So­li­da­ri­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Se­bas­tián Drey­fus Vo­ce­ro de Vo­ces Ca­tó­li­cas

Du­ran­te el mes de agos­to la Igle­sia chi­le­na ce­le­bra el Mes de la So­li­da­ri­dad en ho­nor al Pa­dre Hurtado, nues­tro gran san­to de la ca­ri­dad y el com­pro­mi­so so­cial. En pleno si­glo XX ya nos in­ter­pe­la­ba acer­ca de si Chi­le era ver­da­de­ra­men­te un país ca­tó­li­co.

En su en­sa­yo Hu­ma­nis­mo So­cial nos de­cía “el sen­ti­do so­cial es aque­lla cua­li­dad que nos mue­ve a in­tere­sar­nos por los de­más, a ayu­dar­los en sus ne­ce­si­da­des, a cui­dar de los in­tere­ses co­mu­nes […] es aque­lla ap­ti­tud pa­ra per­ci­bir y eje­cu­tar pron­ta­men­te, co­mo por ins­tin­to, en las si­tua­cio­nes con­cre­tas en que nos en­con­tra­mos, aque­llo que sir­ve mejor al bien co­mún”.

La en­cues­ta Ca­dem nos in­di­ca que el 59% de los chi­le­nos es­tá de acuer­do con au­men­tar las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les en un 5% con car­go al em­plea­dor, sin em­bar­go el 63% es­tá en desacuer­do con que es­tá co­ti­za­ción adi­cio­nal va­ya a una cuen­ta co­mún pa­ra me­jo­rar las pen­sio­nes de los ac­tua­les ju­bi­la­dos y no a la ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual.

Re t oma ndo las pa­la­bras lú­ci­das del Pa­dre Hurtado, el sen­ti­do so­cial de­be ser un in­te­rés ge­nuino por los de­más que nos mue­va a ser­vir mejor al bien co­mún. Y cuál es el bien co­mún en es­ta cues­tión. Nues­tros adul­tos ma­yo­res.

An­tes de ha­blar de nú­me­ros, es im­por­tan­te po­ner­les ros­tro a ellos. Son nues­tros pa­dres que du­ran­te to­da una vi­da, con su tra­ba­jo, sos­tu­vie­ron nues­tro ho­gar, nos die­ron edu­ca­ción y en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des nos pre­pa­ra­ron pa­ra la vi­da con sus va­lo­res y ejem­plo. Son nues­tras ma­dres que con su cui­da­do, con su ca­ri­ño y ab­ne­ga­ción nos ayu- da­ron a cre­cer y creer en no­so­tros mis­mos. Y en no po­cos ca­sos fue­ron ma­dres so­las que sa­ca­ron ade­lan­te a sus fa­mi­lias con su tra­ba­jo ago­ta­dor y ade­más el cui­da­do de sus ho­ga­res.

Y hoy mu­chos de ellos son los abue­los de nues­tros hi­jos que nos ayu­dan con el cui­da­do y la crian­za de ellos cuán­do las con­di­cio­nes la­bo­ra­les exi­gen que am­bos pa­dres sal­gan a tra­ba­jar dia­ria­men­te.

De­cía el Pa­pa Fran­cis­co en el En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lias en 2013 “Los abue­los son la sa­bi­du­ría de la fa­mi­lia, son la sa­bi­du­ría de un pue­blo. Y un pue­blo que no es­cu­cha a los abue­los es un pue­blo que mue­re”. Si no in­ver­ti­mos en dig­ni­dad, en ase­gu­rar ese mí­ni­mo de re­cur­sos en sa­lud, vi­vien­da y au­to­no­mía pa­ra nues­tros ma­yo­res, se­re­mos un pue­blo po­bre que rá­pi­da­men­te irá ma­tan­do la sa­bi­du­ría y tra­di­cio­nes que nos van man­te­nien­do nues­tra iden­ti­dad.

“El an­ciano no es un ex­tra­te­rres­tre. El an­ciano so­mos no­so­tros: den­tro de po­co, den­tro de mu­cho, inevi­ta­ble­men­te, aun­que no pen­se­mos en ello. Y, si no apren­de­mos a tra­tar bien a los an­cia­nos, así nos tra­ta­rán a no­so­tros”.

Son nues­tros pa­dres que du­ran­te to­da una vi­da, con su tra­ba­jo, sos­tu­vie­ron nues­tro ho­gar, nos die­ron edu­ca­ción y en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des nos pre­pa­ra­ron pa­ra la vi­da con sus va­lo­res y ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.