Ne­gro pa­no­ra­ma pa­ra la Pre­si­den­ta: 15% de apro­ba­ción

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Tie­ne una ta­rea muy di­fí­cil la Pre­si­den­ta, ya que du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po ha te­ni­do que re­co­no­cer -ella o sus mi­nis­tros- que al­gu­nas me­di­das no tu­vie­ron el éxi­to es­pe­ra­do, co­mo la re­cau­da­ción de im­pues­tos de la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria, o la Re­for­ma edu­ca­cio­nal.

Es com­ple­jo po­der ana­li­zar a cien­cia cier­ta qué es lo que pa­sa­rá por la ca­be­za de la Pre­si­den­ta Ba­che­let, par­ti­cu­lar­men­te por­que tie­ne que lu­char con­tra la baja apro­ba­ción que os­ten­ta su man­da­to, que lo po­si­cio­na co­mo el gobierno peor eva­lua­do des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia.

La des­apro­ba­ción de la Man­da­ta­ria au­men­tó ocho pun­tos, al­can­zan­do un 66%, y su apro­ba­ción lle­gó a un 15%. Ci­fras más que ne­ga­ti­vas, so­bre to­do por­que de­be car­gar con los com­pro­mi­sos de cam­pa­ña, o bien, con una re­no­va­ción de pro­pues­tas que im­pul­sen al país a una mejor ad­mi­nis­tra­ción.

Tie­ne una ta­rea muy di­fí­cil la Pre­si­den­ta, ya que du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po ha te­ni­do que re­co­no­cer –ella o sus mi­nis­tros- que al­gu­nas me­di­das no tu­vie­ron el éxi­to es­pe­ra­do, co­mo la re­cau­da­ción de im­pues­tos de la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria, o la Re­for­ma edu­ca­cio­nal, que más allá de te­ner muy bue­nas in­ten­cio­nes, aún no apun­ta al fo­co es­pe­ra­do, que es la me­jo­ra de la edu­ca­ción pú­bli­ca, y siem­pre se se­ña­la co­mo res­pues­ta: los pro­yec­tos de ley que vie­nen abor­da­rán a es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos.

Fi­nal­men­te, la gen­te, can­sa­da de es­tos by­pass po­lí­ti­cos, es­tá ma­ni­fes­tan­do su des­con­ten­to a tra­vés de las en­cues­tas, en las que mu­chos di­cen que la prin­ci­pal se da el día de las elec­cio­nes, pe­ro que sin lu­gar a du­das, es­tás re­pre­sen­tan un lla­ma­do de aten­ción mu­cho más im­por­tan­te, de­bi­do a que hoy en día se eva­lúa una ges­tión, y se­gún los da­tos, es­tá re­pro­ban­do con cre­ces.

Ne­ce­si­ta un nue­vo ai­re. ¿Nue­vas ca­ras? Es pro­ba­ble, pe­ro que en de­fi­ni­ti­va, per­mi­tan ha­cer re­sur­gir a un gobierno que es­tá que­bra­do, apun­tan­do a di­ver­sos nor­tes, ca­da uno de­fen­dien­do su tien­da, pe­ro no cen­tra­do en lo fun­da­men­tal, que es la preo­cu­pa­ción de las ver­da­de­ras ur­gen­cias so­cia­les, aque­llas que afec­tan el día a día de las per­so­nas. Ya no bas­ta con ha­cer anun­cios rim­bom­ban­tes, sino que es ne­ce­sa­rio que la gen­te se sien­ta iden­ti­fi­ca­da con la pro­pues­ta.

Es­ta es una se­ñal im­por­tan­te que se le da al mun­do po­lí­ti­co, que ha reac­cio­na­do, pe­ro has­ta el mo­men­to no ha sa­bi­do ca­pi­ta­li­zar ese pro­ce­so de re­fle­xión tras las cons­tan­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes so­cia­les.

A ve­ces, tien­den a co­bi­jar­se en la vie­ja po­lí­ti­ca, aque­lla don­de la au­to­ri­dad mi­ra­ba des­de el Olim­po a los ciu­da­da­nos, sien­do que es­tos úl­ti­mos, es­pe­ran que sus ‘lí­de­res’ pue­dan ser vis­tos des­de una pers­pec­ti­va horizontal, don­de ellos res­pon­dan las con­sul­tas ciu­da­da­nas co­mo un fun­cio­na­rio pú­bli­co más, cos­tea­do con los re­cur­sos de to­dos los chi­le­nos.

Si hay que ha­cer un lla­ma­do, es a las au­to­ri­da­des, a que en vez de cum­plir con un pro­gra­ma, hoy en día cum­plan con las de­man­das ciu­da­da­nas, aque­llas que no es­pe­ran dis­cu­sio­nes de co­lo­res po­lí­ti­cos, sino que la re­so­lu­ción a un pro­ble­ma que los afec­ta a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.