, es de­cir, de­cla­ra la nu­li­dad, y no hay opo­si­ción a la sen­ten­cia, ter­mi­na el pro­ce­so y la per­so­na pue­de con­si­de­rar­se li­bre del víncu­lo. Si, por el con­tra­rio, la sen­ten­cia fue­ra im­pug­na­da, la cau­sa pa­sa­rá al Tri­bu­nal Na­cio­nal de Ape­la­ción.

¿ Cuán­to du­ra un pro­ce­so de nu­li­dad ma­tri­mo­nial?

Es va­ria­ble, ya que la du­ra­ción de­pen­de de di­ver­sos fac­to­res. Ac­tual­men­te, en pro­me­dio, las cau­sas es­tán de­mo­ran­do en­tre 12 y 18 me­ses en pri­me­ra ins­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.