El vo­to asis­ti­do que aún no es va­lo­ra­do

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Nar­ci­sa Le­zano Ba­rri­ga

El 8 de ju­nio del año del 2007 en­tró en vi­gen­cia la Ley 20.183 del vo­to asis­ti­do. El que de­vol­vía el de­re­cho que se le ha­bía ne­ga­do por mu­chos años a vo­tar a las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. Pe­ro ca­da vez que se acer­can las elec­cio­nes, es­pe­cial­men­te mu­ni­ci­pa­les, siem­pre es­cu­cha­mos los mis­mos dis­cur­sos de bue­na crian­za o ma­ni­pu­la­cio­nes pa­ra así ga­nar vo­tos y la in­clu­sión cu­ya res­pues­ta que de­bía ser por lo que sig­ni­fi­ca el vo­to asis­ti­do no ha da­do el re­sul­ta­do que se es­pe­ra­ba. Más aún, no se pien­sa que los vo­tos de las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad ha­ya po­di­do o pue­de cam­biar una elec­ción mu­ni­ci­pal. No en­tien­den y por lo mis­mo, no acep­tan que las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad so­mos ciu­da­da­nos(as) igua­les que los de­más con nues­tros de­re­chos y con nues­tros de­be­res en el queha­cer de la co­mu­na en que vi­vi­mos.

Por ello, qui­zás, no en­tien­den que de­ben me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. Pues, co­mo es co­no­ci­do por to­dos, la ma­yo­ría de ellas vi­ven en con­di­ción de po­bre­za por­que no pue­den tra­ba­jar, o por­que re­ci­ben una pen­sión muy baja o por­que cues­ta mu­cho con­se­guir­la; es­pe- cial­men­te a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad men­tal.

A cau­sa que la Ley 20.422 de la Dis­ca­pa­ci­dad, pro­mul­ga­da en el fe­bre­ro de 2010 tie­ne al­gu­nos va­cíos le­ga­les, hay mu­ni­ci­pios que se apro­ve­chan de ello y no es­tán cum­plien­do en la in­clu­sión de la que tan­to ha­blan en tiem­po de cam­pa­ña mu­ni­ci­pal y por los ciu­da­da­nos, quie­nes igual no res­pe­tan los es­ta­cio­na­mien­tos pa­ra per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

Sa­be a reite­ra­ti­vo lo que es­cri­bo, pe­ro lo se­gui­re­mos es­cri­bien­do mien­tras no exis­ta una in­clu­sión real en el dia­rio vi­vir de las per­so- nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad no só­lo por par­te de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, sino tam­bién por par­te de quie­nes quie­ren ser­lo y en ge­ne­ral por par­te de la ciu­da­da­nía.

No es pa­ra na­da de­mo­crá­ti­co, ni me­mos hu­mano, de­mos­trar in­di­fe­ren­cia o dis­cri­mi­na­ción ha­cia las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad an­tes o des­pués de una elec­ción mu­ni­ci­pal, y es­tan­do en ella creer por­que re­ga­la una si­lla de rue­da con mu­cha pu­bli­ci­dad pa­ra que se vo­te por ellos, pue­den ha­blar de una in­clu­sión de ver­dad. To­da es­ta ma­ni­pu­la­do­ra ac­ti­tud es una in­men­sa fal­ta de res­pe­to, y só­lo creer que las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad so­mos un ins­tru­men­to es­tá­ti­co pa­ra vo­tar a cau­sa del vo­to asis­ti­do. Cuan­do aún fal­ta to­da­vía mu­cho por ha­cer en la par­te la­bo­ral y en ac­ce­so más ex­pe­di­to a nues­tras ca­lles, a nues­tros lu­ga­res re­crea­ti­vos y, por su­pues­to, a nues­tras mu­ni­ci­pa­li­da­des. Quie­nes, sien­do las prin­ci­pa­les ofi­ci­nas pú­bli­cas de ca­da co­mu­na, no en­ten­de­mos el por qué aún hay mu­chas va­llas pa­ra en­trar en ellas y, no son, úni­ca­men­te ar­qui­tec­tó­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.