MU­JE­RES SI­GUEN EN DES­VEN­TA­JA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ali­na Mu­ñoz Ro­jas So­ció­lo­ga y aca­dé­mi­ca de In­ge­nie­ría Co­mer­cial Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Se­ñor Di­rec­tor: En­tre los re­sul­ta­dos de la En­cues­ta Su­ple­men­ta­ria de In­gre­sos (ESI), pre­sen­ta­dos por el INE, uno de los da­tos que más aler­ta es que se ha­ce evi­den­te la per­pe­tua­ción de las bre­chas sa­la­ria­les pa­ra las y los tra­ba­ja­do­res. La si­tua­ción se vuel­ve más preo­cu­pan­te, al ob­ser­var el va­lor del in­gre­so por ho­ra en asa­la­ria­dos se­gún ni­vel edu­ca­cio­nal cur­sa­do. Las ci­fras son la­pi­da­rias. Se ob­ser­va un au­men­to de la bre­cha sa­la­rial por gé­ne­ro a me­di­da que au­men­ta el ni­vel edu­ca­cio­nal de las y los tra­ba­ja­do­res. Se de­be ser en­fá­ti­co al men­cio­nar que so­mos las mu­je­res quie­nes pre­sen­ta­mos me­no­res in­gre­sos por ho­ra en ca­da uno de los ni­ve­les edu­ca­cio­na­les, y que es­tos di­fe­ren­cia­les cre­cen con­for­me au­men­ta el ni­vel edu­ca­cio­nal de las tra­ba­ja­do­ras. ¿A qué po­dría de­ber­se es­to? Una ra­zón es que en su ma­yo­ría son mu­je­res que se desen­vuel­ven en em­pleos eti­que­ta­dos co­mo tí­pi­ca­men­te mas­cu­li­nos.

En­tre al­gu­nos de los im­pac­tos que es­to pue­de te­ner pa­ra las mu­je­res es que, al ob­te­ner me­no­res in­gre­sos a lo lar­go de la vi­da, re­ci­bi­rán pen­sio­nes más ba­jas y pre­sen­ta­rán un ma­yor ries­go de po­bre­za y vul­ne­ra­bi­li­dad en la ter­ce­ra edad.

El he­cho de que la bre­cha sa­la­rial de gé­ne­ro exis­ta obe­de­ce a de­sigual­da­des de gé­ne­ro más am­plias en tér­mi­nos cul­tu­ra­les y so­cia­les; no es ca­sual que los sec­to­res en que las mu­je­res pre­do­mi­nan ofrez­can sa­la­rios más ba­jos que aque­llos en que pre­do­mi­nan los hom­bres. Es­te “te­cho de cris­tal”, co­mo se le ha de­no­mi­na­do, im­pi­de que las mu­je­res al­can­cen los puestos de ma­yor re­tri­bu­ción, pues hay una in­fra­va­lo­ra­ción del tra­ba­jo y las ca­pa­ci­da­des de las mu­je­res, lo que fi­nal­men­te se tra­du­ce en peo­res con­di­cio­nes de re­mu­ne­ra­ción pa­ra ellas.

Las ca­pa­ci­da­des de las mu­je­res a me­nu­do se in­fra­va­lo­ran por­que se con­si­de­ra que re­fle­jan ca­rac­te­rís­ti­cas “fe­me­ni­nas”, en lu­gar de ca­pa­ci­da­des y com­pe­ten­cias ad­qui­ri­das. Eso pue­de ori­gi­nar una pre­dis­po­si­ción ba­sa­da en el gé­ne­ro a la ho­ra de fi­jar los sa­la­rios y de eva­luar el va­lor del tra­ba­jo que rea­li­zan hom­bres y mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.